No arar las parcelas de cereal en secano durante el verano reduce costes y mejora el control de las malas hierbas

 

 

LAS HORMIGAS AYUDAN A CONTROLAR LAS MALAS HIERBAS EN CEREAL

Dejar de labrar los campos de cereal de secano en verano, después de la cosecha, puede incrementar la depredación de semillas de malas hierbas recortando al mismo tiempo gastos en carburante y mejorando la calidad del suelo y la retención de agua. Evitar remover la tierra protege la distribución de nidos de las hormigas granívoras , una especie recolectora y granívora que ayuda a reducir las semillas de estas plantas de manera natural. Así lo afirma una investigación realizada por investigadores de la Universidad de Lleida (UdL) y la Penn State University (Estados Unidos), publicada este mes en la revista Biological Control .

Detalle de hormigas granívoras recolectando semillas de hierba silvestre (Avena fatua) a la entrada de un nido. Foto Universidad de Lleida

Joel Torra, Aritz Roy y Jordi Recasens, investigadores del grupo de Malherbologia y ecología vegetal de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (ETSEA) han trabajado conjuntamente con una ex miembro del grupo, Bárbara Baraibar -actualmente a Pennsilvània- y con el profesor de la UdL, Carles Comas, del grupo de Criptografía y grafos . Los expertos han analizado durante tres veranos la cifra, tamaño y distribución de las colonias de hormigas en siete fincas del Segrià, la Noguera, Urgell y el Pla d’Urgell.

Los participantes en la investigación han utilizado la tecnología GPS para marcar los nidos y han analizado los datos utilizando herramientas estadísticas espaciales derivadas de la teoría de los procesos puntuales. “Es genial poder ver la diferencia espacial entre las diferentes fincas. Hay mucha variabilidad entre los campos, por lo que pudo ver un patrón es emocionante”, dice Baraibar.

Los resultados señalan que la labrada no afecta el número de colonias de hormigas, pero sí su tamaño y su distribución. En los terrenos donde se ha removido el suelo, los nidos son más pequeños y están repartidos de manera aleatoria, reduciendo así la recolección de semillas de malas hierbas por parte de los insectos, que habitualmente buscan alimento en un radio de unos 30 metros alrededor de la colonia. En los suelos no se han labrado, la distribución de los nidos es más uniforme, lo que fomenta la depredación de estas semillas y un mejor control de las malas hierbas de manera natural.

Los nidos más grandes pueden recoger, almacenar y finalmente consumir grandes cantidades de semillas de malas hierbas, reduciendo las potenciales infestaciones de los campos. Las hormigas recolectoras también pueden ayudar a los agricultores en el manejo de especies de malas hierbas resistentes a los herbicidas, como el palmito ( Lolium rigidum) , aseguran los investigadores.

Los resultados muestran que disminuir la perturbación del suelo puede promover una distribución de nidos más regular y “puede ser una estrategia potencialmente poderosa para aumentar las poblaciones y las tasas de remoción de un agente de control biológico nativo y eficaz”. Mientras que arar en otoño ayuda a los agricultores a preparar sus campos para la siembra, los investigadores no creen que hacerlo en verano sea tan beneficioso. “Agronómicamente, no estoy segura si esta labrada tiene mucho sentido”, afirma Baraibar. “Probablemente estás perdiendo capacidad de retención de agua y estás enterrando todas las semillas de malas hierbas, por lo que ya no están disponibles para las hormigas”, explica.

La tecnología digital permite disponer del resultado de las peritaciones en tiempo real para agilizar el pago de los seguros agrarios

 

La finalidad de esta entrevista es dar a conocer cómo ha cambiado el trabajo que desarrollan los Técnicos de AGROSEGURO en su día a día, gracias a las nuevas herramientas digitales que están revolucionando muchas de las áreas de trabajo vinculadas al sector primario.

LA AGRICULTURA DIGITAL.- ¿Cómo se efectúa la localización exacta de un siniestro y en qué herramientas tecnológicas se apoyan actualmente para esta labor?

JOSÉ IGNACIO GARCÍA.- AGROSEGURO, una vez recibido un siniestro realiza un encargo telemático a los peritos. Estos encargos son descargados en la herramienta fundamental de la tasación que es la Tablet PC. Desde aquí y mediante otras aplicaciones informáticas los peritos incorporar la imagen y localización exacta de las parcelas a visitar de acuerdo con el SIGPAC en su teléfono móvil. De esta manera se localiza de manera exacta la parcela objeto de peritación.

LAD.- ¿Tienen a su disposición algún dron? Si es así, ¿Qué funciones les permite desempeñar este tipo de aparatos y con qué grado de eficacia? ¿Cómo se hacía antes de que surgiera esta tecnología?

J.I.G.- AGROSEGURO está llevando a cabo estudios y proyectos de desarrollo con distintas empresas e incluso con universidades para desarrollar esta tecnología. Las aplicaciones de los drones pueden ser importantes en el futuro, especialmente en siniestros como incendios e inundaciones que requieren mediciones exactas y la visualización de zonas que no resultan accesibles por otros métodos. También se están desarrollando proyectos para aforos de frutales e incluso para evaluación de daños de distintos riesgos en cultivos variados como frutales o herbáceos.

LAD.- En lo que respecta a la gestión, valoración y toma de decisiones sobre siniestros, ¿Con qué tipo de software trabajan y en qué ha mejorado su eficiencia?

J.I.G.- Se trabaja con software propio para la gestión de los siniestros. Tenemos desarrollado un potente software de encargos de trabajo y aplicaciones informáticas de desarrollo propio que permiten trabajar mediante Tablet PC. La mejora fundamental es poder encargar las peritaciones y disponer de la información sobre los resultados de las mismas en tiempo real. Esto es muy importante para la planificación de los trabajos y redunda en un beneficio inmediato para los agricultores ya que permiten agilizar los pagos de los siniestros.

LAD.- ¿En qué otros aspectos las nuevas tecnologías les habrían permitido mejorar los resultados obtenidos en las operaciones más comunes que llevan a cabo en su trabajo?

