CAMELINA: Excelente alternativa para completar las rotaciones de las explotaciones cerealistas que cuenta con la garantía de un contrato

Campo de cultivo de camelina en Segovia

LAS CLAVES PARA RENTABILIZAR EL CULTIVO DE LA CAMELINA

Camelina Company España S.L. (CCE) es la empresa de referencia a nivel nacional y europeo en el cultivo de camelina como alternativa sostenible para rotaciones agrícolas en zonas de secano semi-árido donde otras oleaginosas no son competitivas.

CCE ha desarrollado en los últimos 5 años una cadena de valor integral, desde el desarrollo de nuevas variedades de camelina, la producción de semilla de plantación propia, el acuerdo y asesoramiento técnico a más de 1.000 agricultores para la producción de grano (con una superficie sembrada total de más de 30.000 hectáreas), hasta el procesamiento del grano para la obtención de aceite y torta de camelina.

La compañía, creada en 2010, produce aceite sostenible de camelina para su uso como materia prima, principalmente para la industria de los biocombustibles de aviación (bioqueroseno). En este aspecto, CCE es un referente a nivel mundial, pues ha promovido y participado desde 2012 hasta 2016, como socio clave, el proyecto ITAKA (Initiative Towards sustAinable Kerosene for Aviation), un proyecto financiado por el Séptimo Programa Marco de la Comisión Europea. El proyecto ITAKA ha suministrado en 2016, por primera vez en el mundo, bioqueroseno sostenible de camelina a todo el aeropuerto de Oslo vía su sistema hidrante.

La camelina es un cultivo oleaginoso (Camelina sativa L., Familia: Brasicáceas) con un requerimiento moderado de insumos agrícolas y que pre­senta elevadas reducciones de emisiones de Gases de Efecto In­vernadero. Adicionalmente la camelina se caracteriza por su tole­rancia a las heladas y a la sequía, por lo que se realiza su siembra en otoño, y es íntegramente mecanizable con maquinaria comercial empleada en el cultivo de cereales de invierno (tanto sembradoras como cosechadoras no necesitan modificación alguna).

Los rendimientos de camelina tienden a ser simi­lares a los del gira­sol bajo condiciones de precipitación óptimas y correcta aplicación del protocolo de cultivo. Sus costes de producción son menores a los de un cereal y el precio del grano ha sido mayor al del girasol en las últimas campañas agrícolas.

Invernadero de ensayo para el desarrollo de nuevas variedades de Camelina

Para la siembra del cultivo de camelina no es indispensable la siembra sobre barbecho, ya que se puede sembrar en los meses de octubre-noviembre fecha en la que las malas hierbas han germina­do y el agricultor ha podido preparar el terreno de forma correcta para la implantación del cultivo.

Adicionalmente, el cultivo de camelina se encuentra dentro de la Ayuda asociada a los cultivos proteicos de la nueva PAC 2015-2020. Quedan excluidos de esta ayuda el secano de los municipios cuyo rendimiento del plan de regionalización productiva (IRC) sea igual o inferior a 2.000 kg/ha. El importe de la ayuda ronda los 40 euros/hectárea para las oleaginosas. Los importes podrán variar de­pendiendo de las superficies cultivadas en el conjunto del Estado.

Camelina Company Es­paña realiza contratos con agricultores para la siembra de camelina, proporcionando sus va­riedades exclusivas, seguimiento técnico a lo largo del ciclo del cul­tivo, así como la garantía de compra de la totalidad de la cosecha de grano de camelina. La compañía, por medio de sus técnicos re­gionales, asesora al agricultor en el momento de la siembra regulando la sembradora, en el mes de enero-febrero para la toma de deci­sión en cuanto a la aplicación de herbicidas y abono nitrogenado, y en la regulación de la cosechadora, principalmente.

Los principales productos que Camelina Company España pro­duce a partir del cultivo son:

A) Aceite de camelina, una materia prima sostenible para la producción de biocombustibles.

B) Torta de camelina, una materia prima de alta calidad por su elevado contenido en proteína, empleada en la producción de piensos para alimentación animal.

¿QUÉ HAY QUE TENER EN CUENTA ANTES DE EMPEZAR?

Los principales criterios a tener a en cuenta para la selección de parcelas son los siguientes:

– Herbicidas: No debe existir residualidad de herbicidas ante­riores. En caso de haber aplicado herbicidas residuales hasta 36 meses an­tes de la siembra, consultar previamente con el equipo técnico de CCE. Hay que tener especial cuidado con la materia activa Clor­sulfuron.

– Banco de semillas: Las parcelas deben estar limpias de malas hierbas, y en especial sin malas hierbas de hoja ancha.

– Fertilidad: Las parcelas deberán tener una fertilidad media (considerando el histórico de fertilización de las parcelas, así como los rendimientos del cultivo antecesor).

– Incidencias: Evitar parcelas susceptibles de encharcamiento, formación de costra y suelos excesivamente calcáreos.

En cuanto a la preparación del terreno, debe lograrse una buena cama de siembra con el fin de asegurar el contacto semilla-suelo. Se reco­mienda el pase de rulo antes de la siembra para garantizar la profundidad de siembra menor a 1 centímetro.

 EL MANEJO

La densidad de siembra recomendada es de 8 kg/ha. La fecha de siembra óptima para este cultivo es el otoño. Dentro de este periodo hay que elegir la fecha ideal en función de las precipitaciones y control de malas hierbas de cada parcela. Preferiblemente sembrar entre Octubre y Noviembre.

En cuanto a la profundidad de siembra, es una siembra superficial, que deberá ser menor de 1 centímetro. Normalmente se visualizará hasta un 10% de la semilla en superficie.

En esta fase, normalmente utilizaremos entre una y dos veces el rodillo. En Pre-siembra lo pasaremos antes de sembrar para no profundizar la semilla en el suelo y favorecer el contacto suelo-semilla. Mientras que en Post-siembra, solo está recomendado para facilitar la etapa de cosecha (evitar piedras) o para romper costra (en este caso se recomienda el pase de un rulo de anillas) o para evitar el calado de las heladas en el terreno (siembras tardías en el mes de diciembre).

Con respecto a las malas hierbas, el cultivo tiene varios herbicidas autorizados como el Fusilade Max, Nervure Plus, Master D y CARECA.

