La nueva App de INFORIEGO se convierte en un servicio de alerta de heladas en ‘tiempo real’

ENTREVISTA A JAVIER ANTOLÍN. Técnico del Servicio de Inforiego. ITACYL. Junta de Castilla y León

TIERRAS.- ¿Cómo funciona y dónde se puede consultar la Alerta de Heladas que ya incorpora InfoRiego?

JAVIER ANTOLÍN.- La alerta de heladas está incorporada en el nuevo visor geográfico de Inforiego, se puede consultar en el apartado de alertas. Está conformado por dos apartados de alertas de heladas, uno de ellos a corto plazo (periodo de unas 42 horas vista) y otro a medio plazo (7 días).

Mapa de riesgo de heladas a 1 semana. En verde zonas de riesgo bajo, en naranja las de riesgo medio y en rojo las de riesgo extremo. La consulta puede hacerse a nivel de cada localidad
Mapa de riesgo de heladas a 48 horas. En verde zonas de riesgo bajo, en naranja las de riesgo medio y en rojo las de riesgo extremo. La consulta puede hacerse a nivel de cada localidad

Las alertas funcionan mostrando una consulta geográfica a nivel de municipio dentro del mapa de Castilla y León, la manera de mostrar el riesgo de heladas es mediante un código de colores, estos colores van desde el verde que nos muestra una “Alerta Amarilla (Habituales, potencialmente peligrosos)”, en color naranja manifieste una alerta “Naranja (Riesgo importante)” y finalmente en rojo una alerta “Roja (Riesgo extremo)”. Esta simbología es común a ambas alertas de heladas.

Dentro del apartado de alertas a corto plazo, si se pincha sobre el municipio coloreado con su nivel de alerta, nos mostrará una serie de datos que caracterizarán a ese periodo de riesgo. Dentro de los datos mostrados en la consulta, los más importantes son la temperatura mínima, la hora de inicio del periodo en riesgo y la hora de finalización del mismo.

En cuanto a las heladas a medio plazo, cuando se consulta a nivel de municipio esta nos muestra las temperaturas mínimas previstas en los próximos 7 días.

TIERRAS.- ¿Desde cuándo se ha instalado y qué datos maneja para hacer las previsiones? ¿Para qué cultivos creen que puede ser más útil el servicio?

JAVIER ANTOLÍN.-El servicio de alertas del visor geográfico de Inforiego se instaló a finales del año 2018.

Las alertas de heladas que suministra el visor geográfico de Inforiego son muy útiles fundamentalmente para aquellos cultivos intensivos o de alto valor añadido donde se puedan implementar mecanismos de defensa o mitigación de daños producidos por las heladas. Estos cultivos cuya implantación o brotación se centra tanto en la primavera como en el otoño, se podrían destacar los de viña, hortícolas y frutales como los más notables.

TIERRAS.- Concretando en el viñedo, ¿históricamente, cuáles son los momentos de más riesgo para la viña?

JAVIER ANTOLÍN.- Los daños en el viñedo son producidos por norma general por las heladas de primavera, las cuales sufren daños en función de su estado fenológico, cuanto más avanzado desde el desborre menor resistencia a temperaturas bajas.

Una vez analizada la serie histórica de temperaturas mínimas recogidas en las bases de datos de Inforiego, podemos ver que los días en los que se baja de los cero grados y que destacan sobre la media son el 27 y 28 de Abril que acumulan muchas horas, seguidos por el 4 y 6 de Mayo, siendo necesario destacar que el máximo sin parangón ninguno, es el significativo 1 de Mayo, este es el día que más horas de <0º C acumula en toda la serie histórica.

Días con más riesgo de heladas en la serie histórica de Inforiego

Con lo anteriormente mencionado podemos deducir que el periodo del 27 de Abril hasta el 5 de Mayo, con el día 1 como máximo exponente, es el periodo crítico de existencia de heladas en la vid.

 TIERRAS.- ¿En esta campaña, hasta ahora, ha habido algún episodio de heladas excesivamente diferente a la serie histórica? ¿Algo que se salga de lo normal?

JAVIER ANTOLÍN.- En lo que va de campaña, en la zona de estudio podríamos afirmar que se han acumulado unas 11.119 horas de menos de cero grados de temperatura, comparándolo con el resto de la serie histórica de Inforiego se puede asegurar que lo que va de año agrícola se sitúa en la media alta de acumulación de horas bajo cero.

Dentro de lo que se puede observar a día de hoy, es una baja incidencia de heladas en el periodo que nosotros hemos definido como Otoño, llegando a acumular unas 746 horas de <0ºC en la zona de estudio frente a la media calculada para un periodo de 10 años que se sitúa en unas 1685 horas de <0ºC. Es decir estaríamos hablando de menos del 50% de horas de <0ºC de temperatura respecto a la media.

Horas de heladas acumuladas en las últimas campañas en la zona de estudio

En lo tocante a la parte del invierno de esta campaña, en lo transcurrido hasta hoy mismo se puede observar una alta acumulación de horas bajo cero, un total de 10373 horas de <0ºC. Si se hace una comparación de esta campaña respecto al valor de la media, establecida en unas 8676 horas de <0ºC, se puede observar que hasta el día de hoy en el periodo de invierno se han acumulado del orden de un 20% más de horas bajo cero que la media normal.

TIERRAS.- ¿Cómo se utiliza el servicio? ¿Se puede consultar a través del móvil?

JAVIER ANTOLÍN.- El servicio de alertas de riesgo de heladas se puede consultar dentro del visor geográfico de Inforiego, dentro del portal web www.inforiego.org. También se puede consultar el visor desde cualquier dispositivo móvil tipo Tablet o móvil Smartphone.

TIERRAS.- ¿Qué servicios ofrece la nueva App InfoRiego?

JAVIER ANTOLÍN.- La APP, para dispositivos móviles, creada para ofrecer a los regantes un instrumento más intuitivo, versátil y – lo más importante – fácil de manejar para la obtención de las recomendaciones de riego de sus cultivos. La aplicación se ha desarrollado a partir del contacto directo con el regante.

Para obtener una recomendación de riego basta con crear un cultivo en esta APP y luego indicar su superficie, tipo de cultivo, sistema de riego y ubicación, así como la fecha en la que se ha sembrado, la fecha de inicio del riego en el cultivo y la fecha de último riego. A partir de estos datos el sistema calculará y nos presentará una recomendación de riego para ese cultivo en el momento actual.

Esta APP es la primera de un Servicio Autonómico de Asesoramiento puesta a disposición de los regantes, en este caso de nuestro territorio, además es la única APP que consume nuestros servicios REST. Además está previsto desarrollar funcionalidades avanzadas que conviertan a la aplicación en un verdadero calendario de riego en tiempo real.

La APP InfoRiego ha sido diseñada siguiendo las directrices Material Design que propone Google, y presenta una interfaz limpia y sencilla, lo que garantiza que cualquier usuario básico que utilice un dispositivo Android en su día a día sea capaz de utilizar esta APP y de aprovechar al máximo la información que le ofrece el sistema sin necesidad de recibir una formación específica ni de leer manuales.

Además, esta APP está concebida para ser modular y escalable de manera que, aunque se vayan añadiendo funcionalidades que mejoren el aplicativo y le doten de características más avanzadas, las funcionalidades básicas se mantendrán, lo que permitirá a los usuarios con necesidades más básicas disponer de un aplicativo sencillo y a los usuarios más exigentes disponer de unas opciones avanzadas de gestión y configuración.

