Plan urgente para neutralizar el peligro que pesticidas, territorio cambiante, contaminación y clima plantean a los insectos polinizadores, claves para la agricultura

El abuso de pesticidas y abonos químicos, la alteración del territorio, la contaminación y la crisis climática son las principales amenazas a las que se enfrentan los insectos, el grupo de seres vivos más abundante del planeta y cuya desaparición “sería devastadora para los humanos”.
Así lo ha explicado el presidente de la Asociación Española de Entomología (AEE), Eduardo Galante, en la Universidad Complutense, donde ha recordado que, con algo de más de un millón de especies descritas, los insectos “suponen alrededor del 80 % de los animales conocidos y además cumplen una función vital en el control biológico de la naturaleza”.
Galante ha sido uno de los encargados de inaugurar el XVIII Congreso Ibérico de Entomología, organizado en Madrid por la AEE, la Sociedad Portuguesa de Entomología y la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
Bajo el lema ‘La entomología en un mundo cambiante’, este acto reúne a lo largo de tres días a investigadores de distintas especialidades para reflexionar sobre los nuevos desafíos y avances de esta disciplina científica.
Según Galante, la actual degradación de las poblaciones de insectos tiene “un impacto directo en los seres humanos” porque estos seres son “los encargados de polinizar los cultivos que nos alimentan y son los principales basureros y descomponedores de restos orgánicos de la naturaleza”.
Una de las principales medidas para combatir la disminución de estas especies pasa por actuar cuanto antes contra la crisis climática ya que “las variaciones de temperatura que a nosotros ni nos afectan anualmente, a estos animales les obligan a abandonar sus hábitats o a morir en el intento si no tienen alas”.
Durante su ponencia, la coordinadora de área en la subdirección general de Biodiversidad y Medio Natural del Ministerio para la Transición Ecológica, Tania López-Piñeiro, ha detallado las claves del borrador del Plan de acción para la conservación de los polinizadores, elaborado por este departamento.
Esta estrategia, que “busca que el conocimiento científico sea la base de la toma de decisiones”, se centra en la “promoción de hábitats favorables para los polinizadores, la reducción de los riesgos de plagas, patógenos y especies invasoras y también del uso de pesticidas perjudiciales”, ha explicado López-Piñeiro.
La jornada también ha contado con un apartado dedicado al arte, con la representación de la muestra de baile ‘Rarewalk’ del coreógrafo Elías Aguirre, inspirada en los movimientos de un hormiga afectada por un hongo parasitario.
Otra de las protagonistas en el plano musical ha sido Art-Trópolis, la primera ópera compuesta con sonidos de insectos y creada por los compositores Esperanza Cobo y Roger Conesa.
Esta obra contiene tres piezas -‘Monólogo apócrifo de un coprófago. Los coleópteros’, ‘Mito de Io. Los dípteros’ e ‘Il mio tesoro. Los himenópteros’-, que se reproducirán de manera continuada en una de las aulas de la facultad a lo largo de todo el congreso.
El toque de color corre a cargo de la exposición fotográfica ‘Una aventura de 350 millones de años’, elaborada por los catedráticos de arte Luis Castelo, Óscar Hernández y Toya Legido, que plasma la relación de los insectos con su entorno natural.
Galante ha querido poner en valor “el poder de la danza, la música y la fotografía para atraer al público general al mundo de los insectos” porque, a diferencia del conocimiento científico, “el arte es universal y accesible para todo el mundo”

El tecnólogo español más influyente en el mundo analizará en #DATAGRI2019 las oportunidades de la digitalición para el campo y la agroalimentación

Enrique Dans
  • Enrique Dans, abordará las implicaciones de la transformación digital para el sector agroalimentario, analizando las oportunidades que se abren del campo a la mesa.

Enrique Dans, el tecnólogo español más influyente a nivel mundial, impartirá la conferencia inaugural de #DATAGRI2019. Así se ha dado a conocer durante la segunda reunión del Comité Organizador del foro de referencia sobre transformación digital en el sector agroalimentario, celebrada ayer en sede ministerial en Madrid.

Enrique Dans es Profesor de Innovación en IE Business School desde el año 1990. Tras licenciarse en Ciencias Biológicas por la Universidad de Santiago de Compostela, cursó un MBA en el Instituto de Empresa, se doctoró 1996 y 2000 en Sistemas de Información en UCLA, y desarrolló estudios postdoctorales en Harvard Business School. En su trabajo como investigador, divulgador y asesor estudia los efectos de la innovación tecnológica sobre las personas, las empresas y la sociedad en su conjunto. Además de su actividad docente, Dans desarrolla labores de asesoría en varias startups y compañías consolidadas, es colaborador habitual en numerosos medios de comunicación nacionales o internacionales en temas relacionados con la red y la tecnología, y escribe diariamente desde el año 2003 en su página personal, www.enriquedans.com, una de las más populares del mundo sobre innovación en lengua española.

Reunión del Comité Organizador de Datagri 2019

Durante la nueva jornada preparatoria se ha confirmado también que Cajamar-Caja Rural y Corteva Agriscience se suman a Hispasat, Eurona, John Deere, Foro Interalimentario, Gobierno de Aragón y Ministerio de Agricultura como patrocinadores premium de #DATAGRI2019 y la Asociación de Periodistas Agroalimentarios de España (APAE) lo hará en calidad de entidad colaboradora.

La IV edición del Foro sobre Transformación Digital del Sector Agroalimentario, #DATAGRI2019, reunirá a más de 1.500 profesionales en Zaragoza durante el 14 y 15 de noviembre. Los promotores del evento, (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Cooperativas Agro-alimentarias de España, la compañía tecnológica HISPATEC y la ETSIAM de la Universidad de Córdoba), han avanzado que se está ultimando un ambicioso programa con expertos internacionales y casos de éxito a nivel mundial que pretende responder a las demandas formativas e informativas en torno a la digitalización de la cadena de valor agroalimentaria.

Alianza mundial para frenar el avance de la roya del trigo que pone en jaque la rentabilidad del cultivo en muchas zonas

Desde hace más de dos años, la FAO ha ampliado su colaboración con el Centro Internacional para la Investigación Agrícola en las Zonas Secas (ICARDA) y el Centro de Referencia Mundial sobre la Roya de la Universidad de Aarhus (Dinamarca) para ofrecer capacitación en la vigilancia, resistencia y gestión de la enfermedad. También se han previsto reconocimientos en los países y análisis de muestras para comprender y manejar mejor la propagación de esta grave amenaza para la producción de trigo. La propagación de la roya del trigo -un conjunto de enfermedades fúngicas de las plantas que merman la producción de cereales y otros cultivos- está creando inquietud en Asia Central y en Oriente Medio, lo que ha obligado a reforzar la colaboración internacional para estudiar, detectar y prevenir esta amenaza y evitar su avance. No obstante, aunque la enfermedad supone un peligro más inmediato para Asia Central y Oriente Medio, se ha convertido también en una grave preocupación para las principales zonas productoras de trigo del mundo, en las que se teme que avance progresivamente en los próximos años.