Si hablamos de fertilización, los requisitos son:

– N: 60-80 UF/ha

– P: 30-40 UF/ha

– K: 40-50 UF/ha

– S: 12-24 UF/ha

El abonado de fondo se realizará generalmente previo a la labor de siembra, aportando en esta etapa las unidades de fósforo y potasio recomendadas, así como el 30% de las unidades de nitrógeno y azufre recomendadas.

El abonado de cobertera se realizará preferiblemente en estado de roseta (antes del inicio de elongación del tallo), generalmente coincidiendo con en el mes de febrero o marzo. En el abonado de cobertera se aplicará entorno al 70% del nitrógeno y del azufre recomendados.

La cosecha se realiza cuando los frutos cambian de color verde a color amarillo cremoso. Una fecha que suele adelantarse a la cosecha de los cereales en cada zona.

La humedad de grano recomendada en cosecha debe estar en el entorno del 6-8%. No hay que dejar pasar más de 7 días desde el punto de madurez hasta la cosecha para evitar pérdidas de productividad.

Cosechando camelina en Cantalejo (Segovia)

UNA EXCELENTE ALTERNATIVA PARA LOS BARBECHOS

Por ello, la camelina constituye una excelente alternativa para terrenos de barbecho, así como cultivo de rotación con el cereal tradicional, especialmente en aquellas re­giones en las que no exista alternativa oleaginosa para la rotación. Adicionalmente, las parcelas de cereal sembradas detrás de una camelina presentan generalmente mejores rendimientos, debido a las ventajas de incluir una oleaginosa en rotación con cereal: estructuración del suelo, recirculación de nutrientes y mejora el control de malas hierbas, insectos y enfermedades.

INVESTIGACIÓN PERMANENTE PARA BUSCAR LAS VARIEDADES MEJOR ADAPTADAS

CCE invierte en la mejora continua del protocolo agronómico del cultivo, para au­mentar los beneficios para el agricultor. Entre sus principales actividades de I+D+i se en­cuentra el desarrollo de nue­vas variedades de camelina, adaptadas a las condiciones edafoclimáticas nacionales. Para ello, el equipo técnico de CCE ha diseñado una cámara climática donde se reproducen las condiciones óptimas para el desarrollo de la camelina. Gracias a esta herramienta, Camelina Company España tiene capacidad para caracterizar las más de 400 variedades presentes en su banco de germoplasma y, a su vez, crear y multiplicar nuevas variedades que satisfagan las necesidades del mercado de una forma más rápida y eficaz.

 

 

 

“La digitalización de la agricultura potencia la productividad, optimiza el uso de insumos y materias primas y mejora la calidad y la seguridad alimentaria” (A. Ojembarrena-CORTEVA)

ENTREVISTA

ALBERTO OJEMBARRENA | Director de Marketing de Semillas y Desarrollo de Negocio en Nuevos Cultivos en CORTEVA

LA AGRICULTURA DIGITAL.- ¿Por qué nace la idea de crear la Cátedra Corteva y quién la conforma?

ALBERTO OJEMBARRENA.- La Cátedra Corteva nace de forma natural a la colaboración estratégica existente desde hace años entre las empresas del grupo (DuPont, Dow y Pioneer) y la Universidad de Sevilla. Con este compromiso, Corteva Agriscience emprende un viaje junto con la sociedad para la mejora de la sostenibilidad y la seguridad alimentaria a través de la innovación y la transformación digital de la agricultura.

L.A.D.- ¿Cuál va a ser el papel de la empresa y de la universidad en esta iniciativa, respectivamente?

A.O.- La finalidad es, por un lado, fortalecer al personal de Corteva Agriscience, mediante su participación en el desarrollo de herramientas digitales, y su capacitación en el uso práctico de las mismas para el seguimiento y el manejo de cultivos. Por otro lado, la Cátedra Corteva quiere servir a la Universidad de Sevilla como herramienta para la formación de las futuras generaciones de profesionales, de modo que puedan tener experiencias prácticas, mediante visitas, encuentros con profesionales del sector, y en algunos casos, la realización de prácticas en empresa y de trabajos de investigación y desarrollo. Finalmente, la Cátedra Corteva quiere ser una puerta abierta al sector, y convertirse en un punto de encuentro de profesionales y empresas del sector agropecuario y agroalimentario, lo que se plantea mediante encuentros, visitas, días de campo, jornadas y cursos, ensayos, y estudio de casos prácticos.

La Cátedra en Agricultura Digital y Sostenibilidad Corteva Agriscience, quiere ser el punto de referencia de la transformación digital en el sector agropecuario y agroalimentario, abierto a todos los agentes de interés. Se crea con una vocación colaborativa y de co-creación y, en ese marco, empresa y universidad vamos a trabajar mano a mano para promocionar la innovación y la digitalización en la producción y protección de cultivos con el fin de mejorar la sostenibilidad y la seguridad alimentaria.

De esta manera, la Cátedra sirve de lugar común donde convergen conocimiento y necesidades que se ponen en común para conseguir soluciones “de precisión” aplicables al sector cómo, dónde y cuándo es requerido, utilizando nuevas tecnologías. Corteva Agriscience aporta su conocimiento de negocio e investigación aplicada, así como información de primera mano del sector, mientras que la Universidad aporta su conocimiento académico y últimos avances en investigación y desarrollo, así como la estructura para permitir la formación. La Cátedra permite poner en común mundo académico y empresarial, facilitando la divulgación, transferencia tecnológica y promoviendo el crecimiento del tejido del sector agritech, actuando como acelerador de la transformación digital del sector.

L.A.D.- Estamos ante la primera alianza estratégica público-privada de estas características en España… ¿Qué resultados esperan obtener y con qué plazos trabajan para conseguirlos?

A.O.- Podemos decir que una alianza público-privada de estas características, centrada en la transformación digital, y entre una Universidad referente en España y una empresa como Corteva Agriscience que tiene el 100% de su actividad dedicada a la agricultura, hacen que este acuerdo sea único en un ámbito Ibérico.