TIERRAS.- Con respecto a otro de los nuevos servicios que incorpora la web de InfoRiego, ¿qué es y cómo funciona el servicio de asesoramiento API-REST?

JAVIER ANTOLÍN.- La API de servicios REST, es una herramienta que suministra recomendaciones de riego vía Internet. Estos servicios son los primeros y únicos de esta naturaleza, puestos a disposición del público en España. Se suministra de este modo una recomendación de riego a través de un servicio on-line automatizado público y gratuito, para consumo de aplicaciones y sistemas de tipo M2M (“machine to machine”), como pueden ser los sistemas de Gestión del Riego de las CCRR y otros grandes usuarios así como otras Apps de asistencia al regante existentes ya en el mercado.

Además de la recomendación, proporcionamos también la información de los datos agroclimáticos es este mismo modelo de suministro

 TIERRAS.- ¿Qué pueden consultar los agricultores en este servicio? ¿Cómo pueden hacerlo?

JAVIER ANTOLÍN.- Esta herramienta principalmente sirve para consultar los datos agroclimáticos recogidos por las estaciones y recomendaciones de riego vía web.

Esta herramienta no está diseñada para su consulta directa por los regantes, para obtener los datos facilitados por esta herramienta es necesario desarrollar una consulta en aplicaciones y sistemas de tipo M2M (“machine to machine”).

Pero el regante puede consultar los datos facilitados por los servicios API REST a través de la APP de Inforiego, ya que esta herramienta consume directamente estos servicios.

La monitorización de los procesos de producción ayuda a ser más sostenible tanto a la agricultura ecológica como a la convencional

■ Compra de alimentos “eco” crece en España pero genera confusión en consumidor

■ Crece un 5% la superficie de producción ecológica y un 11% el número de industrias bio.

La compra de alimentos ecológicos crece en España y la perspectiva es que siga aumentando en los próximos años gracias sobre todo a la fuerte apuesta de las cadenas de supermercados por este tipo de productos, aunque el concepto sigue generando confusión en el consumidor.
Así se desprende de una jornada sobre este tipo de alimentos organizada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en la que diferentes expertos han reconocido que las etiquetas “eco”, “bio” y orgánico -que sí son sinónimas- se entremezclan con conceptos que nada tienen que ver, como dieta mediterránea, comida de kilómetro cero o sin intermediarios.
Durante el acto se han presentado dos estudios sobre este sector elaborados por la Asociación de Empresas de Gran Consumo (Aecoc), que revelan que el 44% de los españoles dice haber comprado productos ecológicos durante el último mes, y casi la mitad de ellos en la última semana.
“Hablamos de lo que declara el consumidor, no es un dato real porque la gente confunde y mezcla términos, en parte porque -desde el sector- no se lo ponemos fácil. Pero es una cifra muy explicativa para entender hacia dónde vamos”, ha destacado el autor del mismo, Xavier Cros, quien ha recordado que mercados como Francia o Alemania están más desarrollados en este segmento.
La encuesta, basada en más de mil entrevistas, apunta a que el 68% de ellos lo hicieron porque creen que los alimentos ecológicos son “más saludables” y les ayudan “a prevenir enfermedades”.
Sin embargo, el subdirector general de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica del Ministerio, Francisco Javier Maté, ha subrayado que los estudios científicos apuntan a que no hay pruebas de que este tipo de productos sean mejores en términos nutricionales ni tampoco en cuestión de cualidades organolépticas, por lo ha abogado por “ser cuidadosos y no levantar falsas expectativas”.
Según el informe de Aecoc, el 45% de los consumidores prevé elevar su compra de alimentos ecológicos el próximo año, productos que suponen ya un 31% de la cesta para estos compradores en volumen y representan, a su vez, un 36% de su gasto en comida.
Esta diferencia se explica porque lo “eco” suele tener un precio más elevado que el normal, aunque el diferencial es cada vez menor debido a que las cadenas de supermercados están apostando con fuerza por esta tendencia y lo están “democratizando”.
“Es una de las pocas tendencias dentro del mundo de la alimentación en la que el consumidor reconoce que está dispuesto a pagar más”, ha explicado el autor del estudio.
La aparición de secciones dedicadas a este tipo de alimentos en las tiendas -incluso en las pequeñas-, de supermercados enfocados en esta clase de productos únicamente y la expansión de cadenas especializadas en el mundo “eco” son reflejo de que el sector de la distribución ve en esta vía una forma de generar cada vez más ingresos.
Desde Aecoc han precisado que dentro de esta tendencia se observan cuatro tipos de perfiles de consumidor: el saludable (57 %); el “ecoauténtico”, preocupado por cuidarse a sí mismo pero también a la naturaleza (26 %); el que lo hace por moda (12 %); y el sibarita (6 %), quien considera estas referencias más “gourmet” y de calidad.

Otro tema controvertido y que ha sido protagonista durante el turno de preguntas es si la producción ecológica es más o menos sostenible que la tradicional, ya que pese a que exige no utilizar pesticidas y otro tipo de sustancias químicas, exige más recursos -agua y espacio, entre otros-. Además, la mejora de la trazabilidad y del control de los procesos de producción que permite la monitorización de los procesos de producción y el uso de herramientas digitales facilita el trabajo en ambos modelos de producción y ayuda a hacerlos más eficientes y sostenibles.

AUMENTA LA PRODUCCIÓN Y SUPERFICIE ECO

El director general de la Industria Alimentaria, Jose Miguel Herrero, ha resaltado también en el MAPA el constante crecimiento del sector ecológico, de gran importancia económica, social y ambiental, que, según los avances de datos de 2018, apuntan un incremento del 5% en superficie de producción ecológica, del 6% en el número de operadores y del 11% en número de industrias bio.

Herrero ha resaltado el liderazgo de España en este sector, al ocupar el primer lugar en Europa en superficie de producción ecológica, con 2.082.000 hectáreas en 2017 y el cuarto del mundo detrás de países como Australia, Argentina y China. Una superficie, ha aclarado el director general, de la que el 83% se encuentra en cinco Comunidades Autónomas, como son Andalucía, Castilla la Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana y Extremadura.

En cuanto a los operadores ecológicos, ha señalado que se cuenta ya con un total de 41.000 entre agricultores, industrias y comercializadores. A este respecto el director general ha subrayado también los logros conseguidos, ya que España en 2017 se situó como quinto país del mundo en industrias eco y como primer exportador de aceite de oliva y vino eco y segundo de cítricos y legumbres, con un valor de exportaciones próximo a los 900 millones de euros anuales.

También ha destacado el continuo incremento del valor de la producción interior, que en 2017 superó los 1.828 millones de euros, lo que ha supuesto un incremento del 7% con respecto al año anterior.

Por otra parte, y en materia de consumo, Herrero ha puesto en valor la importante evolución del consumo interior, que alcanzó los 1.962 millones de euros en 2017, con un incremento del 16,4% y un gasto per cápita de 42,2 euros por habitante y año, frente a los cerca de 6 euros de hace 10 años. Una tendencia que ha colocado a nuestro país en el décimo lugar en el gasto en consumo de alimentos y bebidas bio.

Un sector, por tanto, ha concluido el director general, en continuo crecimiento, con una oferta de gran calidad y variedad, fruto de la diversidad de climas y suelos y de una industria transformadora en continuo crecimiento.