J.I.G.- AGROSEGURO realiza un continuo seguimiento de las innovaciones en tecnología y de sus posibles aplicaciones en las tasaciones. Cada día es más necesario que el servicio que se presta a los asegurados sea óptimo tanto en el tiempo de ejecución de las tasaciones como en el pago de los siniestros. Por ello, para estar en la vanguardia se realizan contratos de colaboración con distintas entidades públicas y privadas que desarrollan proyectos que permitirán con el tiempo obtener el mejor rendimiento de las nuevas tecnologías.

LAD.- ¿Qué ayudas tecnológicas aún no disponibles podrían ser necesarias en un futuro en su dinámica de trabajo y para qué tareas en concreto?

J.I.G.- Las áreas en que más se está trabajando en la actualidad se basan en el uso de satélites (teledetección). Además, se comienza a vislumbrar la gran importancia que van a tener en el futuro el conocimiento que nos puede aportar la inteligencia artificial.

Trece empresas compiten en el concurso de Máquinas Innovadoras de Agraria’19 con equipos que impulsan la agricultura de precisión o la producción sostenible

El Concurso de Máquinas Innovadoras de la feria AGRARIA cuenta en esta edición con la participación de trece empresas expositoras, que han inscrito 16 equipos empleados en diferentes tareas agrícolas y ganaderas, desde tractores hasta desbrotadores, sistemas de suspensión para segadoras, cargador eléctrico, etc.

El objetivo de este concurso no es otro que distinguir aquellas máquinas que ofrecen mejoras, respecto a modelos similares, en cuanto a calidad del trabajo y prestaciones y “hacerlas visibles” para los visitantes entre los centenares de equipos que se expondrán en AGRARIA a partir del 8 de febrero próximo.

El jurado calificador, que se reunirá el 7 de febrero, está formado por Luis Márquez, doctor ingeniero agrónomo, que actúa como presidente; Gregorio Palomero, secretario del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León y Cantabria; y como vocales Manuel Betegón, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León y Cantabria; Juan Antonio Boto Fidalgo, profesor de la Universidad de León, Luis Manuel Navas García, vicerrector de la Universidad de Valladolid, y Jesús Mariano Nogales García, profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias de la Universidad de Valladolid, en el campus de Palencia.

Las empresas participantes en el Concurso de Máquinas innovadoras son:

STÉ EMILY – Pabellón 4 / stand 404

AM 317 máquina autopropulsada multifución (carga, encama, rapa, barre). Según la descripción de la empresa “permite cambiar de forma rápida y sencilla accesorios en la parte delantera gracias a un enganche rápido y un tablero de horquillas, así como 5 dobles efectos disponibles de serie”.

STÉ Emily es una empresa francesa, radicada en Tréflévénez, que se dedica a la fabricación y comercialización de maquinaria para ganadería.

DABAYMA 2015 – Pabellón 1 / stand 163

Desbrotador manual. Herramienta manual utilizada para la eliminación de brotes tiernos de los troncos (poda en verde) en vides, olivos, almendros, ornamentales… de forma cómoda y rápida, por medio de unos cepillos enfrentados que eliminan los brotes por arrastre.

Dabayma es una empresa de Borja (Zaragoza) que participar por primera vez en AGRARIA.

TALLERES BENAVIDES – Pabellón 1 / stand 125

  1. a) Pulverizador arrastrado Benavides Herbes 4.2

Pulverizador hidráulico para aplicación de fitosanitarios con 4.200 litros de capacidad. Fabricado en Castilla y León, cuenta con un diseño en barra optimizado para trabajar en terrenos irregulares, tan frecuentes en la orografía regional

  1. b) Pulverizador suspendido Benavides Air Herbes 1.9

Pulverizador suspendido de aplicación de fitosanitarios con capacidad de 1.900 litros. Fabricado en Castilla y León cuyo diseño se adapta a las condiciones de trabajo propias de los campos regionales.

Talleres Benavides participa por primera vez en AGRARIA, en su catálogo figuran remolques, maquinaria para laboreo, sistemas de guiado, protección de cultivos, etc. Tiene su sede en la localidad leonesa de Veguilla de Órbigo.

PROMOCIÓN DE INVERSIONES Y TRABAJOS AGRÍCOLAS – Pabellón 2 / stand 290

Pulverizador Horsch Leeb LT.

Presenta una separación entre boquillas o grupo de boquillas en la barra de pulverización de 25 cm. en lugar de los 50 cm. que se empleaban normalmente hasta ahora, lo que posibilita un acercamiento de la barra al cultivo evitando el efecto deriva.

PITA, fundada en 1993 por los hermano Pita Garrido como distribuidor de maquinaria agrícola en tareas de recolección y siembra. En la actualidad esta compañía de Rubí de Bracamonte (Valladolid) realiza servicios agrícolas, venta de maquinaria y servicio postventa de marcas como Horsch, Holmer y Ropa, fundamentalmente.

KUBOTA ESPAÑA – Pabellón 2 / stand 250

Tractor Kubota M5111 DTQ

Único tractor Standard tipo T1 del mercado de entre 90 y 115 cv que cumple con la nueva normativa de emisiones Fase IV y la nueva directiva europea 2015/208.

DELTACINCO DELGADO DELGADO E HIJOS – Pabellón 4 / stand 480

Kramer KL 25.5e (uso agrícola)

Kramer 5055e (uso industrial)

Primer cargador completamente eléctrico con dirección a las 4 ruedas.

Libre de emisiones, permite trabajar en zonas con restricciones de CO2, límites de hollín o ruidos.

Deltacinco es una empresa palentina con 35 años de experiencia en la importación, distribución y comercialización de maquinaria agrícola y de zonas verdes. Comercializa marcas como Krone, Amazone, Tanco, BvL y Kramer.

DANIEL VILLALBA HERNÁNDEZ – Plaza / stand 20

Niveladora de caminos Chaptools.