Sin duda también será una experiencia referente a nivel europeo. Se ha firmado con la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la Universidad de Sevilla un acuerdo por tres años. Cada año se presentará un plan de actividades centrado principalmente en actividades de formación, apoyo a la Investigación y el Desarrollo, y acciones de divulgación, transferencia del conocimiento e inteligencia de negocio. Pero no únicamente; la Cátedra nace con un espíritu colaborativo y estaremos atentos para detectar otras necesidades para impulsar la digitalización en el sector.

Para el año 2020 ya tenemos comprometidas actividades de formación sobre grandes volúmenes de datos (BigData) y cálculos predictivos, avances en robótica agrícola, trazabilidad y blockchain en la agricultura, por citar algunas. Además, hemos diseñado un programa de premios para estudiantes y profesionales que propongan soluciones a retos tecnológicos reales que iremos planteando a lo largo del año, y ofrecemos también una serie de becas a diferentes másteres y premios a alumnos excelentes. A becas y premios destinamos un 20% del presupuesto anual.

L.A.D.- ¿Qué materias fundamentales abordará el Máster en Agricultura Digital e Innovación Agroalimentaria y a qué perfiles de estudiantes y/o profesionales está dirigido?

A.O.- Corteva Agriscience acumula una experiencia de más de 200 años investigando con avances tecnológicos para la agricultura. A punto de comenzar la segunda década del siglo XXI, nuestra alianza con la Universidad de Sevilla nos va a permitir identificar las tecnologías que bajo nuestro punto de vista van a marcar los nuevos perfiles profesionales que se incorporarán al sector en los próximos años. El programa de contenidos del Máster en Agricultura Digital e Innovación Agroalimentaria (MADIA) ofrece a los alumnos formación en ramas tecnológicas como la sensorización, la teledetección, la programación, el BigData, el Machine Learning, la robótica, el riego inteligente o los vehículos autónomos.

Más allá de los módulos de carácter técnico, la formación de los alumnos del Máster se completa con un módulo transversal dedicado a las metodologías ágiles de innovación y a la generación de modelos de negocio y digitalización agrícola. Pensamos que ésta va a ser una herramienta clave para que los alumnos, al finalizar el Máster, lideren con éxito proyectos de innovación y transformación digital en el sector agroalimentario, tanto en grandes y medianas empresas como con sus propias startups.

Además, la Universidad de Sevilla pone a disposición de los alumnos la “Future Farm”, una parcela en la que los estudiantes podrán interactuar con las tecnologías que verán durante su formación en el Máster de Agricultura Digital e Innovación Agroalimentaria, en un entorno de producción real.

Muchas empresas del sector están creando departamentos específicos de SmartAgro sin tener opción de cubrir esas nuevas vacantes con profesionales especializados y formados en estas materias. Me vienen a la cabeza dos ejemplos claros: los Departamentos de digitalización de Producción en Origen y los Departamentos de Etiquetado Inteligente. Gracias este Máster, sus responsables van a poder contar con un nuevo perfil y por lo tanto se abrirán oportunidades profesionales, pero siempre partiendo de una base técnica muy sólida.

 

 

L.A.D.- ¿En estos momentos, dentro del sector, hay escasez de profesionales adecuadamente formados en nuevas tecnologías? 

A.O.- Así es y es por eso importante para Corteva Agriscience trabajar estrechamente con la Universidad para desarrollar iniciativas como la Cátedra y el MADIA e impulsar la formación de profesionales agro-tech que permitan la implantación de la digitalización en el sector.

Actualmente, es esencial contar con conocimientos agronómicos, pero también buscamos profesionales con otras capacidades e inquietud por explorar los límites de la tecnología. Ese es el espíritu que les va a permitir diseñar sus propias soluciones tecnológicas y desarrollar la capacidad de liderazgo necesaria para conducir la transformación digital del sector en los próximos años.

Esta transformación digital en el sector agrícola y agroalimentario requiere que los actores entiendan aspectos como la innovación abierta y la co-creación, estos conceptos acelerarán el cambio tecnológico. Cuando digo innovación abierta, me refiero a las relaciones entre empresas y comunidad en general que participan en crear soluciones mutuamente beneficiosas. La co-creación de la innovación es más habitual entre empresa y usuarios finales del producto de forma que se pueden intercambiar conocimientos y recursos.

L.A.D.- Las empresas de maquinaria, genética e insumos que centran su actividad en el sector agrícola, ¿Qué cambios están experimentando debido a la irrupción de las nuevas tecnologías? 

A.O.- Estas empresas son una parte fundamental del sistema agroalimentario y tienen un papel de apoyo al agricultor, cada vez más relevante. En nuestro caso, tenemos el firme compromiso de enriquecer las vidas de los que producen y los que consumen, asegurando el progreso para las generaciones venideras. Así, estamos seguros de que la aplicación de nuevas tecnologías es imprescindible para potenciar la productividad del agricultor y ayudar a mejorar la salud y el bienestar de los consumidores.

Desde Corteva Agriscience queremos liderar su implementación, ayudando al agricultor a conocer y utilizar la agricultura digital para transformar nuestro sistema de alimentación, produciendo cultivos mejores, más abundantes y saludables, al tiempo que utilizan menos recursos naturales.

L.A.D.- Aunque aún parece pronto para observar un cambio sustancial y a gran escala en España, ¿Es posible medir de forma fiable la adopción de nuevas tecnologías en el día a día de los agricultores? ¿En qué momento nos encontramos y cuánto se ha avanzado hasta ahora?

A.O.- Es cierto que todavía es pronto para poder tener datos fiables sobre la adopción de estas nuevas tecnologías, pero desde nuestra experiencia directa con los agricultores podemos asegurar que el mundo rural está totalmente abierto y deseoso de acceder a todo tipo de avances tecnológicos que hagan de su actividad un sistema productivo propio del siglo XXI.

Los agricultores hoy en día disponen de conectividad y comunicación móvil, acceso a información y redes sociales en tiempo real, sistemas de navegación por GPS en sus vehículos, acceso a análisis cualitativos de sus producciones… y está claro que el ritmo de adopción es muy rápido y que el sector responde con gran interés, sobretodo con aquellas tecnologías asequibles y con un retorno de inversión a corto plazo.