La transformación digital de la cadena de valor agroalimentaria es un reto tan complejo que exige la colaboración del conjunto del sector

 

Las explotaciones agrarias deberán colaborar mucho entre ellas  y sumar sus datos para desarrollar aplicaciones basadas en macrodatos agronómicos combinando el conocimiento generado a lo largo de los años por diferentes agricultores y ganaderos

 

(GUÍA DIGITAL DE COAG. CAPÍTULO 4º)

Dada la complejidad que supone, para construir el nuevo ecosistema digital que soporte la agricultura inteligente, es necesaria la colaboración del conjunto de operadores de la cadena agroalimentaria, la Administración, los órganos de regulación y los agentes económicos y sociales implicados.

Las explotaciones agrarias, por una parte, necesitan colaborar entre ellas de forma horizontal en la fase de producción y agregar sus datos para desarrollar aplicaciones basadas en macrodatos agronómicos, combinando el conocimiento generado a lo largo de los años por diferentes agricultores y ganaderos, identificando las mejores prácticas y estableciendo prescripciones detalladas en tiempo real.

Y por otra parte, los agricultores están abocados a colaborar con el resto de los agentes de la cadena agroalimentaria de forma vertical -proveedores de bienes y servicios y clientes- para intercambiar datos que permitan una mejor orientación al cliente, la optimización de procesos complejos, la innovación y la mejora de la productividad. El intercambio de datos entre los distintos eslabones de la cadena agroalimentaria generará un valor añadido que debe repartirse entre ellos de forma equitativa. Para ello y para evitar posiciones de dominio dentro de la cadena agroalimentaria, es necesario avanzar en el establecimiento de determinadas regulaciones (incluyendo autorregulación) que impidan que los eslabones más débiles (como los agricultores) queden en una posición de indefensión.

La cadena agroalimentaria moderna es asombrosamente compleja, con un amplio abanico de procesos, operaciones y relaciones a lo largo de todo el mundo, conformando en productos significativos auténticas cadenas globales de valor. Las cadenas globales de valor han cambiado la naturaleza de la producción y la especialización en todo el mundo y abarcan todas las actividades involucradas en la transformación de materias primas en el producto de consumo final, incluidas producción, transformación, comercialización y distribución al consumidor final. Por otra parte, la concentración en todas las etapas a lo largo de las cadenas de valor de los productos agrarios, incluida la concentración horizontal y la integración vertical, se ha convertido en un hecho preocupante en los últimos años, ya que un número limitado de grandes empresas controlan una gran parte de los mercados, desde el comercio hasta la transformación y la distribución de productos agrarios. La lógica empresarial detrás de esta concentración responde al logro de economías de escala, con una mejor asignación de recursos y una mayor eficiencia, en medio de la creciente globalización de las cadenas alimentarias. Otras razones son mantener un control estricto sobre la calidad requerida por los clientes y la alta inversión requerida para entrar en estos mercados (lo que a su vez crea barreras de entrada a nuevos competidores).

Corremos el riesgo de que con el proceso se generen cadenas digitalizadas y cautivas de aquel eslabón que ostente mayor poder o más información. El desequilibrio puede proceder no sólo del poder de compra sino del agente que tenga el control sobre los datos y la gestión de los mismos. Es por ello, que se debe apostar desde ahora por cadenas colaborativas y no por cadenas impositivas en lo que a transformación digital se refiere.  En ese sentido,  también  debe fomentarse la implementación de la digitalización en cadenas cortas y en otra tipología de relaciones entre consumidor y sector agrario que favorecen la sostenibilidad global de ambas partes.

La digitalización está avanzando en todos los eslabones de la cadena agroalimentaria, dónde los dispositivos digitales son cada vez más comunes, ya sean ordenadores, sensores, robots industriales, maquinaria inteligente conectada,  sistemas  de trazabilidad,  sistemas  de toma de decisiones,  etc.  Por lo tanto, disponemos de un gran potencial para mejorar el conjunto de la cadena alimentaria en términos de conocimiento,   eficiencia,   sostenibilidad   y   rendimiento.   Sin   embargo,   carecemos   de   estándares   de ecosistemas digitales que nos permitan avanzar para materializar este potencial.

Uno de los principales debates que se desarrolló en el GRUPO FOCAL sobre digitalización y Big Data en el sector agrario del MAPAMA fue en relación con la interoperabilidad. Se identificó la interoperabilidad como un cuello de botella que puede impedir la transformación digital del sector agroalimentario en España y la UE.  Sin duda el mayor desafío para la adopción generalizada de la Internet de las cosas (conectar máquinas, dispositivos y sensores) es la interoperabilidad y también la falta de conectividad en el medio rural.

“Cuando estamos hablando de conectar todo con todo, a partir de la implementación del Internet de las Cosas (IoT en inglés) y el aprovechamiento con tecnologías Big Data, que se pueda hacer de esos datos masivos  captados  a  partir  de  la  popularización  de  estas  tecnologías,  nos  encontramos  con  datos  que proceden de fuentes estructuradas diversas: agricultores y ganaderos, cooperativas ,industrias alimentarias, empresas  tecnológicas,  empresas  de  maquinaria,  administraciones  públicas,  universidades  y  centros  de investigación, y también de otras fuentes no estructuradas.”

“Si queremos que los usuarios finales no sean rehenes de tecnologías y /o plataformas cerradas basadas en modelos de negocio cautivo, debemos trabajar en promover la interoperabilidad de los datos a través del establecimiento de un acuerdo sobre ontologías y lenguajes estandarizados.  Debemos  trabajar  en desarrollar plataformas que permitan la migración de los clientes cuando vean la oportunidad de mejores servicios  y/o  productos  en  otras  plataformas,  porque  esto  sin  duda  redundará  en  la  capacidad  para desarrollar un ecosistema  tecnológico agroalimentario dinámico y robusto, donde las pequeñas y medianas empresas tecnológicas también puedan competir y desarrollarse, y los usuarios finales: agricultores, ganaderos, cooperativas e industrias agroalimentarias puedan tener la libertad de elegir en cada momento con quién trabajan sin crear mercados cautivos, y evitando que sus inversiones  se queden obsoletas por el mero hecho de ser incapaces de poder elegir las tecnologías apropiadas a sus necesidades dentro de la oferta del mercado. Por tanto la resolución del problema de la interoperabilidad incidirá en una mejor y más sólida capacidad para la toma de decisiones cuando se esté hablando de la incorporación de nuevas tecnologías en las explotaciones agrarias y en las empresas.

“Hay que ir siempre al viñedo para confirmar bien los datos que te facilitan las herramientas digitales”

ELOY ÁLVAREZ (presidente de ATEVICAL) / DANIEL DEL RÍO (socio fundador de ATEVICAL)

TIERRAS.- ¿Qué es ATEVICAL? ¿Qué objetivos tiene?

ELOY ÁLVAREZ.- La Asociación de Técnicos en Viticultura de Castilla y León (ATEVICAL) nace en 2011 por una necesidad de intercambiar conocimientos y reunirnos los técnicos vitícolas que, por nuestro trabajo de campo, lo tenemos más difícil que los enólogos para coincidir.

DANIEL DEL RÍO.- Surge la necesidad entre técnicos que habíamos estudiado juntos, que éramos amigos o que habíamos trabajado juntos y propusimos crear ATEVICAL.

TI.- ¿Qué actividades desarrolla al cabo del año?