“Máquina arrastrada de sencillo manejo, economía de uso, más eficaz que los sistemas convencionales. Puede realizar hasta cinco tareas de forma simultánea”.

Empresa zaragozana que participa por primera vez en Agraria.

KUHN IBÉRICA – pabellón 4/stand 420 

Incorporador de producto Optifiller para Deltis 2. Fabricado a partir de un material flexible que permite modificar el volumen que ocupa entre su estado activo e inactivo.

Suspensión mediante barras de torsión para las segadoras acondicionadoras arrastradas para FC serie 1060. Permite mantener altura de corte constante y un seguimiento óptimo del terreno, minimizando la incorporación de impurezas en el forraje.

Automate, gestión automática de las rotoempacadoras de cámara fija.

Kuhn Ibérica es una empresa con sede en Huesca. La marca tiene casi 180 años de historia que fabrica máquinas agrícolas para trabajo de suelo, fertilización, siembra, laboreo, pulverización, recolección, cuidado del ganado, etc.

COMERCIAL AGRÍCOLA CASTELLANA – Pabellón 4/stand 455

Concesionario John Deere.

Bandas de goma de la marca Soucy Track modelo Stech 612 instalada sobre tractor John Deere 6155R o John Deere 6150M

Bandas de goma que reducen la compactación y aumenta la capacidad de tracción.

John Deere, fundada en 1837, fabrica tractores, cosechadoras, pulverizadores, soluciones de gestión, etc.

DURÁN MAQUINARIA AGRÍCOLA – pabellón 4/stand 450

Pulverizador Carnuelle modelo PGC 1.800 l. barras de 24 cm. Proporciona elementos más próximos al tractor, nueva barra vertical integrada y ergonomía de las cajas de regulación y mando multifunción.

Durán, empresa de base familiar ubicada en La Campiña, Lugo, fundada en 1993. Se dedica a la importación y distribución de maquinaria agrícola para tareas de todo tipo: recolección, laboreo, siembra, equipos para ganadería, transporte, etc.

SAME DEUTZ-FAHR IBÉRICA – pabellón 4/stand 410

SAME Frutteto ActiveDrive.

Sistema de suspensión independiente para tractores especiales con control automático de la nivelación del tractor, control electrónico del rebote y control de tracción.

El grupo SDF es una multinacional con sede central en Treviglio (BG), Italia, que fabrica las marcas Same, Lamborghini, Deutz-Fahr, Grégoire.

ARGOTRACTORS – Pabellón 2/stand 238

El factor humano.

Software disponible para las series 6C, 6 y 7 de Landini y X6, X7 y X8 de McCormick que permite optimizar en modo sencillo e inmediato el estilo de conducción en carretera del operador a partir de tres índices de prestaciones: confort, seguridad y economía de servicio.

Empresa de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) que participa por primera vez en Agraria. Sociedad constituida en 2007 con el objetivo de crear un polo de producción de tractores de importancia mundial.

SINECAL IBÉRICA – Pabellón 4/stand 497

Stirmot Ibero HSV-912

Hilerador suspendido con mayor ancho de trabajo del mercado, con múltiples posiciones para el hilerado.

Empresa de Medina de Rioseco (Valladolid)

Cumbre científica en Barcelona para alumbrar la “agricultura personalizada” con plantas resistentes ‘a la carta’

Más de 80 investigadores de todo el mundo, la mayoría biólogos y genetistas, se han reunido hoy en Barcelona para dar el pistoletazo de salida a una nueva disciplina, “la agriculturapersonalizada”, que consiste en descifrar el genoma de los cultivos para hacerlos resistentes a los patógenos.
Según ha explicado a Efe el investigador del Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG), Ignacio Rubio-Somoza, el encuentro, que durará hasta mañana en CosmoCaixa, ha reunido a expertos de dos disciplinas distintas; los que estudian los patógenos y aquellos que se centran en el desarrollo y la inmunidad vegetales.
Los investigadores de ambas disciplinas, procedentes de países como Japón, China, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y también España, han creado una nueva disciplina, llamada “agricultura personalizada”, que les permita trabajar de forma conjunta.
Según Rubio-Somoza, con la agricultura personalizada los expertos quieren predecir los tipos de enfermedades que afectarán en un futuro a los cultivos y así poder determinar las variedades de vegetales que se verán menos afectadas por los patógenos que puedan aparecer.
De este modo, los esfuerzos de la investigación van dirigidos a conocer aquellos mecanismos de defensa que están presentes de manera natural en las plantas, así como en entender cómo las plantas están determinadas por un perfil genético concreto, ha explicado.
Así, combinando esta información con el perfil genético de los patógenos que han habido a lo largo de la historia, los investigadores esperan “encontrar variedades de cultivos resistentes en las futuras plagas”, ha explicado Rubio-Somoza.
Esta aproximación contribuiría, según ha detallado, a reducir episodios devastadores y a crear nuevas variedades de vegetales “a la carta” para evitar nuevos patógenos.
En este sentido, Rubio-Somoza ha avanzado que por el momento se están secuenciando algunas variedades de vegetales para poder conocer sus genes y ver sus diferencias, así como también se están introduciendo variedades que puedan encontrar la forma de defenderse.
Asimismo, se está investigando cuáles son los patógenos que pueden aparecer en la naturaleza y determinar, de este modo, qué variedad es mejor que se plante o cuál es mejor crear.
Actualmente, las plantas que se pueden beneficiar más rápidamente de estos avances son las tomateras, el trigo, el maíz y la lechuga, ya que “el dinero que se está invirtiendo en conocer esa variedad es mayor que en otras variedades”.
Otro de los motivos es porque este tipo de plantas “tienen un desarrollo más rápido que otras como el arroz”, ha explicado el experto.
Además de desarrollar estrategias preventivas para la salud de las plantas, estas nuevas tecnologías también supondrán un impulso para una agricultura “más limpia y eficiente, y por lo tanto más ecológica”, han asegurado los expertos.
De este modo, los avances en este campo permitirán reducir de forma considerable el uso de pesticidas y otros químicos que ahora tienen un alto coste para el medio ambiente, han afirmado.
Las jornadas de debate entre científicos internacionales ha sido convocada por B-Debate, una iniciativa llevada a cabo por Biocat y la Obra Social ‘la Caixa’ y liderada por el CRAG