Sin embargo, aún existen barreras técnicas, legislativas, económicas y formativas. Un ejemplo interesantísimo es la increíble acogida que tiene la experiencia de Corteva Agriscience aportando asesoramiento a más de 1.500 agricultores españoles clientes de semilla marca Pioneer, con información semanal de imágenes de satélite de sus parcelas y la evolución de sus cultivos con recomendaciones de riego.

L.A.D.- ¿La digitalización de la agricultura en España tiene una fecha límite? ¿Qué nos estamos jugando realmente en esta transición hacia la agricultura del futuro?

A.O.- La agricultura del futuro, y del presente, necesita ser más productiva, más sostenible y menos consumista de recursos para poder hacer frente a los grandes desafíos demográficos, medioambientales y económicos a nivel mundial. No hay otra herramienta actualmente con mayor capacidad para conseguir adaptar el sistema agroalimentario a estas necesidades que la transformación digital.

A través de la digitalización de la agricultura podemos potenciar la productividad, optimizar el uso de insumos y materias primas y mejorar la calidad y seguridad alimentaria de los productos alimentarios. Pero también me gustaría señalar que puede suponer un cambio para las poblaciones rurales, con el problema tan mencionado últimamente de “la España vacía”, haciéndolas un lugar más atractivo y dinámico para jóvenes profesionales que se acerquen de nuevo a la agricultura.

Nos estamos jugando la posibilidad de cambiar la configuración del sistema alimentario y del mundo rural para conseguir que sea sostenible y permita asegurar el suministro de alimentos del mundo.

Los agricultores critican los frenos ‘políticos’ que impiden la innovación y el desarrollo tecnológico de la agricultura europea

Los sectores agrícola y ecológico han defendido la innovación tecnológica como herramienta clave para asegurar la sostenibilidad económica y medioambiental del campo en el futuro y han pedido políticas que sepan aplicar dichos avances.

Esta es una de la conclusiones del EFEFórum “Hacia un agricultura sostenible y competitiva”, en la que han participado miembros de la Alianza para una Agricultura Sostenible (ALAS), de la empresa de agroquímicos UPL, de la Asociación Empresarial Para la Protección de las Plantas (Aepla) y de la organización ecologista WWF.

La necesidad de apostar por la innovación ha sido uno de los temas centrales y el vicepresidente de ALAS, Ignacio Senovilla, ha lamentado que se dejen de usar herramientas tecnológicas por criterios políticos, sin tener en cuenta los argumentos científicos.

“Se deciden políticamente determinados temas -relativos al uso de tecnologías- sin tener en cuenta la opinión de los agricultores”, ha asegurado, tras apuntar la existencia de cierta “criminalización” hacia los productores cuando hacen uso de avances permitidos.

El director global de Asuntos Públicos de UPL, Richard Mills, ha pedido unir a “todos” los actores que conforman la cadena de valor agroalimentaria para conseguir producciones más sostenibles y, al mismo tiempo, que los agricultores “crezcan y prosperen”.

Ve necesario también que la industria agroalimentaria trabaje con la vista puesta en abrirse a “nuevas ideas y nuevas maneras” de hacer las cosas en defensa de ese futuro sostenible.

Participantes en el EFE Fórum Agricultura “Hacia una agricultura sostenible y competitiva. EFE. Javier Liaño.

Desde Aepla, su director general, Carlos Palomar, cree que la tecnología “lo es todo” hoy en día y ha planteado la paradoja de que, mientras la edición genética es bien vista para la salud humana “porque permitirá solucionar muchas enfermedades”, su uso “está cuestionado para el mundo agrícola”.

A su juicio, el potencial de esa técnica “sería tremendo”, porque aportaría “grandes beneficios medioambientales” en la actividad agrícola, por lo que reclama políticas que busquen un “equilibrio” entre el principio de precaución y el de la necesidad de la innovación.

El responsable de WWF en Doñana, Felipe Fuentelsaz, tiene “claro” que la innovación es la herramienta para combatir las prácticas de la agricultura intensiva que están en su opinión “devorando” los recursos naturales y amenazando la biodiversidad.

Reconoce que ya hay “ejemplos” de prácticas más respetuosas y ha pedido la coordinación de las administraciones para lograr una agricultura sostenible “a medio y largo plazo”.

Los ponentes han detallado ejemplos sobre el terreno para mejorar en este aspecto: Senovilla ha explicado un proyecto en León en el que pequeños cerealistas han conseguido reducir un 30 % el uso de agua y bajar los costes de producción o que ya crean márgenes de polinización en cultivos de viñedos, cereales de secano y frutales.

En el caso de UPL, han subrayado su programa para una gestión eficiente del agua, aunque no lo están ejecutando en Europa: su “sueño” es que apuestas de este tipo se implanten en España porque es un país “con mucha agricultura”, según Mills.

Palomar ha apuntado la apuesta de la asociación por los márgenes refugio para la fauna silvestre en las zonas de cultivo o los márgenes con cultivos y vegetación que sirvan para evitar las escorrentías que pueden transportar químicos a los ríos, además de la formación a los agricultores.

Desde WWF, por su parte, han resaltado un proyecto en fincas de cítricos en Alemania, con técnicas de eficiencia hídrica, preservación de la biodiversidad y gestión de residuos.

En el encuentro también se ha debatido cómo la PAC contribuye a una agricultura más sostenible y competitiva, y en este sentido Senovilla la ha defendido, ya que permite mantener la agricultura y la existencia de la ganadería extensiva gracias a sus ayudas.

Palomar, sin embargo, ha pedido que la PAC ayude al agricultor a combinar la productividad con el cuidado del medio ambiente.

El responsable de WWF ha cuestionado la superficie agrícola ilegal en el entorno de Doñana, que supera las 1.600 hectáreas y estaría afectando a los acuíferos del parque, datos que han sido rebatidos con vehemencia por un agricultor de la zona, presente entre el público.

El Greening y su impacto en la agricultura española en los últimos 5 años: cambios en el mapa de cultivos y mayor diversificación en las explotaciones, según un informe del FEGA

Las prácticas medioambientales necesarias para el cobro del PV (Pago Verde) han supuesto un impacto global relevante sobre la evolución de ciertos cultivos a nivel nacional. A continuación se indica la evolución que han experimentado los principales grupos de cultivos tales como: los cereales, las superficies de barbecho, los cultivos proteaginosos, así como los cultivos de leguminosas y de oleaginosas. Esta información se ha extraido del informe publicado por el FEGA sobre “La aplicación del pago para prácticas beneficiosas para el clima y el medio ambiente (“Pago Verde”) de la campaña 2018.