EA.- A finales de enero en Rueda organizamos, junto a Syngenta, una jornada sobre ‘Biodiversidad y buenas prácticas agrícolas en el manejo del suelo y el agua’. Fue una jornada muy práctica en la que se vio la interrelación que existe entre el tipo de suelo y su respuesta al agua de riego y a los fitosanitarios aplicados. También se vio la utilizad de instalar márgenes multifuncionales que fomenten la multiplicación de polinizadores y fauna auxiliar beneficiosa para los viñedos.

D.R.- Otras actividades que han tenido éxito es ir a visitar las bodegas en las que trabajan los técnicos de la asociación. Intercambiamos conocimientos y retomamos el contacto, que siempre es muy positivo. Y nos gustarían muchas cosas más que no podemos hacer porque no hay tiempo.

TI.- ¿Creen que la digitalización de la viticultura es positiva? ¿En qué aspectos mejora la viticultura?

Mapas de vigor del viñedo en el envero

D.R.-Ha habido sobreexpectativas sobre lo que supone la viticultura de precisión, con drones, satélites, etc, porque parece que van a hacer el vino solos. Lo más importante de la viticultura son las botas de campo para caminar por el viñedo. La digitalización es muy importante para saber dónde ir a mirar dentro del viñedo en cada momento. Puedes ir directamente a las zonas marcadas en rojo en las imágenes aéreas, aunque después te pases también por las zonas amarillas o verdes.

También sirve para controlar a distancia las llaves de paso del agua de riego con una App en el móvil. Y si tienes sondas de humedad, también te ayuda en la toma de decisiones de cuándo regar. Ayuda a hacer más eficiente el control sobre el viñedo.

Con toda la información, a lo largo de los años, sabes qué zonas se comportan de igual manera, es decir, qué zonas tienen unas mismas características. Y sobre esa diferencia, el técnico puede tomar unas decisiones diferenciadas.

E.A.-Antes, en base a la experiencia, podías hacer tratamientos diferenciados a ojo en las diversas zonas, pero ahora hay una serie de datos que te confirman porqué se hace o se debe hacer un tratamiento diferenciado. Sabes que hay zonas con más o menos vigor, que ya tratabas de forma diferente y que ahora te lo corroboran unos datos.

TI.- ¿Cuáles son los aparatos digitales más usados en viticultura?

D.R.-Va muy en relación con la capacidad económica de la bodega. Las bodegas medias ya están instalando todas elementos de viticultura de precisión porque es una ayuda muy buena para la toma de decisiones del técnico.

E.A.-Lo más extendido a nivel técnico es el programa de gestión. Se puede llevar todo con un Excel, pero todos ya utilizan una aplicación específica. Las sondas de humedad están bastante generalizadas y todos entienden su funcionamiento. Y también es raro quien no haya encargado alguna vez un vuelo de dron para tener una idea del viñedo.

Esto a nivel técnico, porque a nivel del viticultor, aunque sea importante, todavía hay bastante carencia de digitalización de sus trabajos. Quizá tiene un sistema de riego sofisticado, pero no usa sondas o elementos que le ayuden a decidir cuándo y cuánto regar.

D.R.-Pero nos estamos saltando un escalón. En la bodega es normal que se mida todo desde que entra la primera uva (acidez, brix, taninos, etc). En el viñedo, hasta hace poco sólo se medía el índice de maduración y el aforo de cosecha. Ahora ya se mide índice de equilibrio, peso de poda, etc, que ha coincidido con el ‘boom’ de los aparatos digitales. Lo primero es saber qué se necesita y utilizar los que se necesita. Y saber que no se puede llevar un viñedo desde casa, como algunos pretenden. El técnico de campo es insustituible.

TI.- Entonces, ¿está generalizado entre los técnicos viticultores el uso de programas de gestión?

D.R.-Todos los que han iniciado viticultura de precisión, lo primero que hacen es sectorizar el riego. Se necesitan imágenes de satélite, pero una vez interpretadas, lo principal es tener un riego o fertirriego sectorizado.

TI.- ¿Las imágenes aéreas ayudan a decidir la fecha de vendimia?

E.A.-Hay que pisar la tierra, ver las hojas, para saber si hay un estrés, o probar las uvas y ver qué fecha es la más adecuada para vendimiar, porque a veces las imágenes engañan. Hay personas como Daniel que probando la uva saben el tipo de vino que saldrá de ellas.

D.R.-Para decidir la fecha de vendimia, en ocasiones es al revés, debes tener muy claro el tipo de vino que quieres y, con la experiencia acumulada, catas las uvas y sabes cuándo vendimiar para obtener el vino que deseas. Quizá las imágenes de satélite te dicen que ya se puede vendimiar, pero catas y sabes que le faltan dos días porque el tanino no está redondo. Después, si aciertas, te ratificas en tu apreciación, o viceversa. Por eso, debe haber una buena conexión campo bodega. Hace 15 años, por ejemplo, en muchas bodegas el enólogo y el técnico de campo casi no se veían. El técnico medía el grado de la una y, si pasaba de 13’5º, el enólogo ordenaba vendimiar rápido, pero ninguno sabía que quería el otro.

TI.- ¿Qué elementos de la viticultura digital usan ustedes y para qué?

D.R.-A mí en Toro me gustaba monitorizar el clima, la humedad en el suelo y las imágenes satélite o los vuelos para medir el índice de vegetación y vigor (NDVI). Con eso yo iba adaptando los trabajos y la actuación.

Ahora, como asesor, llevo dos proyectos. En el de Vinisalem (Mallorca), la Bodega José Luis Ferrer tiene hasta sondas de nitrógeno y potasio o de flujo de savia en planta. De todo. Allí se optó por medirlo todo. Mi misión principal es ver cómo utilizarlo, filtrar toda la información. Porque para tomar decisiones, se debe utilizar poca información pero muy útil. Lo básico creo que son las sondas de humedad, la meteorología y los Sistemas de Información Geográfica (SIG) para zonificar el viñedo en unidades de decisión. Después, si en una zona la sonda me dice que hay índice de potasio alto en uva, ya actuaré. Peor antes es la unidad de decisión.

E.A.-Yo en el móvil tengo instalada una App que recibe datos de una sonda. Tengo un programa de trazabilidad y gestión del viñedo. Y, desde hace unos años, hacemos uno o dos vuelos anuales de drones para confirmar y hacer un histórico con datos de vigor de las parcelas. También tenemos una estación agrometeorológica y riego modernizado con fertirrigación.

Pero la mejor inversión de una bodega es tener un buen técnico de viticultura. Todas las herramientas te pueden dar tanta información que te desbordan. El día a día del técnico es el campo y los datos son importantes, pero se debe tener un programa que te interprete los datos. Hay que ir al viñedo para confirmar los datos que te dan los aparatos técnicos. Por ejemplo, en 2017 los indicadores daban alertas muy altas de mildiu y no fue para tanto. Pero hay que estar ahí para comprobar sobre el terreno y evitar tratamientos innecesarios y crear resistencias.