Una enfermedad letal con mucha movilidad

La roya del trigo se presenta en tres tipos -amarilla, roya del tallo y roya de las hojas- con las dos primeras que se han propagado ampliamente en los últimos años. Las royas tienen la capacidad de convertir un cultivo de aspecto saludable, a tan sólo unas semanas de la recolección, en poco más de una maraña de hojas de color amarillo o tallos negros y granos marchitos a la hora de la cosecha.

Esta plaga vegetal posee una gran movilidad, propagándose rápidamente a grandes distancias por el viento, y puede causar estragos en los cultivos si no se aborda adecuadamente cuando se detecta por primera vez.

“En condiciones favorables, hasta el 80 por ciento o más del rendimiento de un campesino puede perderse debido a las infecciones de roya, por lo que crear capacidad en los países para detectarlas y comprender mejor las formas de propagación de las distintas cepas de la enfermedad, es crucial para prevenir epidemias y limitar las pérdidas”, aseguró Fazil Dusunceli, Oficial de Protección Vegetal de la FAO.

La cepa más conocida es la Ug99, una forma muy potente de roya del tallo detectada por primera vez en Uganda en 1999 y que se ha extendido desde entonces a 13 países, algunos tan lejanos como el Yemen e Irán. Esta cepa tiene el potencial de afectar a la mayoría de las variedades de trigo que se cultivan en el mundo. Recientemente se ha detectado en Egipto, uno de los productores de trigo más importantes de Oriente Medio.

También es motivo de preocupación es una nueva cepa de roya amarilla, llamada Warrior, que se ha abierto camino desde el norte de Europa a Turquía, afectando a varios países en el camino.

Crear capacidad para detectar y contrarrestar la amenaza

La FAO, el ICARDA y la Dirección General de Investigación Agrícola de Turquía (GDAR), colaboran con el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), la Universidad de Aarhus y la Iniciativa mundial de Borlaug contra la roya (BGRI, por sus siglas en inglés), para capacitar a los agentes de protección vegetal en un taller de 10 días que comienza esta semana en Izmir, Turquía.

Veintidós participantes de 9 países de Asia Central y Oriente Medio con casos conocidos de roya del trigo recibirán formación en la vigilancia, resistencia y gestión de la enfermedad.

Una vez de vuelta en sus países, los agentes realizarán inspecciones sobre el terreno y enviarán muestras a la Universidad de Aarhus, donde serán analizadas para determinar la distancia y la velocidad con que se están propagando las diversas cepas de la enfermedad.

La acción temprana es esencial para contener la propagación de la roya del trigo, y la siembra de cultivares resistentes o el rociado oportuno con fungicidas puede evitar que los cultivos se contagien de la enfermedad. Pero conseguir estas semillas con antelación y hacer operativa una cadena de distribución de fungicidas puede presentar dificultades, especialmente en los países en desarrollo.

Egipto es un ejemplo de un país cuyo elevado nivel de vigilancia y la consiguiente acción temprana una vez detectada la cepa Ug99 en fecha reciente permitió evitar un impacto generalizado sin grandes costos, poniendo de relieve la eficacia de contar con programas de vigilancia adecuados.

Por su parte, la FAO, la BGRI y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) apoyaron un programa de investigación en Turquía, que fue capaz de detectar la propagación de la roya amarilla al país y puso en marcha una respuesta rápida para controlar el brote.

Además de Asia Central y Oriente Medio, la FAO colabora también con los países de África oriental -donde se han detectado nuevas cepas de la roya del tallo en Etiopía y Kenia-, para desarrollar una respuesta regional integral. Aquí se incluye el apoyo a la vigilancia y la creación de capacidad en Eritrea y Etiopía para facilitar respuestas rápidas frente a las cepas recién detectadas.

Último informe sobre los avances de la enfermedad

  • Asia Central / África Oriental: el Pst11, detectado por primera vez en Asia Central en 2012, se convirtió en el grupo genético más prevalente de la roya amarilla en África Oriental en 2018, detectado en Etiopía, Kenia, Ruanda y Tanzania. La reciente propagación intercontinental en el este de África fue confirmada por la presencia de una sola raza en el grupo PstS11, independientemente del origen de la muestra.
  • América del Sur:PstS13dominaba completamente tanto en Argentina como en Chile, y en 2018 afectó gravemente a los cultivares de trigo y triticale. Sólo se ha detectado una raza en este grupo, asociada con severas epidemias de roya en el triticale en el norte de Europa y el trigo duro en el sur de Europa.
  • Europa: PstS10, también conocido como Guerrero (-) , fue el grupo más frecuente que consiste en un genotipo dominante. El grupo de Warrior original ( PstS7 ) fue menos frecuente, pero se extendió a nuevas áreas. Se detectaron grupos adicionales en muchos países.
  • África del Norte: una raza (y genotipo) distinta de PstS14, detectada por primera vez en 2016, conformó el 100% de las muestras de Marruecos, lo que causó epidemias severas de óxido en 2017. Se observó un nuevo genotipo único en Egipto, que GRRC no detectó previamente en ningún lugar.
  • No se detectó virulencia en Yr5 y Yr15 .

REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA AGRARIA: tanto la demanda como la producción de alimentos crecerán alrededor del 15% en la próxima década gracias a la tecnología y los precios apenas variarán

LA MISMA TIERRA DE CULTIVO PERO MUCHA MÁS PRODUCCIÓN

La demanda mundial de productos agrícolas crecerá un 15 por ciento en la próxima década, mientras se espera que la productividad agrícola aumente ligeramente más, lo que hará que los precios ajustados a la inflación de los principales productos agrícolas se mantengan en los niveles actuales o por debajo de ellos, según detalla un informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La edición de este año de Perspectivas Agrícolas OCDE-FAO, ofrece una evaluación consensuada de las previsiones de los próximos diez años sobre los mercados de productos básicos agrícolas y pesqueros a nivel nacional, regional y mundial.

“La agricultura mundial se ha convertido en un sector muy diversificado, con actividades que van desde pequeñas explotaciones de subsistencia hasta grandes compañías multinacionales”, afirman el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, y el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, en el prólogo del informe. Además de proporcionar alimentos, añaden, los agricultores de hoy “son importantes custodios del entorno natural y se han convertido en productores de energía renovable”.

Las Perspectivas prevén que las mejoras de los rendimientos y una mayor intensidad de producción, -impulsadas por la innovación tecnológica-, darán como resultado una mayor producción, aun cuando el uso de las tierras agrícolas a nivel mundial permanezca en general constante. Mientras tanto, se espera que las emisiones directas de gases de efecto invernadero de la agricultura crezcan alrededor de un 0,5 por ciento anual durante la próxima década, por debajo de la tasa del 0,7 por ciento de los últimos 10 años y también menos que el ritmo de crecimiento de producción previsto, lo que apunta a una disminución de la intensidad de carbono.