EVOLUCIÓN DE LOS CULTIVOS DE CEREALES

El cultivo de los cereales es de gran importancia a efectos de la práctica de diversificación; sin embargo, no son cultivos válidos para la práctica de SIE (Superficie de Interés Ecológico).

La superficie de cultivo de cereales corresponde a 6.160.574,74 ha en el año 2018, ligeramente superior a la campaña anterior. La mayor superficie de cereales se alcanzó en la campaña 2016 con 6.354.530 ha, lo que supuso un incremento de 125.571 ha con respecto a 2015.

A continuación, en el gráfico 6 se muestra la evolución de los cultivos que ocupan mayor superficie en las diferentes campañas. Así pues, la cebada es el cereal que más superficie ocupa en las explotaciones con 2.568.686 ha en 2018, seguido del trigo blando con una superficie de 1.689.090 ha y la avena con una superficie de 648.662 ha. Tras las consideradas superficies de estos cultivos seguirían las superficies de los cultivos de trigo duro y el maíz. Por otro lado, la superficie de arroz en España en el año 2018 fue de 105.416 ha y es el único cereal que recibe la ayuda asociada recogida en el título IV del Real Decreto 1075/2014.

EVOLUCIÓN DE LA SUPERFICIE DE BARBECHO A NIVEL NACIONAL

La superficie de barbecho declarada en España, cada campaña, va ligeramente en aumento, como puede verse en el siguiente gráfico, siendo claramente relevante a efectos de contabilizarse en el cálculo del 5% de SIE de la tierra de cultivo determinada que se exige a las explotaciones con más de 15 ha, dada su finalidad de almacenar la mayor cantidad de agua y nutrientes que serán requeridos por el cultivo posterior.

Asimismo, puede observarse cómo la superficie de barbecho ha ido en aumento considerablemente desde el año 2014, campaña previa aplicación del PV.

De esta manera, el barbecho representó en la campaña 2018 casi un 22% de la tierra de cultivo total que ocupa una superficie de 11.479.704,18 ha; una cifra que va en ascenso cada campaña, habiendo aumentado en 36.867 ha, respecto a la campaña inicial de aplicación del PV en 2015 y en más de 400.000 ha con respecto a la campaña 2014, previa a la aplicación de dicho pago.

EVOLUCIÓN DE LAS SUPERFICIES DE OLEAGINOSAS, PROTEAGINOSAS Y LEGUMINOSAS Y SUS PRINCIPALES CULTIVOS, A NIVEL NACIONAL

En la campaña 2018, se aprecia un ligero descenso de dichos cultivos respecto a campañas anteriores. En las campañas 2015-2017, se venía observando un incremento mantenido, en gran parte debido a su beneficio medioambiental y a su relevancia como cultivos que contabilizan para el 5% de SIE.

A pesar de lo anterior, con respecto a la campaña 2014, previa a la entrada en vigor del pago de
ecologización, dichos cultivos han aumentado su superficie en aproximadamente 71.000 ha.

En la campaña 2018, la superficie de cultivos de oleaginosas, proteaginosas y leguminosas se ha situado en torno a 1.719.877 ha, lo cual supone un descenso de 111.754 ha respecto a la campaña anterior, siendo las oleaginosas el grupo de cultivo en el que se observa un mayor descenso relativo, con 45.108 ha menos que el año anterior, si bien continúan encabezando la lista con 783.923 ha. La evolución de estos grupos de cultivos, según campaña, se representa en el gráfico 8.

De esta manera, se observa que la superficie de cultivos proteicos desciende ligeramente con respecto a la campaña anterior debido una bajada del cultivo del guisante en 23.678 ha, con respecto a la campaña 2017. De forma similar se observa un descenso de la superficie de habas en 12.354 ha en comparación con la campaña anterior.

Aun así, la superficie total de los cultivos proteicos, en 2018, ha aumentado en aproximadamente 70.796 ha con respecto a la campaña de 2014, previa a la aplicación del Pago Verde. Además, cabe recordar que estos cultivos pueden optar a la “ayuda asociada para los cultivos proteicos” cuyo destino sea la alimentación animal.

De igual forma, la evolución de los principales cultivos de leguminosas muestra un ligero descenso de la veza respecto a la campaña 2017, y en cambio, un incremento de las superficies de garbanzo y lenteja, aumentando sus superficie en 18.921 ha y 7.638 ha, respectivamente, en comparación con la campaña anterior

Con respecto a los cultivos de oleaginosas, que ocupan en total una superficie de 764.240 ha, destacan el girasol como el cultivo más representativo con 685.778 ha, y la colza, con 78.462 ha declaradas en la campaña 2018.

EVOLUCIÓN DE LA DIVERSIFICACIÓN EN LAS EXPLOTACIONES

Teniendo en cuenta las exigencias reglamentarias para percibir el PV, se ha realizado un estudio de la evolución de aquellas explotaciones con más de 10 ha de tierra de cultivo.

De esta manera, se observa en cada campaña, con los datos proporcionados en la tabla 2, que el número total de explotaciones con más de 10 ha obligadas a diversificar va disminuyendo desde 177.158 explotaciones en 2015 hasta 165.490 explotaciones en 2018.

De igual forma, se demuestra que el número de explotaciones, de más de 10 ha, con un sólo cultivo antes de la aplicación del PV, hasta el momento actual, ha experimentado un acusado descenso, reduciéndose el monocultivo existente en 2014 en pro de explotaciones mucho más diversificadas en la actualidad. Continua por tanto demostrándose el enorme beneficio del Greening, a lo largo de los años, en materia de diversificación de cultivos.

Así, por ejemplo, el 14% de las explotaciones en 2014 tenían 1 cultivo, cifra que se ve reducida en más de la mitad (5%) en el año 2018; igualmente, el número de explotaciones que en 2014 tenían 2 cultivos, se ha reducido desde el 25% hasta el 11% en el año 2018. Por el contrario, se ha incrementado el número de explotaciones que en 2014 tenían 3 o más cultivos (61%) hasta un 85 % en 2018.