Preguntas extraídas de una entrevista más amplia que se publica en el número 273 de la revista TIERRAS-AGRICULTURA

 

 

ENLACE PARA EL BOLETIN DE INSCRIPCIÓN ON LINE A LA JORNADA

SI LO PREFIERES, INSCRÍBETE A TRAVÉS DEL CÓDIGO QR

La digitalización es una apuesta clave para ofrecer igualdad de oportunidades y posibilidades de desarrollo al mundo rural

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha participado hoy en la jornada sobre Digitalización del sector agroalimentario y forestal y del medio rural, con ocasión de la presentación de la Estrategia de Digitalización el pasado viernes en Consejo de Ministros. Para el ministro, la digitalización es “una apuesta clave” para ofrecer igualdad de oportunidades en términos de servicios, empleo y posibilidades de desarrollo de los territorios rurales.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, considera que el triángulo formado por jóvenes y las mujeres, digitalización y el regadío sostenible son los tres aspectos básicos para impulsar la revitalización del mundo rural

Planas ha subrayado que España está ante una revolución verde, con un gran potencial de automatización, aunque aún queda camino por recorrer

Con esta Estrategia, el Gobierno se ha marcado como objetivos reducir la brecha digital, fomentar el uso de los datos, favorecer el desarrollo empresarial e impulsar la formación y el asesoramiento

En este ámbito, el ministro considera que el triángulo formado por jóvenes y las mujeres, digitalización e innovación y el regadío eficiente y sostenible son los tres aspectos básicos para impulsar la revitalización del mundo rural. Según ha señalado, 6 de cada 10 agricultores y ganaderos se van a jubilar en los próximos años, y esto supone una oportunidad y un reto para incorporar jóvenes y mujeres de la generación digital.

POTENCIAR EL LIDERAZGO DEL SECTOR AGOALIMENTARIO

Planas entiende que estas premisas permiten afrontar dos grandes retos: aumentar la productividad y la eficiencia del sector agroalimentario y, al mismo tiempo, darle futuro a la vida del medio rural para que sea un lugar más atractivo, especialmente para jóvenes y mujeres.

En este sentido, el ministro ha recalcado la necesidad de potenciar el liderazgo de nuestro sector agroalimentario, ya que constituye la principal actividad del medio rural y es un pilar fundamental de la economía española. Por este motivo, la transformación digital del sector agroalimentario y forestal y del medio rural es una tarea “absolutamente estratégica”, a corto, medio y largo plazo.

Para el ministro, estamos ya ante una realidad de presente para un sector que ya está utilizando la tecnología a través de la agricultura de precisión, la robótica o el uso de satélites y drones, con lo que se consiguen mejores rendimientos y una utilización más eficiente de los recursos naturales. “La llamada Agricultura 4.0 en algunos subsectores, como el hortícola, es ya una realidad”.

Además, Planas ha subrayado que España, como líder en sistema de regadío eficiente, está abocada a su mejora para hacerlos aún más sostenibles, en un contexto de lucha contra el cambio climático y de preservación del medio ambiente.

Por otro lado, la digitalización permite ofrecer mayor información a los consumidores sobre el método de producción, el origen, información nutricional o la huella ambiental. Según ha añadido, la digitalización también contribuirá a mejorar la toma de decisiones que beneficien a todos los eslabones de la cadena y ayudará en la prevención, detección y extinción de inendios forestales.

Para el ministro, “estamos ante una revolución verde”, con un gran potencial técnico de automatización, aunque aún queda mucho camino por delante en cuanto a digitalización.

Con esta Estrategia, el Gobierno se ha marcado como objetivos reducir la brecha digital entre el medio rural y el urbano, impulsando la conectividad; fomentar el uso de los datos, que son la materia prima de la sociedad digital; favorecer el desarrollo empresarial y nuevos modelos de negocio; e impulsar la formación y el asesoramiento.

Por lo tanto, la Estrategia supone un mapa de ruta para aprovechar estas oportunidades, en cuya aplicación es necesaria la implicación de las distintas administraciones y del conjunto de actores del sector agroalimentario y forestal, “como protagonistas de ese cambio”.

El CENTER ensaya la tecnología que asegure la optimización, el telecontrol y la eficiencia energética de las redes de riego

Sede del CENTER en San Fernando de Henares (Madrid)

Jesús López Tapias. Relaciones Institucionales del CENTER

TIERRAS.- ¿Qué es el CENTER y qué objetivos tiene?

JESÚS LÓPEZ TAPIAS.- El Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER) depende funcionalmente de la Subdirección General de Regadíos e Infraestructuras Rurales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

La principal misión es mostrar la utilidad y la necesidad del regadío en España, la conveniencia de su modernización y buena gestión energética e hídrica. Además, debe mostrar la oportunidad que representa la aplicación de las últimas tecnologías para lograr un regadío sostenible, rentable, racional y socialmente bien aceptado en escenarios de escasez de agua y de cambio climático.

Los principales objetivos del CENTER son:

▪ Impulsar y promover la eficiencia hídrica y la gestión sostenible del agua en el regadío.

▪ Fomentar la racionalización del consumo energético y el empleo de energías alternativas.

▪ Analizar, ensayar y en su caso, fomentar el aprovechamiento para riego de recursos hídricos no convencionales: aguas regeneradas y desaladas.

▪ Constituirse en centro de investigación aplicada, desarrollo, experimentación, ensayo, normalización e innovación en tecnologías de vanguardia para el regadío.

▪ Colaborar con otros departamentos de la Administración y con otras instituciones nacionales e internacionales.

▪ Consolidarse como centro de formación, capacitación, transferencia de tecnología y difusión del conocimiento de referencia nacional e internacional.

TI.- ¿De qué instalaciones dispone el CENTER?

J.L.T.- El CENTER tiene un Laboratorio Central para Ensayo de Materiales y Equipos de Riego y, además, la Finca “El Palomar”, una parcela experimental con 82 Ha de regadío en la que están presentes los tres sistemas de riego principales: goteo, aspersión y gravedad.

TI.- ¿Cómo realiza el CENTER los ensayos con sistemas de telecontrol del regadío?

J.L.T.- El laboratorio del CENTER realiza ensayos de las remotas que integran un sistema de telecontrol de una red de riego. En dichos ensayos se verifica que se cumplen las especificaciones dadas por los fabricantes en condiciones similares a las que se pueden encontrar a la intemperie, instaladas en una red de riego de una Comunidad de Regantes, ya que se dispone de una cámara climática para simular dichas condiciones.

El correcto funcionamiento de las remotas es muy importante para que el sistema de telecontrol actúa de forma correcta haciendo efectivo el control y la programación del agua a aplicar en cada momento.

Además, el CENTER, en su labor normativa, lleva años desarrollando la nueva norma de Telecontrol en zonas regables en el ámbito internacional. La futura norma ISO 21622 está ya en los últimos pasos de su tramitación y en un corto plazo pasará a ser norma internacional.

TI.- ¿Hasta qué punto creen que con la digitalización del riego se contribuye a la sostenibilidad y la eficiencia?

J.L.T.- Es fundamental. La máxima eficiencia en la aplicación de agua de riego y en el uso de la energía necesaria para hacerlo tiene lugar cuando se aplica la cantidad correcta en el momento adecuado, a una planta. Para calcular esa cantidad correcta de agua y determinar el mejor momento para su aplicación, disponemos en la actualidad, de una gran variedad de sensores que sirven para obtener multitud de datos que luego nos permitirán calcular momentos y dosis de riego. A veces incluso, una aplicación puede gestionar todo de forma automática.

Existen sensores, como las cámaras infrarrojas, que permiten captar y calcular el vigor de una planta, haciendo posible detectar el estrés hídrico y permitiendo de esta manera saber el momento adecuado para la aplicación del riego.

Las estaciones agroclimáticas nos proporcionan datos que luego harán posible junto con las temperaturas, humedades relativas, viento y radiación, calcular una dosis exacta de riego.

El manejo de todos estos datos obtenidos de diferentes fuentes, sólo es posible mediante el desarrollo de aplicaciones que permiten su gestión y procesado.