Al mismo tiempo, están surgiendo nuevas incertidumbres que se suman a las amenazas habituales que se ciernen sobre la agricultura. Entre ellas figuran las perturbaciones por las tensiones comerciales, la propagación de enfermedades de cultivos y animales, la creciente resistencia a los antimicrobianos, las respuestas normativas a las nuevas técnicas de fitomejoramiento y los fenómenos climáticos cada vez más extremos. Entre las incertidumbres figura también la evolución de las preferencias alimentarias por cuestiones de salud y sostenibilidad y las respuestas de las políticas frente al alarmante incremento de la obesidad a nivel mundial.

Crecimiento demográfico, urbanización y estilos de vida

En todo el mundo, se prevé que el uso de cereales para la alimentación aumente en unos 150 millones de toneladas durante el período de la previsión -lo que supone un incremento del 13 por ciento-, sobre todo gracias al arroz y el trigo. El principal motivo de este alza proyectado en el uso de alimentos básicos es el crecimiento demográfico, que se espera más rápido en el África subsahariana y Asia meridional.

©FAO/Marco Longari

“Lamentablemente, se prevé que las regiones más necesitadas experimenten un lento crecimiento de sus ingresos y, por lo tanto, sólo pequeñas mejoras en su estado nutricional”, advirtió el Subdirector General de la FAO para Desarrollo Económico y Social, Máximo Torero. “Las conclusiones –añadió- apuntan a una disminución general de la subalimentación; sin embargo, con las tasas actuales de mejora, seguiríamos estando muy lejos de alcanzar el objetivo del Hambre Cero para 2030”.

“Las Perspectivas dejan meridianamente claro que el comercio es fundamental para la seguridad alimentaria mundial”, señaló por su parte el Director de Comercio y Agricultura de la OCDE, Ken Ash. “Las regiones que están experimentando un rápido crecimiento demográfico –explicó- no son necesariamente aquellas en las que la producción de alimentos puede aumentar de forma sostenible, por eso es esencial que todos los gobiernos apoyen unos mercados agroalimentarios abiertos, transparentes y predecibles”.

El informe predice un aumento de los niveles de consumo de azúcar y aceites vegetales, lo que refleja la tendencia actual hacia alimentos preparados y más procesados, sobre todo en muchos países de ingresos bajos y medianos que se están urbanizando rápidamente. Mientras tanto, es probable que la preocupación por la salud y el bienestar impulse a muchos países de ingresos más altos hacia un menor consumo de carnes rojas y un cambio de los aceites vegetales a la mantequilla.

Además, se prevé que la demanda de cultivos forrajeros supere el aumento de la producción animal en los países en los que el sector ganadero está evolucionando desde sistemas de producción tradicionales a sistemas comerciales, mientras que se prevé que el uso de productos básicos agrícolas como materia prima para la producción de biocombustibles crezca sobre todo en los países en desarrollo.

El comercio de productos básicos agrícolas y pesqueros debería aumentar en el próximo decenio en torno al 1,3 por ciento anual, de forma más lenta que en los últimos diez años (3,3 por ciento de media), ya que se espera que el crecimiento de la demanda mundial de importaciones se ralentice. En cuanto a las exportaciones, se prevé que América Latina y Europa aumenten sus ventas a mercados extranjeros.

RESUMEN DEL INFORME

Precios

La fortaleza de la oferta prolongada durante varios años impulsó la reducción de los precios internacionales de la mayoría de los productos básicos agrícolas, aunque los precios de los cereales, la carne de vacuno y la carne de ovino muestran una recuperación a corto plazo. Las proyecciones indican que, durante la próxima década, los precios reales de casi todos los productos básicos cubiertos en las Perspectivas se mantendrán en los niveles actuales o por debajo de ellos, dado que las mejoras en materia de productividad aún superan el crecimiento de la demanda.

Consumo

La población mundial en aumento continuará utilizando cantidades crecientes de productos agrícolas como alimento, como forraje y como insumo para fines industriales. En la próxima década, gran parte de la demanda adicional de alimentos provendrá de regiones con un alto crecimiento demográfico, en particular África subsahariana, India y la región de Oriente Medio y África del Norte.

Se prevé que el consumo de alimentos básicos per cápita se estancará, dada la saturación de la demanda para la mayor parte de la población mundial. Se espera que la demanda de carne sea relativamente fuerte en América, en tanto que los ingresos bajos seguirán restringiendo el consumo de carne en África subsahariana. Los productos lácteos frescos cubrirán una buena parte de la demanda de proteína en Asia (sobre todo en India y Pakistán). En términos más generales, se espera que el consumo per cápita de azúcar y aceite vegetal aumentará, impulsado por la urbanización y el cambio a alimentos más procesados y de conveniencia.

La combinación de un consumo excesivo de calorías, dietas desequilibradas y menores niveles de actividad implica una carga creciente de sobrepeso y obesidad en varios países del mundo. En muchos países de ingresos bajos y medios estos problemas coexisten con la subalimentación  y las deficiencias de micronutrientes, lo que se traduce en una “triple carga” de malnutrición.

La sólida demanda de productos alimentarios de origen animal brinda incentivos para incrementar la producción  del sector ganadero, al aumentar el tamaño de los hatos. Junto con las mejoras previstas en las tasas de utilización, la demanda de alimento para animales se estimulará y se espera que los cultivos de forraje, como maíz y soya, aumentarán su cuota en la mezcla mundial de cultivos. Por consiguiente, se prevé que durante la próxima década el aumento del uso de cereales para forraje excederá el incremento para uso alimentario.

Los biocombustibles contribuyeron en buena medida al incremento de la demanda de cultivos entre 2000 y 2015, pero dicho incremento será menor durante la próxima década. La demanda adicional provendrá sobre todo de Indonesia, que utilizará el aceite vegetal para producir biodiésel, y de la República Popular China y Brasil, que utilizarán yuca y caña de azúcar para producir etanol.

Produccn

Se espera que la producción agrícola crezca un 15% durante la próxima década, en tanto que el uso mundial de los terrenos agrícolas permanecerá estable en términos generales. Las proyecciones de expansión de la producción  de cultivos pueden atribuirse en buena medida a las mejoras en los rendimientos y a una mayor intensidad de producción debida a la innovación tecnológica.  El aumento previsto de la producción  ganadera se basará en la expansión de los hatos, así como en un uso mayor y más eficaz del forraje. Debido a las limitaciones en la pesca de captura, casi todo el crecimiento proyectado en la oferta de pescado y marisco provendrá de la acuicultura, y su participación en la producción total aumentará hasta situarse cerca del 55% en 2028.