La biodiversidad aumenta la producción agrícola, porque crece el número de polinizadores y los insectos que realizan control biológico de plagas

Una mariquita comiendo pulgones/Matthias Tschumi

El uso de la tierra por parte de la actividad humana amenaza la biodiversidad global y compromete múltiples funciones del ecosistema críticas para la producción de alimentos. Más de un centenar de ecólogos y biólogos han comparado datos de alrededor de 1.500 explotaciones agrícolas en todo el mundo, desde campos de maíz en las llanuras americanas hasta campos de colza en el sur de Suecia, plantaciones de café en la India, plantaciones de mango en Sudáfrica o cultivos de cereales en los Alpes.

Analizaron dos servicios del ecosistema –procesos de la naturaleza que son beneficiosos y gratuitos para los seres humanos-, como son la polinización de insectos silvestres que contribuye al desarrollo de las planta y el control biológico de plagas, que es la capacidad de un ecosistema de usar artrópodos depredadores presentes en el mismo para defenderse de los insectos dañinos y controlar la expansión de plagas o enfermedades.

En el conjunto de los estudios realizados se observó que en paisajes más heterogéneos, donde la variedad de cultivos, setos, árboles y prados es mayor, los animales polinizadores silvestres y los insectos “beneficiosos” son más abundantes y diversificados. Y esto solo aumenta la polinización entre las plantas, sino también el control biológico, lo que redunda en un incremento directo en los  rendimientos de los cultivos.

Durante el último medio siglo, la necesidad de alimentar a una población mundial en crecimiento ha llevado a una producción agrícola notablemente expandida e intensificada, transformando muchas regiones en paisajes simplificados ( 18 ). Esta transformación no solo ha contribuido a mejorar la producción agrícola, sino que también ha llevado a la degradación del medio ambiente mundial.  Los monocultivos, según los autores, son la causa de aproximadamente un tercio de los efectos negativos sobre la polinización que resultan de la simplificación del paisaje. Este efecto es aún mayor en relación al control de insectos dañinos, donde la pérdida de la riqueza natural representa el 50 por ciento de las consecuencias totales de la simplificación del paisaje.

“Nuestro estudio muestra que la biodiversidad es esencial para garantizar la provisión de servicios ecosistémicos y mantener una producción agrícola alta y estable”, explica Matteo Dainese, biólogo de Eurac Research y primer autor del estudio. “Por ejemplo, un agricultor puede depender menos de los pesticidas para deshacerse de los insectos dañinos si los controles biológicos naturales se incrementan a través de una mayor biodiversidad agrícola”. Los investigadores recomiendan proteger los entornos cuya salud se mantiene a través de la biodiversidad y diversificar los cultivos y los paisajes tanto como sea posible.

“En condiciones futuras con cambios globales continuos y eventos climáticos extremos más frecuentes, el valor de la biodiversidad de las tierras agrícolas, que garantiza la resistencia contra las perturbaciones ambientales, será aún más importante”, subraya Ingolf Steffan-Dewenter, del Departamento de Ecología Animal y Biología Tropical en la Universidad de Würzburg, promotor del estudio dentro del proyecto de la UE ‘Liberation’.

“Nuestro estudio proporciona un fuerte apoyo empírico a los beneficios potenciales de seguir nuevas vías hacia la agricultura sostenible que tienen como objetivo conciliar la protección de la biodiversidad y la producción de alimentos de cara al aumento de las poblaciones humanas”.

El estudio citado de Dainese at Eurac Research in Bolzano, Italy et al., “A global synthesis reveals biodiversity-mediated benefits for crop production,” Science Advances (2019). DOI: 10.1126/sciadv.aax0121 ‘puede consultarse en el siguiente enlace https://advances.sciencemag.org/content/5/10/eaax0121

Localizaciones en el mundo donde se han llevado a cabo los estudios

Automatización sencilla del trabajo de los aperos en ancho, profundidad…, con iQblue connect de LEMKEN

Hasta ahora la idea de utilizar la información procedente de los aperos mecánicos existentes e integrarla en sistemas de gestión de explotaciones agrarias era, para la mayoría de agricultores, una mera ilusión. Además, la tecnología disponible en el mercado solía ser muy cara o compleja. Por este motivo, LEMKEN presenta ahora iQblue connect, un versátil módulo reequipable que convierte la tecnología disponible en elementos inteligentes en los procesos agrícolas. En combinación con el sistema de gestión implemento-tractor (TIM, por sus siglas en inglés), permite automatizar numerosas funciones de los aperos puramente mecánicos y, al mismo tiempo, las integra en la documentación digital.

El TIM implica que el tractor lleva a cabo las funciones de trabajo activadas por el implemento. Para ello, el usuario solo necesita un módulo iQblue connect, que puede utilizarse con diferentes aperos. Se conecta con el tractor mediante la interfaz ISOBUS y dispone, además, de GPS y de una conexión de datos móvil para la comunicación, por ejemplo, con el sistema de gestión de explotaciones agrarias. La transferencia de datos se realiza a través del «agrirouter», la plataforma estándar para todos los fabricantes de intercambio de datos entre máquinas, agricultores, contratistas y aplicaciones informáticas. En función del uso previsto, el implemento lleva instalado un sistema de sensores que recoge la información pertinente y la envía al módulo iQblue connect. Así, se hace innecesario cualquier otro equipamiento extra en el implemento, puesto que para el control de funciones se utiliza el tractor.

En una primera aplicación disponible, se equipa el arado con un sensor que determina el ancho de trabajo real. iQblue connect calcula el ancho de trabajo deseado en función de la posición GPS y envía esta información al tractor para regular el cilindro del ancho de trabajo. La adaptación del ancho de trabajo se lleva a cabo, entonces, mediante el sistema hidráulico del tractor. En los cultivadores semisuspendidos, la profundidad de trabajo puede captarse mediante un sensor. iQblue connect recibe la profundidad de trabajo deseada específica en partes del terreno a través del material cartográfico que proporciona el agrirouter, coteja la información y envía entonces la orden al tractor, que ajusta la profundidad de trabajo. Se prevén otras posibles aplicaciones para los diferentes implementos.