Por otra parte, sin un sistema de telecontrol de los elementos de riego que permita actuar sobre ellos de forma automática y remota, no es posible obtener una eficacia en la gestión de nuestra red de riego. Los condicionantes hidráulicos y los turnos de riego, necesarios en muchos casos, sólo son automatizables a través del correcto funcionamiento de un sistema de telecontrol.

Además, en el caso del riego con agua regenerada, la monitorización de todos los parámetros relativos al manejo de esa agua, para que en todo momento tenga la calidad y composición adecuada para la planta, necesita la existencia de un sistema propio de control y gestión de dichos parámetros.

TI.- ¿Qué proyectos de I+D+i desarrolla el CENTER?

Laboratorio de ensayos del CENTER

J.L.T.- Como centro de investigación que es el CENTER, se llevan a cabo proyectos de I+D+i en colaboración con otros organismos, así como internos, muchos en colaboración con normalización, con el objetivo de mejorar el servicio al sector.

Ahora mismo se están llevando a cabo los siguientes desarrollos:

▪ Determinación del grado de filtración en filtros agrícolas, diseñando un banco de ensayo para llevar a cabo dicha prueba y definirla de la forma más exacta posible para que sea reproducible en otros laboratorios y se puedan comparar los resultados. El objetivo final es la publicación de una norma que describa este proceso.

▪ Determinación de las pérdidas de carga en tuberías emisoras: como en el caso anterior, también se está trabajando en la elección del mejor procedimiento para determinar de forma inequívoca las pérdidas de carga en tuberías emisoras, un dato muy útil y necesario a la hora de elegir el producto que mejor se adapte a las necesidades del usuario final. El objetivo final también es en este caso la publicación de una norma.

▪ Pérdidas de carga en válvulas: el estudio que se está llevando a cabo permite comparar las pérdidas de carga obtenidas en el laboratorio con las declaradas por los fabricantes. Además, se pretende conocer si el método de ensayo utilizado puede influir en el resultado final debiendo, en caso de ser así, reflejarse en las normas nacionales e internacionales relativas a este parámetro.

▪ Pérdidas de carga en tuberías originadas por la infestación de mejillón cebra y, además, establecer el tratamiento a aplicar para su eliminación.

Nuevas normas para frenar la propagación de plagas y enfermedades de las plantas con ayuda de nuevas tecnologías

Un técnico comprueba aceitunas. En Italia, la Xylella fastidiosa ha acabado con 180 000 hectáreas de olivares.

2020 SERÁ EL AÑO INTERNACIONAL DE LA SANIDAD VEGETAL

El organismo encargado de mantener a raya las plagas y enfermedades de las plantas y garantizar su inocuidad para el comercio ha aprobado nuevas medidas internacionales para evitar que las plagas crucen las fronteras y se propaguen.

Las normas, incluyendo los protocolos para detener plagas muy invasivas como la Xylella fastidiosa y la mosca oriental de la fruta, se aprobaron durante la reunión anual de la Comisión de Medidas Fitosanitarias (CMF) celebrada esta semana.

La CMF es el órgano rector de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), el único organismo internacional encargado de establecer e implementar normas fitosanitarias reconocidas por los gobiernos de todo el mundo y el Acuerdo MSF de la Organización Mundial del Comercio para facilitar el comercio inocuo y proteger la sanidad vegetal.

“Con el aumento del comercio y los viajes, los riesgos de propagación de las plagas a nuevas zonas a través de las fronteras son ahora más elevados que nunca. Asistimos cada día de una cantidad sorprendente de amenazas para el bienestar de nuestras plantas y, por extensión, para nuestra salud, medio ambiente y economía”, advirtió Bukar Tijani, Director General Adjunto de la FAO al frente del Departamento de Agricultura y Protección del Consumidor.

La FAO estima que entre un 20 y un 40 por ciento de la producción agrícola mundial se pierde cada año a causa de las plagas. Las enfermedades de las plantas le cuestan a la economía mundial unos 220 000 millones de dólares EUUU anuales, y los insectos invasores unos 70 000 millones de dólares.

“Muchos campesinos y gobiernos luchan por protegerse de plagas y enfermedades muy destructivas que ‑además de todo lo anterior- son nuevas para ellos. La CIPF les da las herramientas y conocimientos para mantener sus plantas sanas y evitar que las plagas crucen las fronteras”, añadió Tijani.

Entre las nuevas normas de la CIPF aprobadas esta semana se incluyen:

Una nueva norma para ofrecer orientación sobre métodos mejorados de fumigación. Responde a la creciente preocupación sobre los fumigantes que pueden ser perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente.

La norma establece los requisitos de temperatura, duración y cantidad de fumigantes para que la fumigación sea efectiva, y propone soluciones para disminuir su impacto medioambiental (por ejemplo, utilizando tecnologías de recaptura para reducir las emisiones de gases).

Los Protocolos de diagnóstico que describen procedimientos y métodos para el diagnóstico oficial de seis plagas, incluyendo la Xylella fastidiosa y la mosca oriental de la fruta (Bactrocera dorsalis). Garantizar un diagnóstico correcto es esencial para impulsar intervenciones rápidas con el objetivo de controlar las plagas.

La Xylella fastidiosa es una bacteria letal que ataca cultivos de importancia económica, como el olivo, los cítricos, los ciruelos y las vides. Desde 2015, se está propagando rápidamente desde las Américas a Europa y Asia.

Una vez que la Xylella fastidiosa se infiltra en una planta, permanece en ella, privándola de agua hasta que muere o se debilita demasiado para producir sus frutos.

Solamente en California, las pérdidas en la producción vinícola debido a la Xylella fastidiosa se cifran en 104 millones de dólares EEUU al año. En Italia, la bacteria ha acabado con 180 000 hectáreas de olivares -con numerosos olivos centenarios- y constituye una amenaza no solo para la economía italiana, sino también para la de todos los países mediterráneos.

La mosca oriental de la fruta (Bactrocera dorsalis) afecta a árboles como el aguacate, banano, guayaba y mango en al menos 65 países. En África, la prohibición del comercio debido a las infestaciones de la mosca oriental de la fruta causa pérdidas anuales estimadas en unos 2 000 millones de dólares EEUU.

Temas a debate: el Año Internacional de la Sanidad Vegetal, nuevas normas comerciales y tecnologías para detectar plagas

Las discusiones de la reunión de la CMF esta semana (del 1 al 5 abril) reúnen a más de 400 participantes, entre ellos representantes de organizaciones nacionales y regionales de protección fitosanitaria, organizaciones internacionales y oficinas de la FAO en todo el mundo. Entre diversos temas a debate, también se centran en el programa del Año Internacional de la Sanidad Vegetal, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas para 2020.

“A pesar del creciente impacto de las plagas de las plantas, los recursos para abordar este problema son escasos. La reunión de la CMF analizará cómo el Año Internacional de la Sanidad Vegetal podría fomentar una mayor colaboración, participación y sensibilización a nivel mundial para respaldar las políticas fitosanitarias a todos los niveles, lo que contribuirá de forma significativa a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, afirmó Jingyuan Xia, Secretario de la CIPF.

Las normas para productos y vías contribuirán al establecimiento de reglas básicas para que los países se inicien en el comercio, con el objetivo añadido de ofrecer nuevas oportunidades a países en desarrollo.