Los drones forman parte ya de las herramientas de trabajo habitual para un 74% de los agricultores en EEUU

  • EL USO MÁS HABITUAL ES PARA LA MONITORIAZACIÓN DEL ESTADO DE LOS CULTIVOS
  • LA LIBERALIZACIÓN DEL ESPACIO AÉREO ES LA CLAVE PARA INCREMENTAR EL USO DE ESTOS EQUIPOS
  • CASI LA MITAD COMPRAN SU DRON Y LA OTRA MITAD CONTRATAN EL SERVICIO

La popularidad de los drones está creciendo en las explotaciones agrarias de los EEUU de manera exponencial durante los últimos años. En estos momentos, según una encuesta realizada por la empresa de seguros Munich Reinsurance America, tres de cada cuatro agricultores (74%) utilizan o están valorando la posibilidad de usar drones como herramienta de trabajo para cumplir alguna de las tareas de trabajo en su granja, lo que significa que los drones empiezan a ser un equipamiento cada vez más frecuente en el parque de maquinaria para cualquier agricultor.

Entre los datos de la encuesta, resulta además muy interesante ver la frecuencia y los usos concretos a los que se destina el dron en las diferentes explotaciones:

– Un ochenta y tres por ciento (83%) de los encuestados usan drones en sus granjas ya sea a diario o una vez a la semana o más

– El uso más frecuente de los aviones no tripulados se destina al monitoreo de la situación de los cultivos (73%)

– El siguiente uso que más se realiza o se piensa en realizar es para análisis de suelo y de campo (46%)

– El tercer apartado en el que se considera que puede ser más importante el papel de los drones es en la gestión y control de la sanidad de los cultivos (43%).

Entre los que actualmente usan la tecnología, casi se divide a partes iguales el porcentaje de los agricultores que contratan con una compañía externa para operar sus drones (49%) y el de los agricultores que manejan el uso de drones por su cuenta (51%), lo que también resulta curioso por el grado de desarrollo profesional y tecnológico que implica y POR el potencial de mercado que apunta para este tipo de equipos.

Lo cierto es que “a medida que las regulaciones de la Administración Federal de Aviación –en el caso de EEUU- abren el cielo al uso de drones comerciales, estamos viendo una inversión creciente en la tecnología por parte de los agricultores enfocados en agricultura de precisión o agricultura inteligente”, asegura Jason Dunn, experto en productos estratégicos de Munich Reinsurance America, Inc. “Los drones -añade- pueden ser los ojos y oídos de los agricultores que desean monitorear y administrar de manera eficiente y rentable cultivos, ganado y condiciones del suelo, Ya sea que una explotación que tenga menos de 50 has o más de 2.000 has”..

NUEVOS RIESGOS

Y el incremento de este tipo de equipos, según los expertos de esta empresa, supone que los agricultores están exponiendo su negocio a nuevos riesgos relacionados con el uso de drones, unos riesgos cuya cobertura, aseguran Munich Reinsurance, no se ha ido desarrollando con la misma rapidez que ha seguido el uso de estas nuevas tecnologías. Entre los participantes en la encuesta, los riesgos que más preocupan en relación al uso de drones son los problemas de privacidad (23%), seguidos por los relacionados con la seguridad cibernética sobre los datos capturados y transferidos (20%) y de los posibles daños o lesiones que se produzcan con el dron (17%).

Por suerte, asegura Jason Dunn, la mayoría de los agricultores ya van hablando con su compañía de seguros sobre el uso de drones. De hecho, según los datos de la encuesta, el 65% de los encuestados que usan drones han informado a su compañía de seguros y otro 16% aseguran planean hacerlo. Pero, añade, “las pólizas de seguro comerciales tradicionales no cubren ni ofrecen una protección de responsabilidad bien definida para los drones, por lo que los agricultores deben hablar con sus agentes o corredores para asegurarse de que su póliza proteja contra las reclamacioness de privacidad, así como las lesiones corporales y los daños a la propiedad incurridos como resultado del uso de drones.

Los robots revolucionan la gestión sanitaria del viñedo. Ensayos en Cataluña

Las viñas de la bodega Mas Llunes en el Empordà han acogido las pruebas finales de un proyecto de financiación europea que desarrolla un robot autónomo capaz de cuidar de los cultivos y de distribuir dispensadores de feromonas para el control de plagas de insectos.
Según informa el centro tecnológico Eurecat, que participa en este trabajo, el robot dispone de sensores para recoger imágenes y datos de la planta que permiten controlar su estado de salud.
La capacidad de carga es de hasta quinientos dispensadores de feromonas, que se colocan en las ramas de la vida mediante un brazo móvil.
Con los datos que se obtienen, el agricultor puede decidir si debe aplicar nutrientes en el momento de la vendimia o si debe realizar algún tratamiento en la viña.
“La robótica se dibuja como una herramienta muy útil en el camino hacia una agricultura avanzada”, señala una de las responsables de Eurecat, Pepa Sedó.

Según se publica en la página de Eurecat, el proyecto GRAPE (Ground Robot for Vineyard Monitoring and Protection), está cofinanciado por el proyecto ECHORD ++ en el marco del 7º Programa Marco de la Unión Europea. Su objetivo es desarrollar un prototipo de robot que busca facilitar las tareas vitícolas y ser un apoyo para el agricultor en diversos ámbitos de gestión de la viña.

Ferran Roure, investigador de la unidad participante en el proyecto, cuenta en la página de este centro tecnológico catalán las funcionalidades del robot desarrollado.