El agricultor solo necesita un único módulo iQblue connect. La unidad portátil puede desconectarse de un apero y conectarse a otro rápidamente y sin herramientas. El sistema se ajusta de forma automática al apero conectado en cada momento. De este modo, LEMKEN ofrece un asistente electrónico sencillo y económico, que permite automatizar en gran medida incluso implementos que hasta ahora eran puramente mecánicos. Con este sistema, los clientes tienen la posibilidad de «crecer», ya que pueden instalarse nuevas funciones en todo momento.

Ribera del Duero cierra la campaña con 30 millones de kilos de uva menos (-25%), aunque el producto tiene una calidad excepcional

La Denominación de Origen Ribera del Duero ha dado por concluida la vendimia de 2019 con un total de 94.384.006 millones de kilos de uva recogidos, el 24,75 por ciento menos que el pasado año, según ha informado el Consejo Regulador a través de su página web.
A falta de que las últimas bodegas cierren sus tolvas y se incorporen los últimos restos de fruto recogido y el Consejo Regulador haga público su informe definitivo de vendimia, esta cantidad supone una merma respecto a la cosecha de 2018, cuando se alcanzaron los 125,4 millones de kilos de uva, aunque las bodegas coinciden en la expectativa de una “excepcional calidad”.
Incluso se queda por debajo de los datos que adelantó el consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero, durante una reciente visita a la Ribera del Duero, cuando apuntó que la cosecha de 2019 rondaría los 115 millones de kilos de uva.
No obstante, se sitúa prácticamente al mismo nivel que en los años 2011 y 2013, cuando se recolectaron, respectivamente, 96 y 95 millones de kilos de uva y muy por encima de la de 2017, cuando una helada a finales de abril provocó que apenas se cosecharan 55,2 millones de kilos de uva.
Atendiendo a las 23.205 hectáreas de viñedo registrado en el órgano gestor ribereño en 2018, esta cifra supone un rendimiento medio por hectárea de 4.067,4 kilos, también muy por debajo de las siete toneladas permitidas por el reglamento.
La vendimia se inició el pasado 12 de septiembre y fue incrementándose paulatinamente hasta que en los primeros días de septiembre se registró el mayor volumen de entrada de uva en bodega.
De hecho, entre el 4 y el 9 de octubre se han registrado los mayores picos de entrega de uva, alcanzándose los 8,23 millones de kilos el pasado 5 de octubre.
Al margen de la cantidad de uva recogida, la sensación generalizada en el sector es que la añada de 2019 será de una excepcional calidad.
Aunque la sequía sufrida por la falta de precipitaciones en verano ha impedido que el fruto cogiera mucho peso, en líneas generales este se encuentra en perfecto estado sanitario y los parámetros registrados -taninos, color, acidez y PH sobre todo- alcanzan unos niveles óptimos.

AGROSEGURO ha abonado más del 90% de la siniestralidad de UVA DE VINO con 36,79 millones de euros

Fuente: riberadelduero.es

·La siniestralidad total prevista supera los 40 millones de euros.

·Las heladas tardías y las intensas y reiteradas tormentas de pedrisco son los fenómenos que más han afectado a este cultivo.

La adversa climatología que se ha registrado a lo largo del año ha elevado la previsión de siniestralidad de uva de vino a más de 40 millones de euros, de los cuales Agroseguro ya ha abonado 36,79 millones (más del 90%).

Los productores de Castilla-La Mancha son los más afectados, con una siniestralidad abonada que supera los 11 millones de euros por más de 36.000 hectáreas dañadas. A continuación, se sitúa La Rioja, con más de 9 millones de euros.

Con el objetivo de ofrecer el mejor servicio a los asegurados, Agroseguro ha trabajado para adelantar al máximo el pago de las indemnizaciones, planificando, en primer lugar, las tasaciones, y a continuación, la gestión de los siniestros.

Recordamos que los primeros días del mes de mayo una brusca caída de temperatura provocó daños localmente intensos por helada, fundamentalmente en amplias zonas productoras de La Rioja.

Posteriormente, a lo largo del verano, han sido reiteradas las tormentas de pedrisco que han afectado al cultivo de uva de vino. Destacan las ocurridas el día 7 de julio, que afectó sobre todo a la comarca de Utiel–Requena y el día 8 del mismo mes, que causó daños en uva de vino sobre todo en La Rioja y Navarra.

También fueron importantes los daños que provocó la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos), fenómeno más conocido como “gota fría” ocurrida entre los días 26 y 28 de agosto y sobre todo la experimentada entre el 11 y 14 de septiembre, a su paso por Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana.

Agroseguro

El sistema español de Seguros Agrarios Combinados ofrece cobertura al sector agrario frente a los daños causados en las producciones agrícolas y ganaderas por siniestros de diversa naturaleza. Las condiciones climáticas extremas y cambiantes y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas ponen de manifiesto la conveniencia de proteger las explotaciones con un seguro agrario que permita hacer frente a estas situaciones.

COMUNIDAD AUTÓNOMA  SINIESTRALIDAD ABONADA (Mill de €)
CASTILLA-LA MANCHA 11,20
LA RIOJA 9,19
COMUNIDAD VALENCIANA  3,45
NAVARRA 2,69
ARAGÓN 2,62
PAÍS VASCO 2,61
CASTILLA Y LEÓN 2,03
RESTO  3,02
TOTAL  36,79

Climate FieldView™ se asocia con Tillable™ para dotar de una mayor transparencia al mercado de alquiler de tierras en EEUU

Fuente: Climate.com

La división de agricultura digital de Bayer, The Climate Corporation, ha anunciado recientemente un acuerdo entre su plataforma de agricultura digital líder en la industria, FieldView™, y Tillable, sitio web pionero que actúa como mercado digital con el objetivo de conectar a agricultores y propietarios de tierras.

Aproximadamente el 40% de las tierras agrícolas de Estados Unidos se alquilan o arriendan, según información del USDA. A pesar del considerable volumen del mercado de alquiler de tierras agrícolas en EEUU, estimado en 32 mil millones de dólares, Tillable es la primera y única plataforma digital que tiene como finalidad optimizar los retornos que perciben los propietarios de tierras por sus arrendamientos. La plataforma también ayuda a los agricultores a acceder a la tierra para expandir sus operaciones. Ahora, los clientes agricultores de FieldView que usan Tillable pueden compartir más fácilmente los detalles de las parcelas, así como los históricos de siembras y rendimientos que ya están recopilando a través de la plataforma FieldView.