Las recomendaciones sobre tecnologías de secuenciación de alto rendimiento (HTS, por sus siglas en inglés) que se encuentran en las primeras fases de desarrollo, y permiten detectar plagas reglamentadas o plagas previamente desconocidas, como los nuevos virus que afectan a las plantas de yuca. Aunque estas tecnologías ofrecen nuevas posibilidades para examinar plantas y productos vegetales con mayor rapidez y fiabilidad que los métodos de diagnóstico tradicionales, también plantean desafíos, que se identifican y abordan en las recomendaciones.

Figuran igualmente en la agenda de la reunión las formas de reducir los riesgos de las plagas de las plantas durante su transporte en contenedores marítimos.

Hasta la fecha, la CMF ha aprobado más de 100 Normas internacionales para medidas fitosanitarias (NIMF), que cubren todos los aspectos de la cuarentena de las plantas.

Las tecnologías digitales pueden ayudar a mejorar la producción en agricultura ecológica: un caso real en Macedonia

Suzana Dimitrievska es una agricultora del norte de Macedonia que usa Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para aumentar la eficiencia de su granja familiar. © Suzana Dimitrievska

Suzana Dimitrievska es una agricultora orgánica en el norte de Macedonia. Proveniente de una línea de mujeres fuertes y bien educadas, siempre se ha sentido cómoda adoptando nuevas tecnologías. Ella está utilizando las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para aumentar la eficiencia de su granja familiar.

Hace varios años, compró un software de administración de fincas que le permitió planificar y monitorear mejor los cultivos, minimizar los costos de mano de obra y gastar menos en gas y fertilizantes orgánicos, y así aumentar sus ganancias.

Después de obtener un contrato con una compañía suiza en 2017, Suzana pensó que podía hacer todo el trabajo con mano de obra estacional. Sin embargo, a medida que la demanda creció, se dio cuenta de la necesidad y el beneficio de una solución automatizada que pudiera controlar varios procesos diferentes al mismo tiempo.

Suzana, con el apoyo de un consultor y la compañía suiza, pudo preparar un análisis de costo-beneficio del trabajo manual en lugar de usar un clasificador automático. Identificaron una máquina clasificadora óptica de color que podría detectar y clasificar más de 123 tipos diferentes de cultivos, hierbas y productos agrícolas por su tamaño, color y forma.

“Con un préstamo del banco, invirtió en el selector óptico de fotos. A pesar de que el precio era alto en 75 000 euros, ahora puedo seleccionar y empaquetar fácilmente los frijoles al mismo tiempo que cumpla con los estándares de calidad de mis clientes “, dice Suzana.

Las tecnologías de la información y la comunicación, como las elegidas por Suzana, son vistas como motores del desarrollo rural y aceleran el progreso hacia la igualdad de género. Las TIC se refieren a una amplia categoría de dispositivos y servicios que ayudan a los agricultores a reunir, almacenar, analizar y compartir datos. Están empoderando a las personas rurales, y especialmente a las mujeres, de muchas maneras, desde teléfonos celulares que permiten el acceso a banca móvil y satélites que proporcionan informes meteorológicos actualizados a drones que permiten obtener imágenes aéreas detalladas.

Con un software de gestión que ha comprado Suzana puede planificar y analizar los cultivos desde su oficina. © Suzana Dimitrievska

Sin embargo, aquellos que podrían beneficiarse más de las TIC también son los que menos pueden acceder y pagar. Las mujeres rurales pobres, a pesar de jugar un papel fundamental en la producción agrícola, tienden a tener menos acceso a las TIC que sus contrapartes más ricas, urbanas o masculinas. Como resultado, en muchas áreas rurales, el potencial completo de las TIC permanece sin explotar.

Desde que adoptó el software de administración de la granja, Suzana ha disfrutado de una mayor capacidad de toma de decisiones y ha visto cómo su inversión ha sido recompensada. Puede administrar su granja de manera más eficiente, utilizando el software para mantener registros, hacer un seguimiento de los costos, administrar los trabajadores de temporada y analizar la rentabilidad de cada uno de sus cultivos.

De hecho, después de su primer año de uso del software, Suzana descubrió que algunos de los cultivos que había cultivado durante años no eran económicos, por lo que ahora está investigando opciones más rentables.

Otras TIC también podrían ser la clave del futuro de Suzana. En 2017, las temperaturas extraordinariamente altas tuvieron un alto precio en los cultivos de Suzana. Sus albaricoques, sandías, frijoles, garbanzos y girasoles se vieron afectados, y las hojas de sus uvas incluso se quemaron con el calor. Pero al invertir en agricultura de precisión, utilizando las TIC como el mapeo de suelos y las imágenes aéreas, obtuvo información vital sobre cómo y cuándo regar sus cultivos para obtener la máxima eficiencia. Este enfoque reducirá el riesgo de perder cultivos y mitigará los efectos del cambio climático. En un futuro cercano, ella espera invertir en un sistema de irrigación moderno adicional y sensores de suelo.

Suzana ahora está estudiando la agricultura de precisión habilitada por las TIC como una forma de reducir sus riesgos y mitigar los efectos del cambio climático. © Suzana Dimitrievska

“Los pequeños agricultores como yo todavía carecen de conocimiento y comprensión sobre las oportunidades potenciales que brindan las TIC”, dice Suzana. “Se necesitan más granjas de demostración para que podamos aprender cómo se pueden usar las nuevas tecnologías y cuáles son los beneficios, y, finalmente, decidir invertir en ellas”.

La FAO organiza regularmente foros regionales de agricultura electrónica en los que se demuestra el uso de las TIC en la alimentación y la agricultura y que brindan oportunidades a los pequeños agricultores para compartir sus propias experiencias entre sí. La FAO cree que la construcción de enfoques inteligentes y centrados en la comunidad para las TIC puede proporcionar a las personas rurales las herramientas que necesitan para innovar para el cambio y ayudar a que más mujeres agricultoras como Suzana accedan a estas tecnologías clave. Además, a medida que los agricultores rurales asumen roles más activos en sus comunidades, las TIC pueden ser herramientas efectivas tanto para mujeres como para hombres para aliviar la pobreza, promover la igualdad de género y construir un mundo #ZeroHunger.

(Información extraída de la página de la FAO)

SIETE RETOS DE LA FAO. La digitalización tiene que potenciar el papel de los pequeños agricultores y de la mujer en la agricultura

©Chris Steele-Perkins/Magnum Photos for FAO

La revolución digital ha cambiado la forma en que trabajamos, accedemos a la información y nos conectamos entre nosotros. Pero, a pesar de que ofrece infinidad de oportunidades a quienes pueden usar las nuevas tecnologías, también presenta nuevos desafíos para los que se quedan atrás.
Estas tecnologías que a menudo se denominan en conjunto como tecnologías de la información y la comunicación, TIC, son cualquier método de compartir o almacenar electrónicamente datos: teléfonos, banda ancha móvil, internet, radiodifusión, redes de sensores, almacenamiento y análisis de datos, y más. Las TIC mejoran las vidas de los pequeños agricultores de innumerables maneras, desde controlar los cultivos hasta rastrear los precios del mercado y difundir las buenas prácticas para facilitar el acceso a los servicios bancarios. La lista de beneficios es aún más larga.
Sin embargo, gran parte de este potencial todavía no se ha explotado, particularmente en el caso de las mujeres. Ellas desempeñan un papel fundamental en la producción agrícola pero también enfrentan una triple brecha: digital, rural y de género. A menudo tienden a tener menos acceso a las TIC, lo que las deja a ellas y a sus familias en desventaja.
Aquí hay siete factores fundamentales para lograr que las TIC estén disponibles y sean accesibles para las comunidades rurales, especialmente para las mujeres.