  • El robot está dotado de una serie de sensores (cámaras visuales, multiespectrales, láseres de distancia, sensores inerciales y receptores GPS) que le permiten llevar a cabo multitud de tareas en la viña como navegar autónomamente por terrenos abruptos evitando obstáculos y detectar y monitorizar la salud de las viñas por medio del procesamiento de datos captados con las cámaras visuales.
  • Por otro lado, cuenta con un brazo robótico que permite colocar un dispensador de feromonas en las ramas de los viñedos para impedir la reproducción de insectos y evitar plagas. De esta manera se evita el uso de pesticidas químicos; solucionando el problema antes de que surja.
  • El robot ha sido diseñado para operar en entornos exteriores y es capaz de moverse en terrenos abruptos y en condiciones climatológicas adversas. Todos los sensores están dotados de un grado de protección IP67, o sea capaces de trabajar en condiciones de lluvia. Por otra parte, la flexibilidad en la selección de la plataforma robótica permite superar limitaciones relacionadas con la reducción del espacio entre filas de viñedos o la inclinación del terreno. Recientemente, se había probado la eficiencia del robot en los viñedos de la bodega Celler Mas Llunes, perteneciente a la Denominación de Origen Empordà, a las que el robot se ha adaptado sin problemas.
  • La tecnología, en cuanto a la robótica terrestre y el uso de brazos robóticos, es suficientemente madura para valorar la posibilidad de realizar otras tareas como la poda, la cosecha o el análisis de otros tipos de plantaciones. Aunque cada tipo de fruto es diferente y el robot debería adaptarse a las particularidades requeridas para cada uno de ellos, la robótica agrícola puede ayudar en la optimización de procesos trabajando en colaboración con los humanos y llegar a simplificar las tareas más difíciles y duras.

LOS ROBOTS REVOLUCIONAN EL CULTIVO DEL VIÑEDO

ENSAYOS DE UN ROBOT PARA VIÑEDO EN UNA PARCELA DE GIRONA. Los viñedo bodega Mas Llunes en el Empordà han acogido las pruebas finales de un proyecto de financiación europea que desarrolla un robot autónomo capaz de cuidar de los cultivos y de distribuir dispensadores de feromonas para el control de plagas de insectos. DI QUE TE GUSTA NUESTRA PÁGINA TIERRAS CONGRESOSvisita nuestra web www.laagriculturadigital.com#tierrascongresos

Publicada por Tierras Congresos en Domingo, 29 de julio de 2018

LUIS MÁRQUEZ: Se estima que se usa menos del 50% de la potencialidad tecnológica de un tractor moderno”

TI.- Desde su amplia experiencia como docente, investigador y divulgador, ¿Cuáles señalaría como los hitos más importantes que han marcado la evolución tecnológica del tractor agrícola en estas últimas décadas? 

L.M.- Los cambios totales en los motores y sus sistemas de inyección, la generalización de los cambios en carga, la suspensión primaria en el eje delantero, los sistemas de guiado automático por GPS, la ergonomía del puesto de conducción, y todo lo que se relaciona con el diseño de los neumáticos y demás elementos de propulsión. Elementos que permiten manejar conjuntamente tractor y máquina accionada mediante una conexión electrónica. También algo de lo que se habla poco, pero que es esencial: la fiabilidad del producto, que permite ampliar los límites de garantía que ofrece el fabricante.

TI.- Ahora que lo que está ‘de moda’ es lo electrónico y lo digital, en lo que respecta a la evolución puramente mecánica del tractor, ¿El margen de mejora es escaso, o quedan todavía necesidades que resolver? ¿En qué aspectos generales o concretos cree que hay más recorrido para seguir innovando?

L.M.- El tractor agrícola está tecnológicamente maduro, por lo que se esperan pocos cambios en los aspectos mecánicos. Estos se están produciendo en elementos que faciliten reducir los tiempos muertos, como conexión y utilización de la toma de fuerza, facilitar el acoplamiento de aperos. Todo lo que se relaciona con la frenada del tractor y de los remolques que arrastra para poder aumentar las velocidades en transporte. Simplificación de la conducción, con un puesto de conducción racional en el que no se ofrezcan tantas pantallas como en el tablero de control de un avión… Se espera un aumento de la utilización de potencia eléctrica para el accionamiento de elementos del tractor y en determinados aperos accionados, lo que es muy diferente del “tractor eléctrico”.

TI.- El tractor actual es sin duda una máquina más compleja y necesita de una formación más avanzada por parte del usuario para poder sacarle todo el rendimiento que puede llegar a ofrecer, sobre todo desde el punto de vista tecnológico. ¿Se ha producido en general la misma evolución en la preparación de los usuarios que en las prestaciones potenciales de los equipos? ¿Diría usted que los agricultores en general aprovechan bien todas las prestaciones que les ofrecen los equipos modernos?

L.M.- En Europa los tractores ofrecen tecnología y altas prestaciones pensando en un comprador que realiza agricultura “empresarial”. La mayoría de los agricultores europeos no actúan como tales, posiblemente porque las dimensiones de sus explotaciones no lo permiten, y esto hace que muchas de las posibilidades que ofrecen los tractores modernos no se utilizan. Se estima que menos del 50% de la potencialidad de un tractor moderno es lo que se utiliza. Falta la formación que a los agricultores mayores les proporcionaba las Escuelas de Capacitación Agraria, y esto tiene sus consecuencias. Los fabricantes que ofrecen mayor tecnología están utilizando simuladores para formar a sus clientes, especialmente en máquinas que requieren una alta inversión. Habría que introducir estos sistemas en la “formación profesional”

TI.- La evolución del tractor ha sido quizá más rápida e intensa que la de otros complementos y equipos auxiliares en las explotaciones. ¿En qué medida el nivel tecnológico de los tractores que se comercializan en estos momentos se está desaprovechando por su utilización conjunta con aperos y equipos obsoletos?

L.M.- Los cambios en la maquinaria han sido muy importantes, aunque a ellos se les da menos publicidad que a los cambios en los tractores. La reducción en el trabajo del suelo con modernos aperos, las sembradoras para la siembra directa y para la siembra monograno, la fertilización de precisión, los equipos que permiten aplicar los fitosanitarios con garantías de eficacia, son ejemplo de ello. Muchas de estas máquinas se pueden controlar desde los monitores de los tractores modernos y la propia máquina puede controlar el funcionamiento del tractor. Estos sistemas los tendrán que adoptar las empresas de servicio a terceros para reducir los costes. El ISO-BUS es una primera opción, aunque no hay que olvidar las posibilidades del control inalámbrico.