“Los agricultores confían en muchas colaboraciones y tecnologías diferentes para garantizar una campaña exitosa”, ha declarado Mike Stern, CEO de The Climate Corporation y Jefe de Agricultura Digital de Bayer Crop Science. “Siempre estamos interesados ​​en colaborar con otros innovadores para apoyar a los agricultores en las muchas decisiones que toman para simplificar y mejorar sus operaciones. La integración del mercado de Tillable con FieldView ofrece herramientas digitales fáciles de usar que mejorarán la eficiencia de la explotación”.

Las plataformas digitales que proporcionan un mercado para conectar fácilmente a los consumidores con los proveedores de servicios son comunes en casi todas las industrias. Desde la reserva de alojamiento hasta la programación del traslado al aeropuerto, las plataformas digitales están desempeñando un papel destacado en la forma en que las personas aseguran los servicios hoy en día.

Esta asociación reafirma nuestro compromiso de proteger el valor a largo plazo de las tierras agrícolas”, dijo Corbett Kull, cofundador y CEO de Tillable. “Con la integración de FieldView, los agricultores que usan Tillable pueden compartir más fácilmente datos para continuar construyendo su reputación, y los propietarios pueden estar seguros de que su propiedad está siendo cuidada adecuadamente y seguirá siendo una inversión protegida”.

Lanzado por primera vez en los Estados Unidos en 2015, FieldView brinda a los agricultores un conocimiento más profundo de sus campos para que puedan tomar las mejores decisiones y optimizar los rendimientos, maximizar la eficiencia y reducir el riesgo. FieldView se encuentra actualmente en más de 60 millones de acres en los Estados Unidos, Canadá, Brasil, Europa y Argentina y está en camino de alcanzar más de 90 millones de acres a nivel mundial en 2019. Se ha convertido rápidamente en la plataforma más ampliamente conectada en la industria y continuará expandiéndose a otras regiones mundiales en los próximos años.

Para más información, visite: fieldview.com

Para obtener más información sobre Tillable, visite: tillable.com

 

Se pone en marcha el Rural Innovation HUB, el mayor centro para el desarrollo de la innovación tecnológica agroalimentaria

Fuente: ruralinnovationhub.com

La finca El Valenciano, propiedad de la empresa Galpagro, impulsora del proyecto, acogerá los próximos días 23 y 24 de octubre la inauguración oficial del Rural Innovation HUB, uno de los proyectos más ambiciosos del sector agroalimentario español, cuyo objetivo es acelerar el desarrollo tecnológico e innovador del sector, y facilitar la transferencia de conocimiento.

Así, durante dos días, los principales actores del ámbito de la innovación, el emprendimiento y el impulso a las zonas rurales de todo el territorio nacional se reunirán en este espacio único. El Valenciano Rural Innvation HUB será sin duda la cuna de grandes ideas y proyectos de futuro, gracias la colaboración y las sinergias establecidas entre todos los participantes, con el apoyo inestimable de sus valiosos partners.

Este centro aspira a convertirse en referencia nacional e internacional en innovación tecnológica para la agricultura y punto de encuentro para hacer demostraciones tecnológicas y de innovación que ayuden a la optimización de recursos, la sostenibilidad y la productividad del sector agroalimentario. Entre otras acciones, el Rural Innovation HUB acogerá parte de las sesiones del máster impartido por la Universidad de Córdoba: Digital Agri.

Inauguración oficial

El Valenciano Rural Innovation HUB se encuentra ubicado en un enclave privilegiado, la Finca El Valenciano, una de las más modernas y sostenibles explotaciones agrícolas de España y donde ya se están llevando a cabo proyectos europeos de mejora genética, optimización de recursos, tecnología y economía circular.

El miércoles 23 de octubre por la tarde tendrá lugar la presentación de todos los partners, quienes conocerán el funcionamiento y las herramientas de El Valenciano Rural Innovation HUB. Será sin duda una oportunidad excepcional para reflexionar sobre la creación de un Ecosistema colaborativo junto a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes (ETSIAM).

Ya el jueves 24 de octubre y tras un desayuno Networking, tendrá lugar la firma de convenios y bienvenidas, seguidas de una conferencia titulada “Formando el futuro” por parte de la ETSIAM. Una vez finalizada esta conferencia, los invitados podrán recorrer la finca El Valenciano.

Patrocinadores

Este proyecto cuenta con patrocinadores tanto institucionales como privados, entre los que se encuentran MoMA TelecomunicacionesKubotaBoschSipcam IberiaGalpagroBankiaETSIAMIBMGrupo Asesores NaanDanJain; y como Media Partners Territorio EmprendimientoIntegral MediaEs VerdeSiete Agromarketing – Agencia de Comunicación Agroalimentaria (eComercio Agrario) y Agrifood Comunicación.

El compromiso de Bankia con el proyecto se basa en su apuesta decidida por la innovación y por el sector agro, reflejada en iniciativas como Bankia Forward- para impulsar la innovación en las empresas-, o Bankia Fintech- destinada a conectar start ups con profesionales de la entidad.

Además, Fundación Bankia se incorpora al proyecto para acercar la Formación Profesional y todas las posibilidades innovadoras que puede ofrecer a las empresas, centros educativos y al resto de agentes del sector agrario.

El Valenciano Rural Innovation HUB cuenta con el apoyo de la Fundación Europea para la Innovación y la Aplicación de la Tecnología (INTEC), Fundación Universitaria para el Desarrollo de la Provincia de Córdoba (Fundecor) y el club de Inversores Neting Club.

Además, forma parte de la iniciativa Andalucía Agrotech Digital Innovation HUB.

Redes Sociales

Como parte de la digitalización del mundo rural, El Valenciano Rural Innovation HUB tendrá una activa presencia en Redes Sociales. Así, a través del hashtag #RuralInnoHUB podremos seguir todos los acontecimientos que en este centro de innovación digital se desarrollen.

http://ruralinnovationhub.com/es/

Twitter: @RuralInnoHUB

Instagram: @ruralinnohub

LinkedIn: Rural Innovation HUB