1º. Un contenido adaptado y adecuado
Si bien las TIC pueden ofrecer grandes cantidades de información, esto no implica un uso efectivo de la misma. La adaptación del contenido a las necesidades, idiomas y contextos locales sigue siendo un desafío. El contenido se debe adaptar a las lenguas locales y estar diseñado para poder adaptarlo a los formatos que satisfagan las diferentes necesidades.

©FAO /: ©Shutterstock

2º. Un ambiente seguro para compartir y aprender
El analfabetismo y las limitaciones a la hora de usar dispositivos complejos para buscar información y cuestiones culturales siguen siendo barreras para la recepción y el uso eficaz de la información difundida a través de las TIC. Por ejemplo, generalmente las personas no alfabetizadas y los agricultores de más edad tienen habilidades digitales menos desarrolladas y, por lo tanto, es menos probable que adopten las TIC.
Se debe desarrollar y mejorar la alfabetización digital en las instituciones y comunidades rurales, teniendo en cuenta las necesidades y limitaciones locales, proporcionando oportunidades de aprendizaje apropiadas para hombres, mujeres, jóvenes y personas con discapacidad, lo que mejorará las habilidades individuales y colectivas para la toma de decisiones.

3º. Sensibilidad de género
Las desigualdades de género siguen siendo un problema grave en la economía digital, al igual que la brecha entre poblaciones urbanas y rurales. Las oportunidades para las mujeres, los jóvenes, los agricultores de mayor edad y las personas que viven en las zonas más remotas se ven obstaculizados por los precio de acceso a las TIC y por las desigualdades persistentes.

Muchos de los factores que limitan a los agricultores para adoptar prácticas más sostenibles y productivas restringen aún más a las agricultoras. Las barreras específicas de género limitan aún más la capacidad de las mujeres agricultoras para innovar y volverse más productivas. El género, la juventud y la diversidad deben abordarse sistemáticamente en la fase de planificación del diseño del proyecto y durante todo el ciclo del proyecto.

4º. Acceso y herramientas para compartir
Las mujeres rurales tienen menos acceso a las TIC —los teléfonos, las computadoras portátiles, la conexión inalámbrica— porque se enfrentan a normas sociales, porque viven en áreas desconectadas y porque generalmente son pobres. El precio del acceso a las TIC puede ser muy alto en algunos países. El precio de los servicios móviles o de banda ancha es una barrera importante para la mayoría de los grupos vulnerables, como las mujeres, los jóvenes, los agricultores de mayor edad y las personas que viven en las zonas más remotas. Se deben promover políticas de inclusión digital con perspectiva de género para permitir que los hombres y las mujeres tengan acceso a las TIC y las usen por igual.

5º. Más asociaciones
Pequeñas empresas privadas locales, organizaciones de productores locales y ONG comunitarias a menudo tienen el capital social para proporcionar información confiable y servicios de buena calidad. Diversos servicios de asesoramiento y extensión ofrecidos por diferentes tipos de proveedores tienen más probabilidades de satisfacer las diversas necesidades de los agricultores, ya que no existe un solo tipo de servicio que pueda adaptarse a todas las circunstancias.

6º. Proporcionar la combinación correcta de tecnologías
Identificar la combinación adecuada de tecnologías que se adapten a las necesidades y contextos locales suele ser un desafío, a pesar de – más bien– debido al rápido aumento de la penetración de la telefonía móvil en las zonas rurales. Deben adoptarse enfoques mixtos, como una combinación de radio y teléfono, y tecnologías localmente relevantes —seleccionadas con base a un análisis en profundidad de las necesidades locales y los sistemas de información existentes— para aumentar la eficiencia de las iniciativas de TIC en la agricultura y mejorar el servicio diferentes usuarios y contextos.

7º. Asegurar la sostenibilidad
La brecha digital no se trata solo de la infraestructura tecnológica y la conectividad. Es fundamental que las iniciativas de TIC se dirijan tanto a mujeres como a hombres, así como a la unidad familiar y a la comunidad para garantizar la sostenibilidad a largo plazo. Un enfoque inclusivo de las iniciativas de TIC ayudará a generar un amplio reconocimiento de aquellas tecnologías que las mujeres necesitan aprender a usar para su beneficio y el de la comunidad.
Las TIC ofrecen oportunidades valiosas para el desarrollo agrícola y rural, incrementando la producción sostenible, la eficiencia de los agronegocios y los ingresos para una amplia gama de actores. El acceso de las mujeres a la información y la educación también puede aumentar la concienciación sobre la importancia de enviar a las hijas e hijos a la escuela, lo que tendrá un mayor impacto e incrementará las posibilidades de reducir la pobreza y lograr un mundo sin hambre.

SCG de John Deere ofrece todas las funcionalidades necesarias para llevar a cabo una gestión digital de las tareas en campo

 

SCG (Specialty Crops Gateway) es el dispositivo de John Deere destinado a digitalizar las labores de campo en la fase de precosecha. El SCG es la primera herramienta de integración 4.0 en el sector de los cultivos especiales, la cual permite la recopilación y procesamiento de los datos para tener un control detallado del trabajo realizado en campo y de sus costes.

Actualmente, la recopilación de datos se realiza de forma manual, lo que supone demoras para disponer de datos que ayudan a prever resultados y tomar decisiones de forma proactiva. Esta recopilación manual de datos ralentiza la gestión administrativa de las empresas agrícolas y no permite llevar a cabo un correcto control del trabajo ni de los costes.

Con SCG, John Deere ofrece una solución de bajo coste destinada a mejorar la rentabilidad de las empresas agrícolas (pequeños agricultores, técnicos o grandes plantaciones), ya que ofrece todas las funcionalidades necesarias para llevar a cabo una gestión digital de las tareas en campo.

El SCG es un pequeño dispositivo que se instala en el tractor, o flota de tractores, y que está conectado a la herramienta digital de gestión agronómica Specialty Crops Platform, lo que supone una conexión directa entre el agrónomo y cualquier apero acoplado al tractor.

Desde esta plataforma online, se delimitan las parcelas, se dan de alta los aperos y se configuran las órdenes de trabajo de las labores a realizar (fertilización, pulverización, triturado de leña, poda mecánica, etc…) para enviarlas directamente al tractor. Así, el operario recibe la orden de trabajo y la visualiza en una tablet que muestra información exacta, y fácil de interpretar, de la tarea a desempeñar. De este modo, puede comprobar en todo momento los datos del trabajo realizado, además mediante GPS se muestra el posicionamiento del equipo y las zonas en las que se ha realizado el trabajo para comprobar a tiempo real que la posición es correcta.

Este dispositivo representa un primer paso para trabajar en un entorno digital, ya que es válido para todos los aperos que se utilicen con el tractor que incorpore el dispositivo SCG. Los datos de trabajo en el campo se almacenan y se muestran en la plataforma ofreciendo trazabilidad total de las tareas realizadas. Asimismo, la recopilación de las horas de trabajo (machine data) permite que el usuario establezca avisos de mantenimiento para que se muestren notificaciones una vez que se hayan alcanzado las horas estipuladas. De esta forma, el SCG también contribuye al correcto mantenimiento de los aperos facilitando que estén condiciones óptimas de trabajo (cambios de aceite, etc).

Estos datos e indicadores que proporciona SCG son una información de gran valor para que las empresas agrícolas tomen decisiones eficaces y eficientes con el fin de mejorar su productividad y rentabilidad gracias a la visualización de tareas, horas de trabajo y control de costes.