La agricultura sigue contribuyendo de manera considerable a las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Se espera que las emisiones directas de la agricultura, en particular de la ganadería, así como de los arrozales y de los fertilizantes sintéticos, crecerán un 0.5% anual durante la próxima década, en comparación con el 0.7% anual registrado durante los 10 años previos. Esta cifra es menor que el aumento de la producción agrícola, lo cual indica un descenso en la intensidad de carbono a medida que aumenta la productividad.

Comercio

El comercio internacional seguirá siendo esencial para la seguridad alimentaria en un creciente número de países importadores de alimentos. También sigue siendo importante para los ingresos y el nivel de vida de regiones exportadoras como América Latina y el Caribe, región que se espera que siga elevando su participación en las exportaciones agrícolas mundiales. La región del Mar Negro consolidará su posición como exportador líder de trigo y de maíz, y la mayoría de las exportaciones se destinarán a Oriente Medio y África del Norte.

Los mercados agrícolas mundiales afrontan una serie de nuevas incertidumbres que se suman a los riesgos tradicionalmente altos que sufre la agricultura. Por la parte de la oferta, dichas incertidumbres incluyen la propagación de enfermedades como la peste porcina africana, la creciente resistencia a los antimicrobianos, las respuestas regulatorias a nuevas técnicas de fitomejoramiento y las respuestas a eventos climáticos extremos, cada vez más probables. Por el lado de la demanda, la incertidumbre incluye los cambios en las dietas, que reflejan las percepciones relativas a los problemas de salud y sostenibilidad, y las respuestas de políticas públicas a las alarmantes tendencias en términos de obesidad. Otro factor es la mayor incertidumbre respecto a futuros acuerdos comerciales entre varios actores importantes asociados con los mercados agrícolas mundiales. Una escalada de las tensiones comerciales continuas podría reducir y redirigir el comercio, con las correspondientes repercusiones para los mercados internacionales y nacionales.

Agricultura Latinoamericana: Perspectivas y Desafíos

El capítulo especial de este año se centra en América Latina y el Caribe (ALC), región rica en tierra y agua, que representa el 14% de la producción mundial y el 23% de las exportaciones mundiales de productos básicos agrícolas y pesqueros. Se prevé un incremento del 22% en los cultivos y del 16% en los productos ganaderos, siete y dos puntos porcentuales, respectivamente, superiores al promedio mundial. En 2028, la región representará más del 25% de las exportaciones mundiales de productos agrícolas y pesqueros, lo cual destaca la importancia de la apertura comercial a nivel mundial.

Aumentar la productividad de manera sostenible requerirá inversiones estratégicas en un entorno propicio para la agricultura. Sin embargo, debido a la diversidad de la infraestructura rural y a las iniciativas de I+D emprendidas en toda la región, hay requisitos diferentes para elevar el gasto público en inversiones de este tipo. Varios gobiernos de la región también tendrán que invertir en la mejora del desempeño del sector en materia ambiental.

Las fuertes oportunidades de crecimiento de los cultivos de frutas y verduras de alto valor brindan a su vez posibilidades a los pequeños agricultores, pero las políticas deberán diferenciarse de acuerdo con su dotación de recursos y su potencial de mercado. La constante feminización del sector agrícola en la región exige realizar intervenciones orientadas a mejorar el acceso de las mujeres agricultoras a la educación, al crédito y a los servicios de extensión agrícola.

La seguridad alimentaria sigue representando un problema en la región, pues muchos hogares no pueden costear los alimentos que necesitan. En vista de que la pobreza extrema ha aumentado desde 2015, asegurar el aumento de los ingresos de las comunidades más vulnerables resulta una medida primordial y un reto en el que el desarrollo agrícola desempeña un papel fundamental. Dado el rápido aumento del número de personas con sobrepeso y obesidad, se han puesto en marcha varias iniciativas para contrarrestar estas tendencias, desde el suministro de información pública hasta la instauración de regulaciones sobre medidas industriales y fiscales. Es urgente evaluar dichas políticas para poder intensificar las iniciativas exitosas y ampliarlas a otros países.

 

 

La cosecha de cereal de 2019 será mala, pero no tanto como se temía en las primeras estimaciones de junio

 

Cooperativas Agro-alimentarias de España eleva las previsiones hasta de 17,4 millones de toneladas

A medida que las cosechadoras van avanzando por el campo y se completa la recolección parcela a parcela, se van confirmando las previsiones de que la cosecha de cereal de 2019 será floja. Aunque los peores augurios realizados a lo largo del mes de junio, que anunciaban un año catastrófico al nivel de los peores de las series históricas del sector, se ven matizados al alza en muchos casos. Los rendimientos por hectáreas en muchas parcelas de cebada y, sobre todo de trigo blando, que se temía no alcanzarán los 2.000 kg, acaban superando los 3.000 kg/ha.

El resultado del año, en cualquier caso, va a ser malo año en conjunto, con algunas zonas más castigadas que otras, sobre todo en el sur del Duero dentro de Castilla y León.

Desde el Consejo Sectorial de Cereales de Cooperativas Agro-alimentarias de España, en su última reunión de la pasada semana, se ha realizado una segunda estimación de la cosecha, considerando que que se situará en 17,4 millones de toneladas, lo que supone un 27,3% menos con respecto a la pasada campaña y un 20,6% menos respecto a la media de los tres últimos años. Por cultivos, en trigo blando se alcanzarán los 4,34 Mt, en cebada los 6,94 Mt, en maíz los 3,56 Mt, en trigo duro las 700.608 toneladas, en avena las 859.445 toneladas, en centeno las 286.187 y en triticale y otros las 802.824 toneladas.

Tal y como ha destacado el presidente sectorial de herbáceos, Juan Carlos Bermejo, “nos encontramos ante una de las cosechas de cereales más cortas de los últimos años, debido a la falta de lluvia y al calor durante los meses de mayo y junio”.

Frente a esta baja producción, señala Bermejo, se contraponen unas perspectivas de consumo de más de 38 millones de toneladas, que suponen más de 3 millones de toneladas al mes, lo que va a plantear un gran reto para el sector cerealista español, que necesitará complementar la producción nacional con numerosas importaciones, lo que requiere una estructura ágil y bien dimensionada, que sea capas de hacer una oferta homogénea y día a día, como la que realizan las cooperativas. Porque, si bien la cosecha de cereal en España es corta, “el mundo tiene suficiente cereal para abastecer nuestras necesidades -añade”, y debemos analizar correctamente la comercialización de nuestro cereal en ese contexto. Es necesaria una buena y organizada campaña de comercialización, que consiga dar el valor que tiene nuestro cereal en la cadena como hacen cooperativas a lo largo de toda la campaña, es la única manera en que los productores alcancen un precio atractivo en el mercado”.