TI.- Todo este camino tecnológico tiene seguramente un coste y el precio de los tractores, más allá de los parámetros puramente monetarios como la inflación, ha sufrido una evolución constante. ¿Cuál es por ejemplo la diferencia de coste medio por CV de potencia en un tractor actual, respecto a un tractor del año 1990 ó del año 2005? ¿Compensa el incremento con las prestaciones y la eficiencia conseguida?

L.M.- En el año 1990, según las estadísticas del Ministerio de Agricultura se vendieron algo menos de 20.000 tractores, de los cuales la tercera parte eran de simple tracción, con una potencia media de 73 CV y un precio por CV de alrededor de 44.000 pesetas (unos 240 €/CV). En el año 2005 se vendieron cerca de 16.500 tractores, de los cuales menos del 5% eran de simple tracción, con una potencia media de 91.5 CV, y un precio medio de 366 €/CV. En el año 2017, último publicado por el Ministerio, se han vendido 12 457 tractores, con una potencia media de 109 CV, y un precio por CV de 610 €; menos del 1% son de simple tracción.

El encarecimiento que se ha producido en los últimos años, de casi 10.000 €/tractor, es una consecuencia de la introducción de los sistemas de reducción de emisiones contaminantes en los gases de escape, y esto en nada ha mejorado la eficiencia energética con los tractores de hace diez años.

Se puede decir que un tractor de más de 10-15 años de gama alta, mantenía unas prestaciones similares a los modelos básicos actuales, salvo en lo que respecta a las emisiones contaminantes.

TI.- ¿En general diría usted que los agricultores adquieren el tractor que necesitan en función del tipo de explotación que tienen y de las tareas que van a realizar? ¿Será cada vez más necesario acudir a las empresas de servicios agrícolas para realizar las tareas puntuales que precisen los equipos con mayores prestaciones, en lugar de adquirirlos para la propia explotación? ¿Cuáles son, a su juicio, las preguntas fundamentales que debería hacerse un agricultor a la hora de adquirir un tractor?

L.M.- En general, el agricultor compra un tractor con más potencia de la que necesita, porque con ello considera que puede realizar sus operaciones agrícolas en el momento oportuno aunque las condiciones  atmosféricas sean desfavorables, pero esto tiene un coste. La utilización de un tractor menos de 500 h/año no es aconsejable, por el incrementos que se produce en el coste horario, salvo en cultivos especiales en los que esta opción sea necesaria. Las empresas de servicio o la utilización de tractores y máquinas de forma compartida son necesarias en la agricultura europea. Pero al agricultor le gusta disponer de su propio tractor, y es difícil que disponga de superficie de cultivo suficiente para poder rentabilizarlo.

En la “Plataforma del Conocimiento” de MAGRAMA hay una sección dedicada a la maquinaria agrícola (“Tecnologías probadas”) con unas hojas de cálculo que permiten analizar los costes de las inversiones necesarias para unas determinadas superficies de cultivo. Es necesario calcular los costes y la rentabilidad de la inversión antes de hacerla, bien directamente o buscando asesoramiento. Más importante incluso que los criterios técnicos deseados en el tractor son las limitaciones económicas.

Este texto es un extracto de la entrevista al profesor LUIS MÁRQUEZ, experto en maquinaria agrícola y presidente del Jurado de Novedades Técnica en FIMA, que se publicó en el nº 262 de la revista TIERRAS-AGRICULTURA.

NADIE SABE MÁS DE TRACTORES… LUIS MÁRQUEZ

EL TRACTOR DEL FUTURO. Una jornada de TIERRAS-CONGRESOS en la que expertos de primer nivel analizan cómo va a evolucionar el tractor en los próximos años. El profesor Luis Marquez nos cuenta sus reflexiones en esta entrevista.Dí que te gusta nuestra página TIERRAS CONGRESOS#tierrascongresos

Publicada por Tierras Congresos en Sábado, 16 de junio de 2018

 

La aplicación del ‘ecosistema digital’ en el sector agrario es ya imparable

La agricultura sostenible, que produce más con menos y con una menor huella ambiental, es una tendencia imparable que demanda nuevas tecnologías y la construcción de un ecosistema digital en el sector. Las TICs y, en particular, la IoT, son instrumentos clave para hacer frente a los retos de la agricultura sostenible del futuro, y apoyan la aplicación de técnicas agrícolas inteligentes y de precisión destinadas a mejorar los procesos de producción. Un aspecto importante que no puede pasarse por alto, y que es transversal a toda la cadena de valor agroalimentaria, es la seguridad alimentaria y la trazabilidad en origen: dónde monitorizar, dar veracidad y mejorar procesos de transformación, permite alcanzar las máximas especificaciones de calidad posibles.

Para ayudar a conseguir este nuevo ecosistema en la agricultura, en los últimos años la electrónica ha aumentando de forma significativa en los vehículos y aperos agrícolas. Esto implica una mayor seguridad, eficacia, precisión y eficiencia de las operaciones que se realizan con estos equipos. Sólo cuando las máquinas agrícolas se comunican entre sí y con los sistemas de gestión agrícola inteligente, se consigue una visión de la agricultura veraz y conectada. La industria europea de maquinaria agrícola tiene una larga y fructífera historia en el desarrollo e implementación de normas específicas para la electrónica y el intercambio de datos entre máquinas (tractor-apero), así como entre las máquinas agrícolas y los FMIS (Farm Management Information System).