DEMOAGRO Speciality y Agrievolution centrarán el interés de fabricantes y usuarios de maquinaria para cultivos especiales a principios de octubre

■ A tres meses del evento, que se celebrará en Turís (Valencia), Ansemat ya tiene confirmada la presencia de todo el espacio de expositores previsto

■ Todas las marcas de primer nivel estarán presentes en esta primera demostración de maquinaria agrícola para cultivos especiales

■Ya se pueden solicitar las entradas online en la web de Demoagro

Demoagro Specialty, se celebrará los días 1, 2 y 3 de octubre en Turís (Valencia) organizado por la Asociación Nacional de Maquinaria Agropecuaria, Forestal y de Espacios Verdes, ANSEMAT. Se trata de un evento que cobrará especial magnitud por ser la primera demostración dedicada en exclusiva a cultivos especiales y por coincidir uno de sus días con Agrievolution.

Este nuevo proyecto de la asociación, basándose en los mismos principios que caracterizan a DEMOAGRO para cultivos extensivos, brinda a las empresas la posibilidad de exponer de manera directa, cercana, los detalles de sus lanzamientos más recientes, aunando calidad, sostenibilidad y eficacia, desde el diseño y fabricación hasta la comercialización y posventa.

Y, aunque todavía quedan tres meses, los preparativos ya están en marcha. Ansemat, organizadora de este evento, tiene confirmada la presencia del 100% de los expositores que conformarán esta demostración de maquinaria agrícola dedicada en exclusiva a cultivos especiales, como complemento al encuentro celebrado el pasado mes de junio en Huesca, que se centró en cultivos herbáceos.

La localización en esta ocasión será en la partida ‘El Carrascal’, de la provincia valenciana, donde podrán contemplarse en vivo y probarse distintas máquinas específicas. El recinto tiene un espacio de 23 hectáreas, que se  dividirán en 20 parcelas distribuidas en hileras según cultivo y de la manera que sigue:

– Cuatro destinadas a cítricos;

– Once a frutas de hueso;

– Una a frutas de pepita;

– Cuatro a viñedo.

En la web de Demoagro (www.demoagro.es) ya se pueden reservar entradas para Specialty, que son completamente gratuitas. Basta con entrar en la página www.demoagro.es/reserva-de-entradas para solicitar las que cada profesional necesite.

Variedad de maquinaria y de marcas líderes del sector.- Entre las máquinas que podrán probarse habrá desde tractores fruteros hasta nebulizadores, pasando por gradas, trituradores, desbrozadoras, parrillas recogedoras de piedras y un largo etcétera, de más de 30 marcas de primer nivel.

El 2 de octubre coincidirán Specialty y Agrievolution.- El segundo día de esta primera edición de Demoagro Specialty, dicha demostración coincidirá con la séptima de Agrievolution. Esta cumbre de maquinaria agrícola la organiza Ansemat como miembro de Agrievolution, una alianza internacional que integra 14 organizaciones que representan a más de 6.000 fabricantes de maquinaria agrícola. De este modo, Specialty obtendrá una visibilidad aún mayor que favorece claramente al sector agrícola de nuestro país.

La cumbre anterior de Agrievolution se celebró en Wu Han (China) en 2017 y sirvió para poner en de manifiesto los importantes cambios que este sector está viviendo en el país asiático, donde hay más de 2.300 fabricantes de maquinaria agrícola que apenas son capaces de cubrir las muchas necesidades de mecanización que tiene este sector en el país.

En el programa de la cumbre se analizaron los últimos avances en tecnologías de agricultura de precisión para plantadoras, pulverizadores, esparcidores de estiércol y cosechadoras, así como la mejora en las tecnologías para reducir los impactos del trabajo agrícola sobre el suelo, tanto en el desarrollo de aperos y tractores como en el de los neumáticos.

ROBOCROP: Agricultura de precisión para eliminar de forma eficiente y sostenible las malas hierbas en los cultivos extensivos

Robocrop es un sistema para la escarda de malas hierbas entre líneas y entre plantas, de forma mecánica y automatizada. Una solución perfecta para explotaciones en las que se apliquen criterios de producción ecológicos que deban ser certificados.

Hace unos días, la empresa AAMS, distribuidora del Robocrop de Garford en España, realizó una demostración de trabajo con el equipo en una parcela de la provincia de Palencia, en unos ensayos de producción de trigo y leguminosas organizados por el ITAGRA y las empresas Agrotecnipec y RAGT.

Carlos Escribano, gerente de AAMS, explica los aspectos generales de este sistema de trabajo.

– ¿Qué es el Robocrop?

Es una máquina que quita las malas hierbas entre líneas. Es una binadora que está dotada con un sistema de visión artificial. El agricultor configura el trabajo en una pantalla dentro del tractor (número de líneas y espacio entre líneas). La máquina puede tener diferentes elementos para trabajar hasta un ancho de 12 metros. Los cuerpos se pueden desplazar para adaptarse a diferentes marcos de trabajo y se pueden poner diferentes tipos de reja. Algo muy importante es la presión hidráulica en las ruedas, para que las rejas se mantengan en el suelo, sin levantarse.

– ¿Cuál es la diferencia esencial de esta máquina respecto a otras binadoras tradicionales?

Esta máquina, en función de la visión artificial, desplaza el bastidor hidráulico de modo que las rejas se mueven a un lado y a otro para eliminar las malas hierbas detectadas en la línea de trabajo. Si el cultivo está bien establecido, la precisión que se consigue es de dos milímetros, aunque en el campo se trabaja con un centímetro por las holguras de las máquinas.

– El equipo está previsto para eliminar las malas hierbas del cultivo, ¿pero qué otras ventajas tiene?

Sí, elimina las malezas de los cultivos pero, sobre todo, prescinde de la persona que tradicionalmente va sentada atrás en otras máquinas, conduciendo el apero para evitar eliminar también el cultivo. Otra ventaja es la velocidad de trabajo y la comodidad. Por ejemplo, en garbanzo estuvimos haciendo pruebas a 10 Km/hora, cuando el agricultor estaba acostumbrado a escardar a 4 Km/h. Entonces, el rendimiento es mucho mayor.

– ¿Quién puede utilizar este equipo?

Este equipo es sencillo de utilizar por cualquier agricultor. No requiere una preparación especial.

– Este equipo que ustedes han traído a la demostración se utiliza en cultivos extensivos, hay otros Robocrop específicos para otros cultivos?

Sí, tenemos el Robocop in Row, que escarda de manera más precisa alrededor de las hortalizas. Este es ideal para empresas hortícolas o empresas de servicios.

ROBOCROP INLINE

Robocrop inLine es un sistema de escarda mecánica entre líneas totalmente automatizado, que permite un trabajo de precisión y ofrece un sistema de lucha contra las malas hierbas completamente sostenible desde el punto de vista medioambiental y eficiente desde el punto de vista económico.

El equipo se compone de un bastidor dotado con un sistema de dirección hidráulica independiente y de una o varias cámaras que recogen la imagen del cultivo por delante del bastidor. La imagen recogida por estas cámaras es procesada por un sistema de visión artificial que reconoce las líneas de cultivo y da instrucciones a la dirección hidráulica del bastidor para llevarlo paralelo a las líneas.

ROBOCROP INROW

Robocrop inRow es un sistema de escarda mecánica automatizada, ideal para explotaciones en producción ecológica. Está compuesto por los órganos escardadores y un sistema de visión artificial. Este sistema de visión artificial reconoce las líneas de cultivo y da instrucciones a la dirección hidraúlica propia del bastidor, para que los brazos de escarda entre líneas se mantengan centrados.

Además, con la información recogida por el sistema de visión artificial, se adecúa de forma independiente el movimiento de cada disco de escarda entre plantas, en función de la velocidad de avance y de la posición de las plantas en las líneas, consiguiendo que los discos eviten las plantas y no se dañe el cultivo.

El sistema de visión artificial lo integran una o varias cámaras, y un monitor con el software de reconocimiento de imagen.
Cada cámara puede cubrir un ancho de hasta de 2m y los bastidores se configuran según las necesidades del cliente (marco del cultivo, en meseta o en llano, anchura de trabajo…) con anchos de hasta 6 m.

El software de procesamiento de imagen compara la posición de los grupos de píxeles verdes que reconoce como cultivo, con los datos del marco del cultivo que se le han introducido.

Esta contrastación de los datos le dan gran solidez en su funcionamiento frente a la variabilidad de las condiciones en el campo (rodales de malas hierbas, clareos…).

Cada cámara puede cubrir un ancho de hasta de 2m.

Los bastidores se configuran según las necesidades del cliente (marco del cultivo, en meseta o en llano, anchura de trabajo…) con anchos de hasta 12 m.

TECNOLOGÍA DE PRECISIÓN CONTRA LAS MALAS HIERBAS

ROBOCROP: SOLUCIÓN ECOLÓGICA CONTRA MALAS HIERBAS… Carlos Escribano de la empresa AAMS Ibérica nos cuenta un ensayo de control de malas hierbas en una parcela de secano ecológico en la provincia de Valladolid con Robocrop, un sistema de escarda mecánica entre líneas totalmente automatizado y de precisión milimétrica que se consigue con cámaras de visión artificial que dirigen el trabajo de los cultivadores que van avanzando sobre el terreno entre las líneas de cultivo. Un sistema eficiente, sostenible y económico para eliminar malas hierbas…DI QUE TE GUSTA Tierras CongresosMás videos en #tierrascongresosVisita www.laagriculturadigital.com

Publicada por Tierras Congresos en Domingo, 7 de julio de 2019

 

NoPest, combinación de nuevas moléculas y herramientas de agricultura de precisión para resolver enfermedades en cultivos como vid y patata

El proyecto europeo NoPest (Novel Pesticides for a Sustainable Agriculture) tiene como objetivo desarrollar nuevos productos y nuevas estrategias que resulten menos tóxicas, menos contaminantes y más fiables para luchar contra algunos patógenos de incidencia importante sobre los cultivos, en concreto sobre el mildiu en vid y patata. Se plantea como un proyecto innovador que pueda abrir nuevas puertas al desarrollo de la agricultura en Europa y que acabará poniendo nuevos productos en el mercado.

Surge por la necesidad de ofrecer alternativas sostenibles al uso de pesticidas tradicionales contra enfermedades que tienen efectos muy perjudiciales en la agricultura. Se inició en enero de 2019 y se encuadra en el programa ‘Future and Emerging Technologies Open’ (Horizon 2020) de la Unión Europea. Cuenta con una financiación de más de tres millones de euros para sus cinco años de duración prevista.
Será desarrollado por un consorcio internacional en el que se integran la Universidad de La Rioja, la Università degli Studi di Milano (Italia), encargada de la coordinación del proyecto, el Kungliga Tekniska Hoegskolan (Suecia), la Universite Paris-Sud (Francia) y la Bar Ilan University (Israel), junto a la empresa multinacional Sipcam Oxon.

El equipo de científicos internacional que lo va a desarrollar plantea el empleo de compuestos orgánicos para impedir el desarrollo de los hongos que causan el mildiu. Los nuevos fungicidas se obtendrán a partir de proteínas (nuevos péptidos, que son proteínas de bajo peso molecular) que sean capaces de reconocer e interaccionar con moléculas diana específicas. En este caso, inhibirán la actuación de enzimas involucradas en la formación de la pared celular de los hongos, destruyéndolos.
Estos productos, diseñados y optimizados en laboratorio, sustituirían a los fitosanitarios tradicionales que se usan para combatir el mildiu (cobre y otros compuestos químicos), cuyo uso masivo provoca contaminación, toxicidad residual y efectos adversos en la salud humana. El proyecto contribuirá así a una agricultura más segura y respetuosa con el medio ambiente.
El catedrático de Viticultura de Precisión de la Universidad de La Rioja, Javier Tardáguila, destaca que ‘los compuestos obtenidos se combinarán con herramientas de agricultura de precisión, diseñando tecnologías y herramientas innovadoras para monitorizar la incidencia de las enfermedades y asegurando el buen funcionamiento de esta nueva generación de productos fitosanitarios’.
Tardáguila coordina a los científicos de la Universidad de la Rioja que participan en el proyecto, pertenecientes al grupo de investigación Televitis (especializado en nuevas tecnologías y sensores no invasivos en viticultura), al Departamento de Ingeniería (expertos en evaluación de impacto ambiental) y al Departamento de Economía (responsables del análisis del impacto económico (coste-beneficio) y social de los nuevos productos fitosanitarios).

UNA NUEVA SANIDAD VEGETAL

Los miembros del filo oomycete representan patógenos de cultivos altamente problemáticos y una amenaza para la seguridad alimentaria mundial. Las infecciones por oomicetos actualmente se controlan mediante aplicaciones frecuentes de compuestos a base de cobre, pero el uso masivo de estos compuestos conduce a la contaminación, la toxicidad residual y los efectos adversos en la salud humana.

NoPest pretende desarrollar un enfoque respetuoso con el medio ambiente para la protección de cultivos como alternativa a los pesticidas químicos convencionales. La estrategia, inspirada en la investigación médica y farmacéutica, se basa en aptámeros peptídicos para contrarrestar las infecciones por oomycetes por

  1. i) identificación de péptidos pequeños (aptámeros de péptidos lineales / cíclicos) que inhiben las enzimas vitales involucradas en la formación de la pared celular del oomiceto y la estabilidad celular;
  2. ii) optimizar la eficiencia del aptámero a través de peptidomiméticos diseñados para aplicaciones de campo;

iii) buscar, utilizando enfoques de quimioinformática, moléculas pequeñas no peptídicas que imiten la actividad de los aptámeros.