Desde principio de los años ochenta, con la aparición de los primeros microcontroladores, comenzaron los primeros intentos por registrar datos de los vehículos agrícolas (por ejemplo: fuerza de tracción, consumo y resbalamiento) (Grevis-James et al., 1983). Con el avance de la tecnología y coordinación de la industria de la maquinaria se consiguió la normalización del envío de datos, que permitía la monitorización del rendimiento de vehículos agrícolas. Son dos las normas que gobiernan la interoperabilidad entre tractores y aperos de diferentes fabricantes: la SAE J1939 (Society of Automotive Engineers 1995) y la ISO 11783 (también llamada ISOBUS). A partir de 2001, la norma ISOBUS ha ido evolucionando y ha llegado a convertirse en la norma internacional adoptada por la industria de la maquinaria agrícola.En el pasado, sin embargo, todos los fabricantes utilizaban sus propias soluciones patentadas, que requerían una adaptación especial para cada combinación de tractor e implementos. ISOBUS lo simplifica ofreciendo una solución plug and play: sólo un terminal para una gran selección de implementos, independientemente del fabricante.

Todas las señales, tales como velocidad, posición de los brazos inferiores, RPM de la toma de fuerza, etc. están disponibles en forma estandarizada para cada implemento. La comunicación entre el implemento y el sistema de gestión de la explotación también está estandarizada y simplificada a través del uso del formato de datos ISO-XML.

Sin embargo, el arranque de esta tecnología ha sido complicado. A los profesionales agrícolas que compraron equipos basados en este estándar, se les prometía que la inversión en ISOBUS era una inversión segura y que daría una solución “Plug and Play” para todas sus necesidades. No obstante, no se estaban cumpliendo las expectativas y mientras tanto la DLG (única entidad de ensayos ISOBUS del mundo) se centraba en los aspectos técnicos para la prueba y la certificación de componentes. El cliente final simplemente no tenía una solución operativa entre equipos, sobre todo en el caso de marcas cruzadas (Vlugt 2013).

Hoy en día, gracias a la labor de la AEF (Fundación de Electrónica en Agricultura)  las pruebas de certificación ISOBUS se han hecho mucho más exigentes y se han creado herramientas para informar a los usuarios sobre las funcionalidades testadas y validadas entre máquinas de diferentes fabricantes (https://aef-isobus-database.org/isobusdb/login.jsf).

Otro reto fundamental es integrar los datos de estas nuevas tecnologías en un sistema coherente de gestión de las explotaciones. El principal problema surge de la naturaleza heterogénea de estos datos, lo que da lugar a una variedad de formatos e interfaces. La incompatibilidad de los diferentes formatos de datos suele ser un problema fundamental y se requiere un esfuerzo manual considerable sólo para convertir datos de un formato a otro. Por lo tanto, existe una necesidad imperiosa de un intercambio continuo de datos, ya sea entre el ordenador de la explotación y los dispositivos informáticos instalados en la maquinaria agrícola, o entre el ordenador de la explotación y los sistemas agrícolas externos, como contratistas, proveedores y servicios de asesoramiento, etcétera. Proyectos como la AEF y AgGateway (http://www.aggateway.org/), entre fabricantes y asociaciones industriales (CEMA), están avanzado hacia una agricultura digital conectada.

Un equipo de investigación de la Universidad Estatal de Iowa ha desarrollado una plataforma de registro de datos (CyCAN), una ECU independiente cuyo objetivo específico es cuantificar las propiedades clave de la maquinaria agrícola (Darr 2012). El registrador de datos CyCAN se conecta directamente al puerto ISOBUS de la cabina del tractor y proporciona un acceso directo a toda la información de bus CAN disponible.

Extracto del artículo escrito por Manuel Pérez-Ruiz (Dpto. de Ingeniería Aeroespacial y Mecánica de Fluidos. Área de Ingeniería Agroforestal. Universidad de Sevilla) y Jacob Carballido del Rey (Director General de Agroplanning) publicado en el número 260 de la revista TIERRAS-Agricultura.

VITICULTURA 4.0 Las claves de la gestión del viñedo con nuevas tecnologías en Abadía de Retuerta (Valladolid)

Declaraciones de ÁNGEL ANOCIBAR BELOQUI  (Director técnico de Abadía Retuerta)

TI.- ¿En Abadía Retuerta van a seguir mejorando las técnicas de obtención de datos de cara al futuro? ¿Cuáles son sus proyectos?

A.A.B.- Hasta ahora estamos limitados a obtener datos de sensores  de humedad que están a una profundidad máxima de 1’20 metros pero, esta campaña, vamos a poner sensores cada metro, desde 1 metro a 10 metros de profundidad, para saber hasta dónde desciende la humedad de los viñedos y para saber hasta dónde llegan las raíces de las viñas.

TI.- ¿Qué datos obtienen de la medición del crecimiento de la planta o la masa foliar? ¿Qué conclusiones han sacado?

A.A.B.- En Abadía Retuerta, Chema Méndez, responsable de campo, es el encargado de hacer todos los años las mediciones en campo, entre ellas el conteo de racimos o el seguimiento del crecimiento de los sarmientos.

Hacemos un conteo de los racimos antes de la poda en verde, en junio. Con el peso medio de éstos, en relación con los obtenidos los años precedentes, se hace una primera estimación de cosecha para saber si tenemos que hacer una poda en verde más o menos estricta. En la práctica, esta operación se realiza con una PDA, realizando un conteo de racimos cada 10 cepas y cada 10 hileras en todos nuestros viñedos. Estos datos se introducen en un programa informático con el que se obtiene la estimación de cosecha.

En 2016, el crecimiento medio de los pámpanos fue de un metro en el mes de junio. En 2017, a pesar de que son parcelas que se pudieron regar, el crecimiento medio fue de 30 centímetros porque no había reserva de agua en la tierra. Cuando no hay reserva, nosotros ya sabemos que la planta crece menos y genera menos racimos.

Con esta información, en 2017, como pasó en 2005, sabíamos que habría un 20% menos de cosecha. Es decir, a mediados de mayo de 2017 ya sabíamos que, en el mejor de los casos, en nuestra finca, por extrapolación, en Ribera del Duero habría un 20% menos de cosecha.