Estos objetivos se abordarán mediante la selección de aptámeros peptídicos de bibliotecas combinatorias, en función de su afinidad y especificidad por las dianas proteicas seleccionadas.

Los beneficios clave serán

i) baja probabilidad de seleccionar cepas de oomicetos resistentes y sin riesgo de co-selección de bacterias resistentes a metales pesados;

ii) sin impacto en la salud animal y humana;

iii) bajo impacto ambiental, ya que el enfoque se basa en péptidos que consisten en aminoácidos naturales;

iv) potencial para desarrollar productos adicionales que confieran resistencia antimicrobiana a cualquier patógeno del cultivo. Además, para hacer que las nuevas moléculas sean competitivas en el mercado de los pesticidas, se desarrollarán herramientas de detección no invasivas para el cultivo de precisión, lo que llevará a un uso reducido de pesticidas para los tratamientos de campo.

LOS REGANTES SE OPONEN AL AUMENTO DE LOS COSTES RELACIONADOS CON EL USO DEL AGUA QUE PROPONE EL GOBIERNO

 

NOTA DE FERDUERO

El Ministerio para la Transición Ecológica ha iniciado la elaboración del llamado Libro “Verde” de la Gobernanza en España. Uno de los fines que persigue es la modificación del régimen económico financiero del agua o, lo que es lo mismo, aumentar los costes asociados al uso de dicho recurso, lo que penalizaría gravemente a los usuarios regantes inmersos en la actualidad en importantes inversiones asociadas a la modernización. Esto es la nueva “ocurrencia” del MITECO para conseguir un uso más eficiente del agua.

Desde FERDUERO nos oponemos a esta medida, tal y como ya lo ha hecho FENACORE a nivel nacional y otras Federaciones en diferentes cuencas hidrográficas. En defensa de esta oposición a dicha medida, tenemos que manifestar que en España se recuperaron más del 70% de los costes asociados al regadío (superamos el 80% de los costes financieros), lo que hace que seamos el país que mejor cumple la Directiva Marco en Europa, a pesar de necesitar construir más infraestructuras de regulación y transporte que la mayoría de ellos para tener garantizado el recurso por nuestra clara desventaja en lo que a precipitaciones de lluvia se refiere. En la Ley de Aguas vigente y sus Reglamentos ya existen fórmulas para poder repercutir los costes asociados al consumo, tal y como ya hacen las Comunidades de Regantes con los gastos eléctricos y otros que se aplican en función de los m3 utilizados. Pero una cosa es aplicar los costes actuales en función del agua utilizada y otra poner un precio al agua para convertir en prohibitivo su uso.

Consideramos que seguir aumentando la superficie de regadío modernizado y aplicando las últimas tecnologías asociadas al mismo es lo que mejoraría la gestión y el ahorro de agua. No debemos olvidar que en nuestro ámbito de actuación, que no es otro que la Cuenca del Duero, hay 80.000 has que han aprobado ya la modernización de sus infraestructuras de riego (habría otras 40.000 has susceptibles de modernizar) y que están esperando a que se forme el Gobierno para sacar adelante unos presupuestos con mayor consignación económica destinada a la modernización, prácticamente paralizada, lo que también supone un frenazo para el ahorro de agua en el regadío, que en las actuaciones ya realizadas ha supuesto una disminución de entre un 10% y un 25%, dependiendo de la situación de partida de cada zona regable modernizada.

Se nos pretende aplicar un impuesto medioambiental como si los regantes en exclusiva tuviésemos que pagar por algo de lo que disfruta toda la sociedad. Ya nos produce cierto hartazgo estar siempre en el punto de mira de la opinión pública, con  continuas acusaciones de que somos los depredadores del agua y los grandes contaminadores como fruto de nuestra actividad. Nada más lejos de la realidad, ya que de acuerdo con el avance del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de 2018, el sector agrario en general tuvo una contaminación neutra y sus emisiones descendieron con respecto al año anterior gracias a la bajada del 2,5% de emisiones derivadas de la actividad agrícola. La realidad es que el regadío produce efectos muy positivos para el medio ambiente porque las plantas capturan CO2 atmosférico, evitan la desertización, mantienen un paisaje característico y fijan población en el medio, aspecto este último fundamental para la preservación del mundo rural.

Esperamos más sensibilidad de las diferentes Administraciones hacia el sector del regadío, que está realizando un enorme esfuerzo inversor en modernización para la distribución del agua en alta, en baja y en parcela, condenado por una contratación eléctrica que castiga su consumo estacional debido a los incrementos desproporcionados del término de potencia, sin que el Gobierno se dé prisa por elaborar el reglamento que permita los contratos de temporada y otras reglamentaciones contenidas en la disposición final segunda y tercera de la Ley 1/2018, de 6 de marzo, por la que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía.

En definitiva, los inputs asociados a nuestra actividad no paran de crecer mientras que el precio de nuestros productos se mantiene en los niveles del inicio de la democracia.

Tan solo un último apunte relacionado con la necesidad de incrementar la regulación en algunos de los sistemas de nuestra cuenca con un doble objetivo: por un lado, garantizar el suministro de agua a todos los usuarios (sería catastrófico realizar las inversiones que se están acometiendo y no disponer de agua); y por el otro, paliar los efectos del cambio climático que predice la alternancia de períodos de grandes precipitaciones con otros de sequía extrema, con el perjuicio que esto provocaría en los ecosistemas y en los bienes asociados a la actividad humana de las zonas rurales.

Para la elaboración del documento base de trabajo del Libro Verde de la Gobernanza del Agua en España se contó con la contribución de 32 expertos, de los cuales tan solo 2 representaban al regadío: uno a las aguas superficiales y otro a las subterráneas. En cambio, los sectores medioambientales estuvieron ampliamente representados, lo cual resulta paradójico. Apenas se tiene en cuenta la opinión de los mayores usuarios del agua (que la usan para producir alimentos) y que pagan por partida doble (tasa asociada a la prestación del servicio y amortización de obras e impuestos como cualquier ciudadano), mientras que se da más relevancia a quienes su actividad económica y forma de vida depende en menos medida del agua.

Hasta ahora han contado con nuestro apoyo y colaboración en la aprobación de los Planes Hidrológicos y otros documentos legislativos a pesar de no recoger todas nuestras propuestas, pero esto puede ser la gota que colme el vaso, por lo que si siguen adelante con su propósito de modificar el régimen económico-financiero incrementando los costes asociados al uso del agua, no apuestan de nuevo por la modernización de regadíos y los incrementos de regulación necesarios y no ponen freno a la subida desmesurada de los costes eléctricos, se encontrarán con nuestra rotunda oposición y nos tendrán enfrente y no a su lado.

El cambio climático pone en peligro la supervivencia de una parte importante de la viticultura mediterránea

Los cultivos de viña al sur de Europa se verán gravemente afectados las próximas décadas por la carencia de agua y el aumento de la temperatura

La producción de vino es una de las actividades agrícolas más importantes de la Europa meridional, incluida el área mediterránea, pero esto podría variar sustancialmente como consecuencia del cambio climático,si no se empiezan a aplicar medidas que mitiguen su impacto, según un estudio hecho por investigadores del grupo de investigación en Meteorología de la Universidad de las Illes Balears.

El estudio, que se ha publicado recientemente en la revista científica Regional Environmental Change, concluye que el incremento de la temperatura y la disminución de las precipitaciones en la Europa meridional y al área mediterránea podrían modificar negativamente las próximas décadas las condiciones que ahora favorecen el crecimiento de la viña. Así, el impacto del cambio climático podría condicionar la viabilidad de la viticultura tal como la conocemos en las regiones vitivinícolas europeas, entre las cuales se incluyen la península Ibérica y las islas Baleares.

Investigadores del Grupo de Meteorología de la Universidad de las Islas Baleares

Los investigadores de la UIB han evaluado el impacto que el cambio climático podría tener sobre varias variables y índices bioclimáticos de interés para el cultivo de la viña y la industria vinícola. El trabajo se ha hecho a partir de la comparación entre los datos reales del periodo 1981-2005 y las proyecciones climáticas para el periodo 2021-2100 en un escenario de ausencia de políticas de mitigación de la emisión de gases de efecto invernadero.

Incremento de la temperatura

Centrándose de manera específica en el periodo 2046-2070, el estudio prevé un incremento generalizado de la temperatura máxima estival a mediados de siglo XXI, especialmente a la región de la Europa meridional y mediterránea (entre 2,7 y 4,3 grados respecto del periodo 1981-2005). Esto hará que en muchas zonas productoras de Francia, España, Italia y Portugal, la temperatura acabe siendo superior a la óptima para el cultivo de la viña (25 grados). Además, durante la época de crecimiento de la viña (de abril a octubre) se logrará los niveles más elevados de crecimiento de las temperaturas en la Grecia meridional (+3 grados), el área central de España (+3,6 grados) y en los países del Oriente Medio (+4,2 grados).

El estudio también prevé que el aumento de la temperatura comportará una nueva clasificación de las regiones europeos según el índice de Winkler, que mide la acumulación de calor y permite clasificar cada región en una escala del 1 al 5 de acuerdo con la idoneidad para cultivar viña y la calidad del vino que se podría producir. Del mismo modo, también se prevén cambios importantes en la clasificación de las variedades potenciales de uva para cada región, de acuerdo con el índice de Huglin.

El incremento general proyectado para las temperaturas máximas afectará negativamente el ciclo de crecimiento de las viñas europeas, especialmente en verano, que es cuando se acontece el desarrollo del fruto. A modo de ejemplo, en la región de la Europa meridional y mediterránea, los cultivos estarán expuestos durante periodos más largos a temperaturas que excederán el umbral de maduración correcto. En consecuencia, la calidad de la uva empeorará, tendrá menos aromas y perderá de pigmento. También se espera que mengüe la producción en estas regiones a consecuencia de las condiciones severas de estrés térmico.

Un ejemplo son las regiones central y nororiental de la península Ibérica, donde variedades como el tempranillo y la garnacha estarán expuestas a condiciones térmicas durante el periodo de crecimiento que excederán las óptimas (17,5 y 18 grados, respectivamente). En cambio, otras regiones europeas que actualmente tienen temperaturas más frías durante la época de crecimiento (como por ejemplo Alemania, el norte de Francia o la república Checa) lograrán las condiciones térmicas óptimas para el crecimiento de estas variedades a mediados de siglo XXI.

Descenso de precipitaciones

En cuanto a la precipitación, los investigadores prevén que la media anual disminuya de manera significativa al sur de Europa y en el Mediterráneo (-24 por ciento), mientras que se incrementaría en el centro y al norte de Europa (más de un 4 por ciento). Las viñas mediterráneas toleran ciertos niveles de sequía gracias a los sistemas arraigados profundos. Sin embargo, una disminución sustancial de la precipitación durante la temporada de maduración puede causar una reducción importante de la disponibilidad de agua durante los periodos de crecimiento y maduración. Los investigadores apuntan que, para las regiones vinícolas actuales de España, Portugal y del sur de Italia, la importante disminución de las precipitaciones a la primavera (-40%) sería un factor limitador del crecimiento de las viñas.

Las necesidades de agua de la viña también se podrían incrementar a consecuencia de más evapotranspiración. De hecho, los investigadores esperan que se incremente a todo Europa (330-410 mm), lo cual afectaría principalmente al norte de España, Portugal y norte de Italia.

En el caso del balance hídrico, el estudio prevé que se reduzca al sur, pero que, en cambio, aumente en el centro y al norte del continente europeo. Por un lado, el aumento combinado de la evapotranspiración y la disminución de la precipitación anual implicaría reducciones significativas en la cosecha (-300 mm) en España, Portugal, al sur de Italia, a la costa de los Balcanes y al sur de Francia. En cambio, al norte de Europa, el incremento de la precipitación paliará los efectos de las pérdidas causadas por la evapotranspiración, lo cual dará lugar a un balance hídrico todavía más positivo en esta área del continente.

Cambios en las zonas productoras

Por todo ello, los autores del estudio apuntan que, si no se implantan medidas efectivas para reducir las causas del cambio climático, la idoneidad de determinadas regiones para la viticultura se vería afectada a causa de estos cambios en la temperatura y la disponibilidad de agua. Así, regiones de reconocido prestigio como La Rioja, en España, o el Piamonte, en Italia, tendrán condiciones menos favorables para una producción elevada, y la calidad del vino también menguaría. En cambio, estos cambios en el clima crearían nuevas áreas favorables al cultivo de viña en algunos países de la Europa central, como por ejemplo Alemania, Bélgica, Polonia o el sur de Inglaterra.

En este contexto, se hará necesario que los viticultores de las regiones afectadas por estos impactos del cambio climático introduzcan estrategias y prácticas de gestión de los cultivos nuevas para mantener los niveles de calidad y cantidad de la producción actuales. Los investigadores señalan también algunas de las prácticas vitícolas que probablemente veremos los próximos años: el enrejado/podado, las redes de sombreado, los cambios en el tipo de suelo, la modificación genética, la selección de lugares (vertientes norte/sur) y la mitigación del estrés hídrico mediante el riego de cultivos, y un uso eficiente del agua son algunos de los factores que podrían permitir una mejor adaptación a los impactos derivados del cambio climático.

Referencia bibliográfica

M. F. Cardell, A. Amengual i R. Romero. «Future effects of climate change on the suitability of wine grape production across Europe», Regional Environmental Change (2019). https://doi.org/10.1007/s10113-019-01502-x