En 2017, debido a la sequía, las viñas ya no crecieron desde últimos de junio. En 2016 las cepas lo hicieron hasta casi finales de julio. Este dato es útil para programar los  despuntados de la campaña. Si es un año con muchas reservas, empiezas a despuntar lo antes posible y, quizá, tienes que hacer un segundo, porque sabes que el ciclo será largo y la planta va a seguir creciendo. Por contra, en añadas de pocas reservas de agua, probablemente no será necesario realizar ninguno.

TI.- ¿Qué aplicaciones útiles sacan controlando la integral térmica, contando racimos y midiendo el crecimiento de los sarmientos? ¿Se puede ahorrar dinero invirtiendo en una viticultura 4.0?

A.A.B.- El conteo de racimos, los utilizamos para estimar los kilos de uva previstos y, por tanto, para saber el número de racimos a dejar en la poda en verde. Los datos de la integral térmica y medición del crecimiento de los pámpanos nos sirven, por ejemplo, para ahorrar al no realizar un despunte de más. También a la hora de realizar la poda en verde, si los brotes son muy grandes, la operación es más costosa que si son pequeños. Si podemos predecir el crecimiento que tendrán estos brotes, podemos calcular el personal necesario para realizar esta operación cuando estos son más pequeños, a un coste menor. Si se hace la poda en verde temprana se necesitan mucho menos personal, con lo que eso supone de ahorro.

Breve extracto de la entrevista sobre VITICULTURA 4.0 publicada en el número 263 de la revista TIERRAS-AGRICULTURA

“En un futuro muy próximo, la agricultura será de precisión o no será una agricultura rentable y sostenible”

JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ CASASNOVAS

Profesor de Sistemas de Información Geográfica, Teledetección y Agricultura de Precisión en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria de la Universidad de Lleida

 TIERRAS.- ¿Cómo definiría a la Agricultura de Precisión (AP) y en qué se diferencia de la denominada agricultura inteligente o Smart Farming?

JOSÉ A. MARTÍNEZ.- La Agricultura de Precisión es el nuevo paradigma tecnológico de la agricultura, que comenzó su andadura hace algo más de unos 25 años pero que está tomando un gran auge y expansión en los últimos 5 años. Esta nueva forma de concebir la agricultura está aquí para quedarse. En un futuro muy próximo, la agricultura será de precisión o no será la agricultura de la que se espere una rentabilidad económica o que sea sostenible.

¿Qué significa que la agricultura sea de precisión? Significa adoptar estrategias de manejo de los suelos, de los cultivos y de los insumos, que estén orientados a obtener un mayor rendimiento y mejor calidad minimizando el impacto ambiental, aportando los insumos necesarios, en los sitios de la parcela requeridos y en el momento oportuno. Para ello debemos conocer cómo varía el potencial productivo de cada punto de la parcela, ya que no suele ser homogéneo.

Así, la AP utiliza tecnologías de sensores y de la información geográfica para obtener y analizar datos sobre la variabilidad del cultivo y de los factores de producción, con el objeto de mejorar el diagnóstico, la toma de decisiones y la eficiencia en el uso de insumos. Una vez conocemos esta variabilidad tenemos que tomar decisiones sobre qué hacer en cada sitio de la parcela y aplicarlo mediante las tecnologías de tratamiento variable, de manera que cada sitio de la parcela reciba su dosis adecuada (fertilizantes, pesticidas, agua de riego, etc.) en función del potencial de rendimiento, vigor o calidad del cultivo.

En cuanto a la diferencia de términos entre Agricultura de Precisión y Smart Farming, algunos opinan que son términos similares. Así, Smart Farming sería lo mismo que AP, pero con un término más fácil de comparar con otros similares como las Smart Cities, Smart Buildings, Smart Health, etc. Para otros, sin embargo, el término Smart Farming sería un paraguas más amplio que englobaría lo que entendemos como AP, incluyendo además otras tecnologías aplicadas a la agricultura como la Internet de las Cosas, redes Wireless, sistemas Big Data, drones, robots, etc.

TI.- Con la aparición de los drones, los sensores, las cámaras, los satélites… ¿Está empezando a cambiar el concepto de maquinaria agrícola tal y como lo conocíamos? ¿Existe en España una necesidad real de aplicar estos nuevos conceptos en la actividad agraria?

J.A.M.- Realmente esto es así. En los coches, la incorporación de sensores como los receptores de GPS nos permite desde hace ya unos años usar los navegadores. Más recientemente, otros sensores como los de ultrasonidos o los de detección electromagnética nos ayudan a aparcar. En la maquinaria agrícola es lo mismo, pero enfocado por ejemplo al autoguiado, al peso georreferenciado de la cosecha, a la siembra o tratamiento variable en base a mapas de prescripción basados en el vigor del cultivo calculado a partir de imágenes, a la detección y tratamiento de malas hierbas en tiempo real, etc.

En España existe la necesidad de implementar estos conceptos en la actividad agraria, ya no solamente para mejorar el rendimiento de los cultivos y obtener mayores beneficios, sino también para ser más respetuoso con el medio ambiente.  En otros países como en Estados Unidos o Australia se estima que entre el 20% y 80% de las explotaciones agrícolas utiliza algún tipo de tecnología relacionada con la AP. En Europa, sin embargo, este porcentaje como máximo alcanza el 20%. No obstante, el gran salto en Europa (y en España por tanto también), puede que venga en un futuro muy próximo de la mano de nuevas políticas medioambientales, que exijan planes de tratamiento diferencial de las parcelas de acuerdo a su potencial productivo. De esta forma, se podrá llegar a exigir que la fertilización, el aporte de agua de riego, o también los tratamientos fitosanitarios sea lo necesario para cada sitio de la parcela. Todo llegará, y en este momento no estamos ya tan lejos, ya que la tecnología para hacer esto posible, tanto de aplicación como de control, está disponible.

Extracto de una entrevista publicada en el nº 264 de la revista Tierras-Agricultura que analiza a fondo el desarrollo y las perspectivas de la agricultura digital y de precisión en España.